Colaboración ciudadana en la lucha contra el Coronavirus

La pandemia provocada por el COVID-19 ha obligado a millones de personas en todo el mundo a quedarse en sus casas ante el peligro de ser infectados por un virus que deja ya mas de 100.000 casos en España.Esta crisis sin precedentes ha sacado a la luz lo peor de las personas. Hemos encontrado supermercados vacíos por compras masivas e innecesarias, gente irresponsable que aprovecha los fines de semanas para irse de viaje o policías de balcón que insultan a la gente que camina por la calle sin saber su situación. Nadie sabe si vienen de una guardia en el hospital de 12 horas o tienen que acompañan a su hijo con autismo que necesita salir de casa.

Esto siempre ha ocurrido así, en las situaciones mas críticas es cuando conocemos la verdadera personalidad de la gente que nos rodea. Por eso me alegra que, exceptuando unos pocos egoístas e inconscientes, miles de personas se hayan lanzado a ayudar de manera altruista a todo aquel que lo necesite.  

Unidos venceremos

Con el cierre de las guarderías y colegios, había niños que no tenían con quien quedarse ya que sus padres tenían que ir a trabajar durante las dos primeras semanas de cuarentena. A su vez, los ancianos, el grupo poblacional más vulnerable ante el virus se veían obligados a salir a comprar comida ya que por desgracia viven solos.

En vista de esta situación han surgido plataformas de colaboración ciudadana contra el Coronavirus. Plataformas a nivel nacional como “Todo saldrá bien” o “Frena la curva” son proyectos creados con el objetivo de responder a las necesidades de las personas que han quedado incapacitadas por esta enfermedad. Seleccionando tu ciudad y lo que necesitas hay voluntarios que se ofrecen a cuidar a los niños que se quedan solos o a hacer la compra de las personas mayores para que no tengan que exponerse a ser contagiados. Pero esto no se queda ahí, profesores que ofrecen sus servicios para resolver las dudas de alumnos que se han quedado sin clase por la cuarentena y entrenadores personales que dan sesiones on-line para que nos sea más fácil hacer ejercicio desde el salón de nuestra casa. 

Nosotros también protegemos

Aunque la mayoría de nosotros nos quejamos de estar todo el día encerrados, hay gente ahí fuera que tiene que salir a trabajar todos los días para velar por nuestra seguridad. Policías, bomberos, militares, sanitarios… Pero sin olvidar cajeros, repartidores, camioneros y reponedores que hacen posible que tengamos comida en las estanterías del supermercado cuando bajamos a comprar.

Por desgracia muchos de ellos lo hacen desprotegidos ya que no disponen de suficientes EPIs (Equipo de protección individual), por eso nosotros también hemos intentado ayudarles. Miles de personas están fabricando eficaces mascarillas caseras para donar a los hospitales que se encuentran desbordados por la falta de personal y de recursos y a las fuerzas del orden que de del mismo modo salen cada día a luchar contra el virus.

El deporte colabora con todos

El deporte español no ha querido quedarse atrás y ha decidido colaborar con el proyecto #CruzRojaResponde. La iniciativa promovida por Rafa Nadal y Pau Gasol espera recaudar 11 millones de euros que serán destinados a la institución humanitaria Cruz Roja. La propuesta ha tenido una destacada repercusión en redes sociales como Twitter e Instagram a la que ya se han sumado otras figuras representativas del deporte español como Iker Casilllas, Gerard Piqué y Fernando Alonso.

Esto no acaba aquí

El Coronavirus ha sido el golpe final que ha provocado el colapso de nuestro sistema. Con toda seguridad la pandemia desatará una crisis económica mundial, además de las muertes y el sufrimiento que ya arrastra. Con esto no quiero deprimiros más, ya tenemos suficiente, lo que quiero decir es que todos estos gestos de bondad, apoyo y solidaridad no deben quedarse en el pasado el día que acabe el estado de alarma.

No hace falta que llegue  un virus que paralice medio mundo para que empieces a saludar a tu vecino cuando sales a aplaudir al balcón o que si ves a una persona mayor apurada con la compra te ofrezcas a llevársela hasta casa. Debemos seguir colaborando unos con otros para prosperar y no hacerlo solo en los momentos difíciles para sentir que hemos hecho nuestra obra de caridad. Unidos superaremos el COVID-19 y lo que sea que nos depare el futuro.