La complicada situación de la prensa frente a la pandemia

Análisis del efecto que está causando la cuarentena en la prensa y las posibles consecuencias que habrá que afrontar en el futuro.

Desde el inicio del estado de alarma los principales periódicos están llegando a cifras récord en las visitas de sus ediciones digitales y en el aumento de sus suscripciones. No obstante, la pérdida de ingreso por parte de los anunciantes pone al sector en una situación muy comprometida.

Muchos auguran que la crisis del coronavirus marcará un antes y un después en la prensa española, que vamos catapultados a la hegemonía de las suscripciones digitales de pago junto a un drástico descenso en el consumo las ediciones impresas. Pase lo que pase, el periodismo tiene la responsabilidad de adaptarse lo más rápido posible para asegurar el derecho esencial a información de calidad. Sin embargo, lo que sí que podemos afirmar con claridad es que no serán tiempos fáciles porque, aunque los medios digitales estén viendo como sus subscripciones aumentan vertiginosamente, también están sufriendo la fuga de sus principales anunciantes.

Las pérdidas económicas provenientes de publicidad pueden llegar al 70% u 80%

Durante la segunda semana de marzo el consumo de noticias digitales en España aumentó un 74% respecto a la primera semana del año, tal y como recoge el último informe de la agencia consultora Evoca. Del mismo modo, en este informe también se especifica que la mayoría de los periódicos han visto crecer sus suscripciones desde el inicio de la pandemia. Un claro caso es el del diario El Mundo, que ha incrementado sus suscripciones diarias en un 1000%. Aún así, mirando la otra cara de la moneda, según los datos de la Asociación de Medios de Información (AMI), desde la implantación del confinamiento las pérdidas económicas provenientes de publicidad pueden llegar al 70% u 80%, con la previsión de que en abril la reducción de los ingresos publicitarios ronde el 50%.

Es innegable que los medios españoles se encuentran ante una situación crítica cuyas consecuencias afectarán a todo el sector de la comunicación. Pero, tal y como se detalla en el informe de Evoca, la situación de excepcionalidad provocada por la pandemia ha pillado a buena parte del sector en plena transformación hacia el modelo de suscripciones, el cual llega bastante tarde en comparación con otros medios internacionales. De este modo, las principales cabeceras del país han tenido que adaptar sus planes para garantizar que la información esté disponible para toda la ciudadanía.

Eldiario.es ha tenido que crear un plan de emergencia para la supervivencia del periódico

Por ejemplo, El País ha aplazado la implantación de su modelo metered de suscripción hasta el 1 de mayo. Así, en vez de establecer este modelo de suscripción que permite leer gratuitamente 10 artículos al mes, y una vez consumidas, es necesario abonarse, ha decidido que durante el riesgo sanitario mantendrá toda la información sobre el coronavirus de manera gratuita para todos los lectores, sean o no suscriptores. Sin embargo, hay otros casos como el del portal Eldiario.es que, para garantizar la supervivencia del periódico sin tener que aplicar un ERTE, ha puesto en marcha un plan de emergencia basado en el recorte de los salarios más altos y en la subida de la cuota de sus socios. Además, ha llamado a la colaboración económica de sus lectores, que ha sido gratamente aceptada, convirtiéndose en el periódico con más suscriptores del país superando los 47000.

A nivel internacional la situación dista mucho de los periódicos nacionales, ya que en la mayoría de los casos los cambios de los grandes medios anglosajones, ya adaptados a los diversos modelos de suscripción, se han basado en adaptar su cobertura del coronavirus para que esté disponible de forma gratuita. Aún así, hay grandes diferencias entre las diversas estrategias, ya que podemos encontrar el ejemplo de The New York Times que ofrece gratuita y bajo previo registro toda la información del Covit19, el caso de The New Yorker donde la cobertura del coronavirus es gratuita o la opción de The Washington Post por ofrecer gratis la información esencial de la pandemia. También hay ejemplos como The Economist que mantiene la información del virus de pago o los periódicos europeos Le Monde y The Telegraph que mantienen gran parte de su cobertura de la pandemia solo disponible para sus suscriptores.

Hay que reclamar que el gobierno no se quede de brazos cruzados

El coronavirus está poniendo a los principales medios de comunicación frente a un abismo del que no sabemos como podremos salir. El futuro se nos presenta muy incierto y las principales hipótesis apuntan a que la transformación digital será un proceso inevitable juntamente con la revisión del modelo publicitario y la diversificación del negocio. Esperamos que los medios nacionales sepan reaccionar a tiempo y que la calidad del periodismo no se vea afectada por la difícil situación económica que se avecina. Del mismo modo, la sociedad tiene la responsabilidad de entender esta coyuntura y reclamar que el gobierno no se quede de brazos cruzados. No hay democracia sin periodismo.