Diariamente ingerimos inconscientemente una gran cantidad de tóxicos por medio del agua, productos agrícolas y cárnicos. Hechos escandalosos dan la luz de alerta, en análisis sanguíneos se ha detectado plástico en la sangre de pacientes. Estos análisis no son los únicos que dan positivo, es fácil detectar químicos extraños y plásticos en análisis de heces.

¿Cuántos de nosotros consumimos tóxicos sin ser conscientes? ¿Cuál es la causa?

Tóxicos y tóxicos nos rodean diariamente sin ser conscientes. Algunos de ellos en forma de  plásticos, que consumimos con mayor naturalidad en pastas de dientes. Sus microplásticos no nos perjudican pero todo en exceso es perjudicial y esto es lo que nos está pasando.

Hoy en día se han datado casos de hasta un 5% de plástico en nuestro cuerpo. Vivimos con el plástico corriendo por vena y no somos conscientes. El exceso de contaminación de estos nos está causando factura. Es así que los excesivos químicos que la industria añade en los productos de alimentación también entran en nuestro cuerpo, y son  estos los que verdaderamente nos intoxican, producen cáncer y nos matan. La mayoría de nuestros alimentos están contaminados de tóxicos por exceso de químicos externos.

Bebemos agua contaminada

Día a día vemos el impacto que causan los plásticos en nuestros ríos y mares. Somos conscientes que se están colapsando, pero no vemos que se estén intoxicando. Nuestras aguas están contaminadas por plástico, el regadío de los campos adsorbe estos microplásticos y de esta forma llega a nuestras mesa por medio de hortalizas y frutas. Toda nuestra comida está contaminada. De esta forma nos intoxicamos nosotros.

Debemos tener en cuenta que la mayoría de ríos, embalses y lagos de los que nos abastecemos están contaminados, por lo que antes de llegar a nuestras casas, el agua es depurada, mediante filtros, pero los filtros de estas entidades no suelen ser suficientes para el paso de micro plásticos. También es social mente conocido que en los procesos de potabilización se incluyen metales pesado cuales potabilizan el agua, pero que en exceso nos pueden acarrear perjuicios a nuestra salud.

Comemos carne contaminada

La mayoría de animales dela industria cárnica es alimentado a base de comida adherida con químicos y agua, cual está contaminada. De esta forma el ciclo se cierra cuando lo ingerimos nosotros.

Así, la industria pesquera captura ejemplares que viven en el mar, uno de los lugares más contaminados. La mayoría de peces entre otros ha comido alguna vez plástico, luego al consumir estos para alimentarnos, nos estamos contamina dando. La conservación de productos frescos incluye la utilización excesiva de químico, cuales a largo plazo nos pasará factura.

REFLEXIÓN

Ya sabemos cómo dejar la intoxicación. Una de las soluciones es dejar de usar plástico, reciclarlo y usar productos verdaderamente biodegradables que no nos intoxiquen. Para la alimentación y el consumo de agua, debemos de prestar mayor atención a la etiquetas y en la procedencia de estos, así como evitar ultra procesados.

El primer paso ya esta hecho, ya somos conscientes, el siguiente paso empieza en ti. Si todos los seguimos todo podremos parar esta epidemia y mejorar nuestra vidas. Porque somos lo que comemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *