¿Es la consciencia humana una parte del cerebro?

Un estudio demuestra que la consciencia en realidad es energía electromagnética producida por el cerebro, no una parte física ubicada en el mismo

El ser humano se caracteriza y diferencia del resto de seres vivos de la Tierra , en que posee consciencia, el poder pensar racionalmente, el darse cuenta de la realidad y el espacio que se ocupa en ella.

La vida tiene muchos misterios como es el caso de que hay después de la muerte entre otros dilemas que el hombre aún no ha sido aún capaz de resolver. La neurociencia se ocupa de la consciencia, de buscar el porqué los humanos poseemos esto y de donde sale, a través estudio del sistema nervioso.

A lo largo de la historia científicos de todas las ramas han investigado como funciona nuestro cerebro y sistema nervioso. El modelo que se estableció es que nuestro cerebro actúa a través de conexiones de neuronas que se encuentran dentro de él. Las neuronas serían el componente principal del sistema nervioso y funcionarían a través de señales químicas y eléctricas que produce su membrana plasmática controlando de este modo los estímulos y el sistema nervioso de nuestro cuerpo. 

Esta es la teoría más aceptada pero recientemente ha surgido un nuevo planteamiento que pone de manifiesto que la consciencia no se encontraría de manera fisiológica en el cerebro sino que se trata de un campo electromagnético generado por este músculo.

                  Conexión entre neuronas

Un estudio publicado en Neuroscience of Consciousness, una prestigiosa revista de la Universidad de Oxford señala que la consciencia es nada más ni menos que un campo energético no algo físico. Johnjoe McFadden, profesor de Genética Molecular de la Universidad de Surrey es el autor de esta nueva hipótesis. Destaca que esto podría ser clave para la creación de una Inteligencia Artificial en la cual se dote a los robots de capacidad de pensamiento y evaluación de su entorno, como lo haría una persona de carne y hueso.

Su teoría se basa sobre todo en la diferencia que hay entre materia y energía. El campo electromagnético de la consciencia existe, ya que se puede detectar de manera rutinaria en los escáneres cerebrales mediante la electroencefalograma o  la magnetoencefalografía.

La aportación de McFadden es que este campo energético es en realidad la sede de la consciencia, “energía”  causante de que los humanos tengan libre albedrío y puedan realizar acciones voluntarias, a diferencia de los animales que se comportan instintivamente.

La teoría Cemi, como se ha denominado al estudio del profesor Mc Fadden,propone que la consciencia es información activa, físicamente integrada y codificada en el campo electromagnético del cerebro, pero no en el cerebro entendido como órgano.

Por tanto la consciencia consistiría en una energía electromagnética resultado de las señales eléctricas producidas por las neuronas. Pero no se trata de un proceso a nivel de materia y espíritu sino más bien una dualidad entre materia y energía.