Marvel, una mina de oro del cine de la última década

Todos conocemos el Universo Cinematográfico de Marvel. O al menos, la mayoría. Desde 2008, 20 películas de los superhéroes más populares de la famosa Marvel Cómics han sido producidas. Con ello, se ha formado una de las sagas más populares y rentables de la historia del cine. Y, además, ha superado a muchas franquicias de renombre como Harry Potter, o Star Wars.

¿De donde viene principalmente el éxito? Está muy claro. Los mismos personajes que protagonizan esas películas, son los mismos que han aparecido durante muchos años. En los cómics con los que varias generaciones hemos crecido.

Iron Man, Capitán América, Thor, Hulk, y en su conjunto, los Vengadores, son algunos de los personajes que conocemos, héroes de la infancia, que han hecho presencia en la franquicia cinematográfica creada por Marvel Studios. Presidida por Kevin Feige, y perteneciente a la gigantesca Disney.

Durante 10 años, esta compañía ha reinventado el cine de superhéroes, que durante muchos años ha tenido sus subidas y bajadas, con películas decentes, mediocres, y alguna que destaque un poco más.

Sin embargo, no todo ha sido un camino de rosas. A finales del siglo XX, Marvel tuvo que vender los derechos cinematográficos de personajes esenciales e icónicos de la Casa de las Ideas. Por aquel entonces, la compañía estaba en la bancarrota, puesto que el negocio de cómics no daba muchos beneficios, y no aprovecharon bien a sus personajes para sacar películas basadas en ellos.

Hablamos de Spider-Man, que fue vendido a Sony (recuperado parcialmente mediante un acuerdo en 2015). Posiblemente el superhéroe más famoso de la editorial. La compañía japonesa supo aprovechar bien (más o menos) el personaje, con la trilogía de Sam Raimi (2002-2007), o las dos películas de Marc Webb (2012-2014). De hecho, hoy en día están trabajando en varios spin off. De momento, ya han producido Venom en 2018.

Y aunque muchos no lo sepan, el personaje de Iron Man, que luego fue devuelto para dar comienzo a la saga de Marvel Studios, fue vendido como derecho cinematográfico a New Line. Dato curioso.

Sin embargo, hasta el día de hoy, personajes míticos como los X-Men, o los 4 Fantásticos, siguen perteneciendo a 20th Fox Century, quien obtuvo sus derechos como hicieron las otras compañías. Al igual que Sony han sacado varias películas. Sin embargo, estas no han tenido el éxito que esperaban. A excepción de varias películas de la patrulla X, o Deadpool.

Sin estos personajes, y poniendo todas sus cartas sobre la mesa, Marvel Studios se arriesgó su futuro produciendo, en 2008, Iron Man. Una apuesta acertada, que dio comienzo a una sucesión de 20 películas a lo largo de 10 años, todas conectadas entre sí, creando una especie de universo cinematográfico que ha elevado el género superheroico hasta la cima. De hecho, en los Premios Óscar 2019, Black Panther ha obtenido varios premios, elevando aún más el prestigio de estas películas. Premios técnicos, sí, pero a quién le importa eso.

Este año va a ser un año muy importante para la saga. El 8 de marzo se estrena Capitana Marvel, introduciendo a un nuevo personaje muy importante. Pero lo bueno viene el 28 de abril. La culminación de un arco argumental de 10 años llega con Vengadores EndGame, probablemente la película de superhéroes más grande e importante realizada hasta ahora.

Con ello, finaliza una fase, dando pie a otra, que puede llegar a ser incluso más grande. La Fase 4. De la cual todavía no se sabe nada, pero que va a traer algo muy grande.

Y es que Disney ha anunciado a finales del año pasado la compra de una nueva empresa. ¿Adivinan de cuál estoy hablando? Una pista, hemos hablado de ella antes.

Pues resulta que es 20th Century Fox, la compañía que posee los derechos cinematográficos de los mutantes (X-Men, Deadpool…) y de los 4 Fantásticos.

Esto significa que, por primera vez, se van a reunir todos los personajes marvelitas más conocidos en la gran pantalla. Y eso, sinceramente, no puede salir mal. A no ser que seas Zack Snyder.

Muchos lo han criticado por ser más aclamado por la crítica que numerosas películas de autor. Y muchos otros consideran que la época dorada del cine de superhéroes va a terminar pronto. En mi opinión, están equivocados. Esto no ha hecho más que empezar. Sólo esperemos que los que dirigen el negocio no la líen. La felicidad de muchos fans está en juego. Y ya sabéis lo que dicen por ahí: un gran poder, conlleva una gran responsabilidad.