Los estudiantes no podemos leer el periódico

Cada vez son más los medios que necesitan implementar nuevos modelos de suscripción, pero, a diferencia del sector anglosajón, en España la prensa se ha olvidado completamente de los estudiantes y ningún medio nos ofrece ningún tipo de descuento en las tarifas.

Los muros de pago en las suscripciones digitales de los periódicos españoles ya son una realidad a la que todos nos vamos acostumbrando poco a poco. Cada vez son más los medios que necesitan implementar nuevos modelos de suscripción, pero, a diferencia del sector anglosajón, en España la prensa se ha olvidado completamente de los estudiantes y ningún medio nos ofrece ningún tipo de descuento en las tarifas.

La necesidad de establecer suscripciones de pago en las versiones digitales de las principales cabeceras del país a raíz de la pérdida de ingresos por publicidad con tal de garantizar la prensa de calidad y así evitar caer en el clickbait o en las noticias falsas, es un paso necesario en la industria. Actualmente, seis de los diez periódicos digitales más leídos en España tiene algún modelo de suscripción de pago para poder acceder a todo su contendido.

La implantación de este nuevo modelo de negocio ha crecido mucho en los últimos meses, en parte, a causa de la crisis provocada por la pandemia y tanto los medios como los lectores nos vamos adaptando poco a poco a esta nueva forma de consumir prensa. Sin embargo, los periódicos no han tenido en cuenta la situación de los estudiantes a la hora de crear sus tarifas, cosa que no pasa en los medios anglosajones que, con más experiencia con los modelos de suscripción, podrían haber servido de ejemplo.

The New York Times se oferta una tarifa con un 75% de descuento sobre la tarifa mensual básica para todos los universitarios

En Estados Unidos, los medios más leídos ofrecen diferentes descuentos para estudiantes universitarios desde hace años. Por ejemplo, en The New York Times se oferta una tarifa con un 75% de descuento sobre la tarifa mensual básica para todos los universitarios y en otros portales como The Washington Post y The New Yorker el descuento es de un 50%. Las principales cabeceras de Reino Unido también tienen estos tipos de descuentos como en The Times donde la tarifa de estudiantes se basa en una suscripción anual pagando solo lo que vale una mensual y en el Financial Times que hay un 50% de descuento en la tarifa semanal. En Francia y Alemania también encontramos periódicos que siguen estas acciones con ejemplo como Le Monde, que ofrece un 25% de descuento a los estudiantes, o el Süddeutsche Zeitung que otorga un descuento de 5€ para los universitarios.

En España algunas universidades tienen convenios con medios para ofrecer sus contenidos gratuitos, pero solo son algunos muy particulares y ninguno es de prensa nacional. Muchos estudiantes universitarios, sobre todo los que estudian carreras de sociales o humanidades, tienen la obligación de leer la prensa nacional a diario para poder estar al día de noticias que a lo mejor no tienen cabida en otros medios como la televisión y la radio y, por lo tanto, se ven obligados a pagar diversas suscripciones que, a final de mes, suponen un gasto considerable. Es por esto por lo que muchos estudiantes ya no consideran crearse estas cuentas de pago porque no se lo pueden permitir económicamente y tienen que optar por otras fuentes de información.

Podemos estar ante una brecha generacional en los lectores de periódicos

Los medios tienen que ser conscientes de que los universitarios de ahora serán sus futuros clientes y si no se acercan a esta parte de la sociedad con tarifas especiales podemos estar ante una brecha generacional en los lectores de periódicos. Los estudiantes necesitan accesibilidad a información específica y de calidad y el nuevo modelo de negocio de los principales portales de noticias no puede dejar esta necesidad de lado.

Esperemos que el periodismo nacional se ponga a la altura del resto de medios internacionales y que tengan en cuenta que los estudiantes son lectores esenciales que no se pueden dejar atrás.