Cristina Pérez

3 minutos de lectura

Las grandes plataformas streaming ya lo saben todo. Sus catálogos ofertan un número impensable de dramas televisivos, así como series y películas de ficción y nosotros, como repetidoras, lo volcamos a nuestra vida cotidiana.