Fotografía: Editorial Dieciséis.

 

Lo imaginado es un libro compuesto por quince relatos en los que su autora, Juncal Baeza (Madrid, 1982), explora la condición humana. La recopilación, publicada en 2018 por la Editorial Dieciséis, cuenta con una lista de quince canciones, una para cada texto. Roy Orbison, Mumford and Sons, Bach, Birdy o Alicia Keys son solo algunos de los artistas que resuenan en sus páginas. Una banda sonora tan variada como las temáticas de los relatos, que tienen como único denominador común su impronta realista, además de un tono poético y sentimental que indaga en las emociones de los personajes. Aunque, sin previo aviso, en mitad de la lectura, encontramos la conexión entre relatos aparentemente independientes o elementos inesperados como una carta a Samanta Schweblin (una de las influencias literarias de la autora).

Juncal Baeza habla del dolor, de la enfermedad, de la muerte, de las relaciones familiares, de la identidad, de diferentes problemas sociales como el maltrato o la transfobia, etc. En definitiva, de personajes a los que la vida no ha tratado bien, cuyas historias dejan un mal sabor de boca. Esto en escenarios de lo más dispares: de España a Portugal, Italia, Suecia o Estados Unidos. La autora presenta un abanico amplio de culturas no solo por medio de los nombres de los personajes o los idiomas que hablan, sino a través de detalles como la gastronomía.

Úteros

«Úteros» es uno de los relatos más desgarradores de Lo imaginado, además de uno de los más interesantes. Las protagonistas son dos hermanas gemelas, lo que da pie a que el relato se centre en su vínculo de sangre. En «Úteros» Juncal Baeza logra plasmar los miedos de la narradora, así como su necesidad de diferenciarse de su gemela por todos los medios.

El cordón invisible que nos mantenía cerca, enroscadas la una en torno a la otra en el útero de mi madre se ha ido expandiendo. Estábamos lejos antes de que esto pasase. Nos teníamos miedo, quizá, nos moríamos de miedo pensando en si seríamos capaces de vivir independientemente una de la otra.

En este relato, la autora trata con elegancia un tema tan complicado (por tabú) como es el aborto. Lo hace transmitiendo toda su fisicidad, refiriéndose al cuerpo y a sus cavidades, e incorporando en su narración elementos que, por naturales que sean, hemos aprendido a censurar, como los coágulos de sangre.

Enrico y los gusanos

Este es otro de los relatos destacables del libro, en este caso por su ternura, que se ve intensificada al estar acompañada del dolor del desarraigo. El protagonista de «Enrico y los gusanos» es un niño que llega a España con su madre, dejando atrás su tierra, Italia.

Tenía un sentimiento de desarraigo al que no sabía poner nombre, porque aún no conocía palabras importantes como exilio, destierro o separación. Ni siquiera sabía, técnicamente, dónde se aloja el dolor puntiagudo de una despedida.

El narrador cuenta la historia de Enrico y cómo llega a un nuevo país: el abandono de su padre, la relación con sus abuelos paternos, la enfermedad de su madre… Y también, por supuesto, la nostalgia de la lengua materna y de la patria.

Lo imaginado

El relato que da título a esta recopilación es «Lo imaginado», un texto turbio y estremecedor. Es así por lo que sucede, pero, en buena medida, también por lo que no sucede, por lo que el protagonista imagina. Una amenaza se cierne constantemente sobre su familia, lo que hace que termine perdiendo la cordura.

Me sucedió lo peor que puede pasarle a un niño: crecí sin certezas. Me iba a la cama pensando que por la mañana, tal vez, ya no tendría padre, y que mi madre se habría vuelto loca del todo.

Los relatos de Lo imaginado hablan sobre emociones, lo que, en principio, puede suponer una ventaja de cara a la inmersión del lector, aunque no siempre es así. Esa inmersión se produce, sin duda, con algunos de los relatos de Juncal Baeza. Otros, sin embargo, resultan excesivos en ese sentido, lo que, lejos de facilitar el acercamiento al texto, lo dificulta. Ejemplo de esto son los tres primeros relatos, «Dextrina», «Älva y Per» y «Nieve», en los que se trata la muerte de un modo excesivamente dramatizado. No obstante, conforme el libro avanza hacia la mitad, esa exageración se suaviza, lo que favorece a los textos. Así, relatos como «Úteros», «Enrico y los gusanos» y «Lo imaginado», junto con otros como «Un cuerpo que quiere» y «Un cuerpo que cambia», son mucho más efectivos. La prosa de Juncal Baeza es poética y sencilla, lo que hace de Lo imaginado una lectura agradable. Los tres relatos comentados no son más que una pequeña muestra de los quince que conforman la antología. Gracias a la Editorial Dieciséis por el ejemplar.

 

(Título: Lo imaginado. Autora: Juncal Baeza. Editorial: Dieciséis. Fecha de publicación: julio de 2018. Páginas: 246. Precio: 11,99 €. ISBN: 9-788494-894015).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *