«La piel del volcán» llega a Madrid con la mirada puesta en los Goya

La actriz Yanely Hernández y el director Armando Ravelo, en la Academia de Cine el 18 de noviembre | Natalia Moscardó

La actriz Yanely Hernández y el director Armando Ravelo, en la Academia de Cine el 18 de noviembre | Natalia Moscardó

Después de su exitoso paso por cines, el largometraje canario dirigido por Armando Ravelo aterriza en la Academia de Cine para el visionado de sus académicos. Opta a 18 candidaturas de los premios Goya 2022.

Un director de 38 años y una producción íntegramente canaria. Estos son los componentes de «La piel del volcán», el largometraje que aterriza ahora en la capital para su proyección en la Academia de Cine. Tras estrenarse en los cines el pasado mes de mayo, se convirtió en el mejor lanzamiento de los últimos veinte años del cine canario. Ese éxito local motivó a la cadena de cines Yelmo a llevar al filme de gira por diferentes ciudades de la península. «La gente salía emocionada y con ganas de viajar a las islas» —explica a Código Público la actriz Yanely Hernández, que interpreta uno de los papeles protagonistas.

Idiosincracia y paisajes locales

«La piel del volcán» se ambienta en tres periodos históricos de Canarias: la etapa indígena durante el final de la conquista, la posguerra franquista y la actualidad. La trama comienza con el descubrimiento de un yacimiento arqueológico único: dos cuerpos de distintas épocas, uno de 1483 y otro de 1941, aparecen en un mismo enterramiento en un municipio de las medianías de la isla de Gran Canaria. A través de este relato el filme pone en valor el acento, los paisajes, la idiosincrasia y la historia de las islas. Si bien esta última guarda grandes pasajes, son pocas las películas que los rememoran. Algo que genera un déficit en comparación con otras regiones de España: Cataluña o el País Vasco mantienen un status quo cinéfilo que se posiciona a años luz del de las Islas Canarias.

El director Armando Ravelo (Telde, 1982) achaca esto a la diferencia de autoestima existente entre catalanes, vascos y canarios. «Ellos se quieren mucho. Creen en ellos. Se apoyan unos a otros. Y tienen conciencia de la necesidad de expresarse como pueblo. Nosotros eso no lo hemos tenido, no nos hemos unido». A pesar de que en Canarias suele potenciarse el refrán de que nadie es profeta en su tierra, es de justicia decir que «La piel del volcán» llegó a los cines peninsulares tras haber recibido el cariño de todos aquellos que llenaron las salas de las islas. De ese salto sorprendió el hecho de que, aunque ya se esperaba una gran presencia de canarios que viviesen en ciudades peninsulares, fueron muchos los locales que acudieron a los estrenos y se emocionaron «igual o más que los propios canarios».

Armando Ravelo y el actor Maykol Hernández durante el rodaje de «La piel del volcán»
Armando Ravelo y el actor Maykol Hernández durante el rodaje de «La piel del volcán»

Divulgación histórica

Si hay algo en lo que parecen estar de acuerdo Armando Ravelo, Yanely Hernández y Pedro Pérez —productor ejecutivo de la película— es en ese desconocimiento generalizado que se tiene de la historia de Canarias en las propias islas. En ocasiones la película ha sido abordada desde la óptica educativa o divulgativa. «La gente sí me menciona mucho ese hecho divulgativo, pero mi intención es simplemente la de exponer lo que me gusta, sin que haya precisamente un componente divulgativo detrás» —comenta Ravelo. Contemplar la cuestión divulgativa podría llegar a ser significativo, pero efectivamente pone en evidencia esa falta de enseñanza del pasado de Canarias al no contemplar usar la historia como base para generar nuevas narrativas.

Tras el visionado de la película el espectador puede percatarse de la posible complejidad que conlleva la coexistencia en la trama de tres épocas totalmente diferentes. Es precisamente la fiel reproducción que hace el filme de la época de la conquista de Canarias uno de los puntos en los que la crítica pone mayor interés. Algo que, según relata Ravelo, no fue lo que más dificultad le supuso de la película. Haber hecho cortometrajes ambientados en la época indígena, como «Ansite» (2012), le facilitó la elección del vestuario o la utilización de la lengua amazigh. En cambio, la trama ambientada en la época actual le trajo mayores quebraderos de cabeza: «Nunca había hecho muchas cosas o casi nada ambientado en la actualidad. Y me costaba un poco sobre todo al escribir los diálogos. Fue como salir de mi zona de confort».

Un broche ideal

La película será proyectada durante este viernes 19 a los académicos. Optan a 18 candidaturas de los premios Goya 2022. En este sentido, ni el director, ni el productor, ni la actriz prinicipal desprenden tanto optimismo. Pero, al sentarse al frente de la Academia de Cine, deslumbran ilusión a raudales. «El mero hecho de tener la película como precandidata ya es para mi un éxito. No contaba con esto, así que todo lo que venga después es como un regalo» —menciona Yanely Hernández. Pedro Pérez reincide en las palabras de la actriz, calificando el viaje como un broche ideal a toda la aventura que ha supuesto la película. «Estar aquí cierra un círculo, nos da una perspectiva muy bonita al haber llegado a Madrid después de luchar contra viento y marea para poder hacerla».

Si «La piel del volcán» no hubiese salido bien, Ravelo ya tenía claro que iba a tener que dedicarse a otra cosa. Fue la última bala que le quedaba en el cartucho después de diez años de disparos, de intentos de largometrajes fallidos. Pero ahora posa al lado de una estatuilla gigante que preside la entrada de la Academia; un día después de protagonizar la portada del Canarias7, uno de los periódicos con mayor tirada de las islas, con la presentación de «Érase una vez en Canarias», su nuevo proyecto. «¿Bueno, nos vemos en los Goya?» —les pregunto. «Si dependiera de nosotros, pues claro que sí» —responden, entre risas. Ciertamente no depende de ellos y es probable que en febrero no tengan ningún Goya. Pero, con esa última bala, Ravelo y su equipo dieron en la diana consiguiendo romper muchos de los estándares de la industria.

Pedro Pérez, Armando Ravelo y Yanely Hernández posan, en Madrid, al lado de una estatuilla de los Goya | Natalia Moscardó
Pedro Pérez, Armando Ravelo y Yanely Hernández posan, en Madrid, al lado de una estatuilla de los Goya | Natalia Moscardó