Algunos aciertos, muchas sorpresas, demasiadas ausencias y, como no, algún que otro error. Analizamos los principales titulares que dejó ayer el anuncio de las nominaciones a los Premios Goya 2019.

(Para acceder al listado completo de nominados, pulsa aquí).

1. Lo más acertado. Entraba dentro de las quinielas, pero no puedo dejar de alegrarme por las 8 nominaciones que ha recibido Todos lo saben, incluyendo Mejor Película y Mejor Director. Hemos evitado el ridículo nacional que hubiera supuesto ningunear al iraní Asghar Farhadi, ganador de dos Oscars (Nader y Simin, El viajante) y de lejos uno de los mejores cineastas vivos del mundo. Ya sé que Todos lo saben no está entre de lo mejor de su carrera, pero tiene nivel de sobra (por su elenco, su inteligencia narrativa, su mensaje) para ser una nominada indiscutible.

2. La sorpresa (positiva). Entre dos aguas en Película y Dirección. La cinta de Isaki Lacuesta, que venía de ganar la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián, fue totalmente ignorada por la crítica en las nominaciones de los Feroz. El cine independiente, ese que sólo a través de la repercusión de los premios puede llegar a más público, debería ser reivindicado por la crítica especializada. Sin embargo, este año (para mi sorpresa) ha sido la Academia la que ha ejercido esta función incluyendo Entre dos aguas en la categoría reina. Ojalá eso permita que una de las mejores películas del año consiga más visibilidad entre el gran público.

3. La sorpresa (negativa). Natalia de Molina en Actriz de Reparto por Quién te cantará. En un año con interpretaciones secundarias brillantes (Marisa Paredes en Petra, Bárbara Lennie y Elvira Mínguez en Todos lo saben) que se han quedado fuera, la actriz jienense no merecía entrar en la terna. Y no porque sea mala actriz (ahí están sus 2 Goyas), sino porque su personaje en la cinta de Carlos Vermut no tiene ni pies ni cabeza: no es creíble ni tiene entidad en sí mismo, es una mera excusa argumental para las tramas de las protagonistas. Si se trataba de nominar a Quién te cantará, Carme Elías me parece una opción mucho más coherente en la categoría.

Imagen de ‘El reino’, la favorita con 13 nominaciones

4. La ausencia. La injusticia de esta edición tiene nombre y apellidos: BÁRBARA LENNIE. Que la mejor actriz española del año se haya quedado fuera de todas las categorías sólo lo puede explicar la división del voto. Lennie tenía serias opciones tanto en protagonista (por Petra y La enfermedad del domingo) como en secundaria (por Todos lo saben y El reino), lo que seguramente ha hecho que sus votos se repartieran y acabaran por dejarle fuera de ambas ternas. Sea culpa de los votantes, la mecánica, o la mala suerte, su ausencia es una pifia que duele: para mí, con sus papeles en Petra y Todos lo saben, tendría que haberse llevado las dos estatuillas a casa.

5. La ausencia (vol. 2). Si lo de Lennie clama al cielo, no es menos grave que Petra haya sido completamente ignorada por los votantes. Un Jaime Rosales al que la Academia encumbró en 2006 (cuando La soledad se llevó Película y Dirección) se ha quedado hoy fuera de todas las categorías. Injustamente, cuando podría haber entrado en muchas de ellas: al menos Dirección (lo que hace Rosales con la puesta en escena es de otro plantea), Actriz (Lennie), Actriz de Reparto (Marisa Paredes), Guión o Diseño de Producción. Aunque Petra sea una película algo difícil, no se explica que la Academia haya sido incapaz de valorar los muchos aciertos que tiene, tanto a nivel técnico como artístico. Para mí, era de lo mejor del año.

6. Lo más sobrevalorado. Campeones (11 nominaciones) y Carmen y Lola (8 nominaciones). Pese a ser películas muy diferentes, me pasa un poco lo mismo con las dos: merecen muchas de las menciones que han recibido (a nivel actoral y técnico) pero no tienen la calidad para entrar en Mejor Película. La primera, porque pese al carisma y la ternura que desprende, le falta mucha complejidad (y mucho riesgo). La segunda, porque es el típico cine social del “sí pero no”: visibiliza una temática silenciada, pero lo hace a través de tópicos y sin la sutileza y la sensibilidad que una historia así requería.

7. Merecían más. Sin ser un año brillante, este 2018 ha dejado una buena cosecha de títulos que podrían haber entrado con más fuerza en las nominaciones: Tu hijo, La enfermedad del domingo, Las distancias… Pero es sobre todo Yuli, la nueva película de Icíar Bollaín, la que más echo de menos en las categorías principales. Su tardía fecha de estreno (este viernes 14 de diciembre) ha perjudicado las opciones de una cinta que, como el gran crowd-pleaser del año que es, podría haber estado en Película y Dirección. Se tendrá que conformar con las cinco nominaciones que ha conseguido, pero espero que su paso por salas no pase desapercibido para el público.

1 thought on “Premios Goya 2019: las nominaciones en 7 titulares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *