Peaky Blinders: quiénes eran y un análisis de la 5ª temporada

Una explicación de los orígenes de una de las bandas mafiosas más conocidas de Reino Unido y un análisis *sin spoilers* de la nueva temporada que ha dado mucho de qué hablar.

Una explicación de los orígenes de una de las bandas mafiosas más conocidas de Reino Unido y un análisis *sin spoilers* de la nueva temporada que ha dado mucho de qué hablar

Violencia, dinero, traición, amor… son muchos de los temas que se pueden ver en la serie Peaky Blinders, una de las series de BBC que más éxito está teniendo esta temporada. Empezó a emitirse en 2011 y, desde entonces, cada temporada se ha superado a la anterior y ha hecho que la base de fans de la serie aumente considerablemente. Pero, ¿por qué esta serie es tan exitosa? ¿Qué es lo que tiene esta serie que muestre el tema de la mafia, un tema delicado y aterrador, algo tan atrayente para la gente?

 

Todo un éxito global

 

Para ponernos en contexto, es mejor que primero establezcamos la sinopsis de los Peaky: la familia Shelby (los Peaky Blinders) son una familia de gánsteres de origen gitano que viven en Small Heath, Birmingham y que dirigen un local de apuestas de caballos en la ciudad. Esto ocurre justo al final de la Primera Guerra Mundial, hecho que deja en conmoción a la población y, especialmente, a los soldados que fueron a defender su país. Tommy Shelby es el jefe de la banda y fue a defender su país en la guerra. Lo que presenció allí hizo que cambiase su forma de ser y dejase de tener miedo a la muerte, volviéndose una persona fría y calculadora y tuviese un nivel de ambición que no se podía detener.  Tommy, junto a sus hermanos, su tía Polly, más familiares y hombres de la banda, forman los Peaky Blinders, que se caracterizan por tener navajas en su gorra como arma. Sus acciones hacen que el inspector Chester Campbell se fije en ellos, y desde entonces, la serie muestra como van evolucionando y aumentando de poder y nivel.

La serie ha sido elogiada por la crítica desde su inicio y se ha destacado de ella sus guiones, su ambientación y la actuación del reparto. 

Pero, ¿de dónde surgió la inspiración a Steve Knight para la serie? ¿Eran los Peaky Blinders personas que existieron en algún momento de la historia o solo son creaciones geniales de la mente exceptional de este guionista?

 

Quiénes eran realmente los Peaky Blinders

 

 

Sí, sí fueron personas reales. De hecho, tenían el mismo nombre. Los creadores de la serie se basaron en los Peaky Blinders, una banda criminal de Birmingham que vestían el mismo atuendo: chaquetas a medida, abrigos con solapa, chalecos con botones, pañuelos de seda… y, por supuesto, sus características gorras. Se caracterizaban por su elegante vestimenta, coincidiendo así con la serie.

Los Peaky Blinders no fueron las únicas pandillas que surgieron en la zona, sino que en la década de 1870 surgieron predecesores como los “Cheapside Sloggers”. La palabra slogger quedó establecida para poder referirse a las pandillas callejeras. 

Esta banda estaba compuesta por: David Taylor, Earnest Haynes, Harry Fowles, Esteban y Rafa. Por tanto, Tommy Shelby no existió. Ni él, ni sus hermanos, ni la tía Polly… son invenciones de los creadores de la serie. Al principio, se caracterizaron por la lucha callejera, robos y chantajes. Robaban bicicletas con 19 años y llevaban armas cargadas con 13 años, y eran posteriormente arrestados. 

Más tarde, comenzaron a expandir su empresa criminal, hacia el mundo de los hipódromos, y su influencia captó la atención de otra banda llamada Birmingham Boys. Esto produjo enfrentamientos entre ambas pandillas e hizo que los Peaky tuviesen que irse del centro de la ciudad de Birmingham hacia el campo. Después, la banda de Sabini se unió a los Birmingham Boys y controlaron políticamente el centro de Inglaterra en la década de 1930. De esta manera, los Peaky Blinders acabaron desapareciendo.

Otra cosa que caracterizaba esta conocida pandilla de gánsteres eran las novias de sus miembros: ya que iban vestidas con perlas, un fleco que les tapaba la frente y casi los ojos, y un pañuelo de seda alrededor de sus gargantas. 

Las diferencias fundamentales entre los Peaky Blinders de la serie y los reales fueron el tiempo histórico en el que surgieron, la relación entre ellos y las edades que tenían los miembros. Mientras que en la serie, se desarrollan los acontecimientos tras terminar la Primera Guerra Mundial, en la realidad sus actividades se desarrollaron en la Primera Guerra Mundial. Los miembros no eran familia, sino que eran chicos amigos entre ellos de edades jóvenes (entre 13 y 19 años).

Aún así, podemos encontrar muchas similitudes con la serie como la ya mencionada vestimenta de estos, la importancia de las mujeres en la banda (aunque desgraciadamente, los hombres dominaban frente a ellas) y la empresa de apuestas de carreras de caballos, que en ambos casos se llevó a cabo. Además del personaje de Sabini en la serie, que fue uno de los mayores enemigos de los Peaky Blinders en la vida real. Y, por supuesto, la ambientación de la serie, que muestra de manera real y oscura los horrores que dejó la guerra en los barrios más pobres de las ciudades de Inglaterra.

 

 

Análisis de la 5ª temporada

 

 

El pasado mes de octubre se estrenó la quinta temporada de Peaky Blinders en Netflix España. Una temporada que causaba mucho hype entre los fans de la serie, debido a la excepcional cuarta temporada y el final político de ésta. 

Aunque es una temporada increíble y con muchos puntos a favor, también tiene puntos que se pueden criticar.

Para empezar, esta temporada, tal y como se deja ver en la anterior, tiene un corte muy político. Se trata un tema que afecta a gran escala, y se deja atrás los problemas internos que ocurrían únicamente en Birmingham como en las anteriores temporadas. Se plasma muy bien el contexto histórico de la época: el crack de la bolsa de Nueva York en 1929, el ascenso de la ultraderecha en Europa, la situación social de la época (personas desesperanzadas, buscando de alguna manera reconstruir la riqueza del país, etc.)… También trata temas como la homosexualidad, que estaba prohibida y perseguida en aquel momento, y muestra la realidad de los centros psiquiátricos, a los cuales iban también personas que no supieron como lidiar la guerra y see muestra los verdaderos horrores de estos lugares y como trataban a las personas.

La ambientación de la serie se vuelve más oscura, posiblemente por el tipo de temas que se tratan, aunque sigue siendo espectacular, y muestra de forma muy cruda y realista lo que ocurría en ese momento. 

Sin embargo, en esta temporada no hay tantas escenas con chispa o importantes como en la anterior. Aunque las hay, y muy buenas, en ésta predomina más bien el diálogo entre los personajes, siendo muy acorde al contexto de la época. La comunicación entre los personajes vuelve a ser el concepto esencial de la serie, y es algo que la dota de personalidad y la hace única. 

Los personajes han tenido, al menos en mi opinión, una evolución bastante interesante. El personaje de Tommy se vuelve mucho más introspectivo: se siente atormentado con la situación general, acude a las drogas para intentar evadirse, y tiene visiones en las que se encuentra a Grace. Este es sin duda, el gran regreso de la temporada, aunque también ocurre alguno más que ha sido muy aclamado por los fans. Se puede observar que todavía le sigue atormentado su muerte y que su amor por ella sigue vivo. Sigue siendo un líder, pero podemos ver la debilidad del personaje de forma clara. Un punto que me ha parecido muy ingenioso y moral es que la preocupaciones de Tommy dejan de ser para sus propios intereses y de su familia, y comienza a centrarse en buscar de alguna manera la justicia social y el bien común: defendiendo en política a los grupos marginados, preocupándose por los niños, su fundación… De alguna manera, busca la felicidad y no lo ve todo tan perdido. 

En esta temporada, sin embargo, no tiene un claro hilo conductor. Como os daréis cuenta tras ver el final, parece más algo introductorio para la próxima temporada, que supongo que desarrollará los conflictos vistos en ésta.

La temporada cuenta con nuevas incorporaciones al reparto, como Sam Claflin en el papel de Oswald Osvich, un hombre en política que tenía relación con el fascismo de Alemania. Es el “supuesto’’ villano de la 5 temporada. Creo que su interpretación es muy buena, pero todavía me falta ver algo más de este personaje (recomendación: no miréis lo que pasa con el personaje en Wikipedia ya que esta persona existió de verdad y os hará un spoiler importante de la serie).

 

 

 

En resumen, creo que ha sido un buen regreso de los Peaky Blinders pero la sensación que he tenido tras acabar la temporada es que es demasiado corta para todos los conflictos que tiene que contar. Se debían de haber desarrollado más algunos puntos para darle ese enganche característico de la serie. Y, el final, (del cual no quiero hacer spoiler) es bastante particular, abierto y da de pensar.

Conclusión

Con esta serie, tanto como el nuevo estreno de la película El irlandés protagonizada por Al Pacino y Robert De Niro y otras series como Fariña, se puede observar el reciente auge que ha vuelto a tener el tema de las mafias y el dinero en nuestra sociedad. Desde la época de clásicos como El Padrino que no se veía semejante fenómeno. Lo que deberíamos pensar es: ¿por qué causa tanta sensación? ¿Qué es lo que nos atrae tanto? Quizá sea el morbo que hay detrás de ese mundo prohibido, el manejo del poder en situaciones extremas, o quizá sea ver como individuos, que puede que provengan (o no) de un origen humilde, se convierten en personas exitosas de no tan buenas maneras.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *