El Congreso de los Diputados, ha puesto en marcha la comisión para la evaluación y la modernización del Estado autonómico, que debe conducir hacia la reforma de la carta magna, dónde también, se pretende dar cabida a las propuestas de los nacionalistas, que de momento, no participaran. 

El presidente de la comisión, el socialista José Enrique Serrano, ha dejado claro que se trabajará “sin pagar peajes a nadie” o lo que es lo mismo, sin hacer concesiones al independentismo.

La comisión, empieza a andar con mucha polémica a su alrededor. Primero, porque el PP no tiene mucha voluntad en reformar la constitución, y, por tanto, empieza a desdecirse de lo que acordaron Sánchez y Rajoy para la aplicación del artículo 155. Segundo, porque ni Unidos Podemos, ni ERC, ni el PDECat ni el PNV quieren participar en ella por ahora, da la casualidad que los antiguos convergentes afirmaron que participarían en la comisión, pero, después de todo lo ocurrido se han hechado atrás.

El organismo, constituido el pasado martes 15 de noviembre, tiene un periodo de funcionamiento de seis meses, tiempo en el que los grupos participantes invitarán a expertos y dirigentes para que trasladen su punto de vista sobre el modelo territorial. El PSOE, por ejemplo, tiene pensado llamar a los padres de la Constitución, los presidentes autonómicos y los miembros del Consejo de Estado. La comisión intentará después acordar unas conclusiones, que a su vez tendrían que ser votadas por el pleno del Congreso.

Si saliesen aprobadas las conclusiones de la comisión, sería entonces el momento, de abrir una subcomisión constitucional que se encargaría de abrir la reforma de la carga magna, cosa que, por el momento, peligraría, ya que, con el actual reparto de escaños, no podría llevarse a cabo si no entra en juego el Partido Popular, y, después de ver lo que han dicho en las últimas horas, parece que actualmente, esa reforma de la constitución peligra.

El PP, quiere mantener una “actitud pasiva” frente a la apertura del texto constitucional, ya que prioriza su acción en el sistema de financiación que maneja actualmente el Ministerio de Hacienda. Solo Ciudadanos, el partido liderado por Albert Rivera, está por la labor de reformar la ley fundamental, eso sí, con cierto escepticismo.

Habrá que ver cómo evoluciona la comisión, y si finalmente, se suman el resto de fuerzas. Parece que el inicio hacia una reforma de la constitución se complica, los nacionalistas, por el momento se niegan a participar, Podemos no lo ve del todo claro, y el Pdecat sigue con las exigencias de que se revierta la actuación judicial para entrar en juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *