Yemen es escenario de una grave crisis desde 2011, cuando el ex-presidente Alí Abdalá Saleh fue retirado del poder por la presión de la población. Su sucesor fue Abd Rabbuh Mansur al-Hadi hasta 2014, cuando los rebeldes huthíes ocuparon con ayuda de Irán la capital, Saná. Desde marzo del 2015 la situación se ha ido agravando, ya que la Coalición Árabe, liderada por Arabia Saudita, interviene militarmente en el país a favor del presidente al-Hadi. Actualmente, Yemen sufre una crisis humanitaria calificada como la peor del mundo desde la Segunda Guerra Mundial. Casi a diario son bombardeados hospitales, escuelas y barrios completos, lo que ha causado que más de 7 millones de yemeníes se encuentren al borde de la hambruna y otros 17 millones sufran inseguridad alimentaria. El país depende en un 90% del exterior para abastecerse de alimentos, medicinas y combustibles.

Este lunes, Arabia Saudita ordenó el bloqueo de todos los puertos aéreos, marítimos y terrestres yemeníes, justificando que las fuerzas huthíes les estaban lanzando misiles. Este aislamiento significa la paralización de todas las importaciones, así como la entrada de ayuda humanitaria. Dada la realidad de Yemen, supone graves consecuencias para una población que carece de recursos, como alimentos y medicinas. Esta situación es aún más complicada conociendo la epidemia de cólera presente en el país: desde 2016 se han contabilizado casi un millón de contagios y más de 2.000 muertes a causa de esta enfermedad. A pesar de que no han especificado hasta cuándo pretenden mantener la medida, la Organización de las Naciones Unidas ha declarado que es “absolutamente urgente” que se restaure el acceso de la ayuda humanitaria en el país.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos ha advertido que está estudiando si el bloqueo puede considerarse un castigo a la población yemení, lo que supondría una violación del Derecho Internacional y de los Derechos Humanos. Según el portavoz de Naciones Unidas, hay una enorme necesidad de ayuda humanitaria en Yemen, la cual se ha visto entorpecida por el asedio. “No mantener estos canales abiertos es catastrófico para la gente, que ya vive en lo que hemos dicho es la peor crisis humanitaria del mundo actualmente”, han afirmado expertos de la Organización. Por consiguiente, han pedido a Arabia Saudita que retire las medidas inmediatamente. Algunos países como Qatar también han condenado públicamente los hechos, describiéndolos como “un ilegal bloqueo que vulnera claramente las leyes internacionales”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *