Con el permiso de la reciente Supercopa celebrada extramuros, la Copa del Rey es, desde hace unas cuantas semanas, protagonista de las portadas del fútbol español. Y previsiblemente seguirá muy en boga, porque ya por fin entran en la competición los cuatro mayores “cocos” de nuestra Liga. Aunque acaba de disputarse la segunda ronda de Copa y todavía es pronto para evaluar el éxito o infortunio del nuevo modelo de Rubiales, ya podemos hablar de un nuevo formato rodeado de luces y sombras.

¿Qué cambia en esta Copa 2019-2020?

Sin ánimo de entrar en detalles como el número y la composición de equipos participantes, las fechas de cada una de las rondas o las reglas de los diferentes sorteos, el lector ya se habrá dado cuenta de que hay ciertas novedades en el torneo.

Las dos principales tienen que ver con las eliminatorias a partido único, a excepción de las semifinales, y la participación temprana de equipos de Primera:

Partido único hasta semifinales

A día de hoy, 15 de enero, ya se han disputado la primera y segunda ronda del campeonato (además de la ronda preliminar), ambas a partido único. Un modelo que favorece las sorpresas, tal y como pueden confirmar equipos de renombre de nuestro país.

En la primera ronda, ya cayó un club de Primera División como el Alavés (frente al Real Jaén) y otros de Segunda entre los que destacan el Málaga (Escobedo), el Sporting de Gijón (Zamora), el Racing de Santander (Murcia) o el Numancia (Ceuta); mientras que en la segunda ronda del pasado fin de semana hincó la rodilla otro conjunto de Primera como el Getafe (Badalona) y otra larga lista de equipos de Segunda. Es muy infrecuente que equipos profesionales caigan derrotados frente a clubes de una y, especialmente, dos categorías inferiores. Y es que el sistema a partido único favorece las sorpresas. Ahora sí se le puede llamar “el torneo del K.O.” Bien por Rubiales.

Fuente: elperiodicodearagon.com

Participación de CASI todos los equipos de Primera

De las eliminaciones mencionadas antes llama especialmente la atención las del Alavés y del Getafe. Dos conjuntos de Primera División que ya han dicho adiós a la Copa 2019-2020. Esto es algo a lo que no estábamos acostumbrados, puesto que en años anteriores la élite española no comparecía tan pronto en la Copa del Rey. Todos se tienen que buscar las habichuelas en campos del fútbol modesto, incluida la Primera División.

¿Todos? Bueno, quizás al Valencia, Barça, Atlético y Real Madrid les resulte extraño esto de los que estamos hablando, ya que estaban ocupados jugando la primera Supercopa de España en Arabia Saudí. Sí, ellos obtuvieron la dispensa de participar hasta la tercera ronda, de dieciseisavos de final. Me pregunto por qué la Real Sociedad, por ejemplo, ha tenido que enfrentar por dos ocasiones el reto del fútbol humilde al visitar a conjuntos como el Becerril y el Ceuta y ahora tendrá que batir a un equipo de Primera División como el Espanyol; mientras que al Real Madrid le bastaría vencer al modesto Unionistas de Salamanca para alcanzar los octavos de final. Las cabezas pensantes de la Federación y la Liga seguro que tienen la respuesta.

Se ha avanzado al incluir desde el principio a los equipos de Primera, sí. Punto positivo. Pero sin excepciones, por favor. Una de cal y una de arena para Rubiales en este caso.

Cambios necesarios…

Estas modificaciones han dado una bocanada de aire fresco a una competición que, por descafeinada, había perdido buena parte de su interés. Muy atrás quedan finales más modestas como la del Mallorca y Recreativo de Huelva (2002/2003) o la época en que otros equipos imponían su hegemonía en Copa frente a los gigantes de la Liga (Real Zaragoza, con 6 títulos, Sevilla con 5 o Espanyol con 4 son ejemplo de ello).

Baste un dato para señalar la poca emoción que viene brindando la Copa recientemente: el Barça, claro dominador del campeonato doméstico en la última década, ha disputado la final en 8 de las últimas 11 ediciones. Y es que con eliminatorias a doble vuelta y la entrada de los gigantes con la competición ya muy avanzada, los cuartos de final podían completarse casi con los ojos cerrados.

… pero, probablemente, insuficientes

El problema es que la reforma no ha sido tan ambiciosa como podría ser. La Copa del Rey se ha acercado al modelo de la FA Cup inglesa –salvando las distancias, pues cuenta con más de 700 participantes, aunque los grandes entran también más tarde–, pero puede que no lo suficiente. El hecho de que los 4 gigantes de Primera División tengan que afrontar tan solo tres eliminatorias a partido único hasta llegar a semifinales reduce las probabilidades de sorpresa y, con ello, el nivel de implicación de los clubes de clase media (principalmente la Segunda división y los últimos clasificados de Primera).

La Copa, interés de unos pocos

En la rueda de prensa previa a los primeros partidos de Copa se encuentra, año tras año, un factor común: “Míster, ¿interesa la Copa?”.

En primera persona puedo hablar de mi postura como aficionado zaragocista. El club se encuentra ante la disyuntiva de luchar durante 3-4 rondas de Copa para acabar siendo eliminados con casi toda probabilidad, con el consumo de recursos económicos y energía que ello supone –especialmente teniendo en cuenta que los jugadores de Segunda no están acostumbrados a jugar dos partidos por semana– o apostar por la Liga, que verdaderamente marca el futuro del club. La decisión es bastante obvia: luchemos por el ascenso. Es por ello que los partidos de Copa están plagados de suplentes, de jugadores de categorías inferiores o de experimentos tácticos “con gaseosa”, de cara a la Liga. Y esto hace que el nivel de la competición, y el interés del aficionado, decaigan.

A día de hoy, a mi juicio, la Copa está muy devaluada y ya solo interesa a dos colectivos:

  • El primero, el del fútbol modesto, que puede dar sorpresas y, sobre todo, obtener taquillazos mediante las visitas de los grandes. Pensemos en un club de barrio como el Ebro, al que la visita del Real Madrid le puede arreglar el presupuesto de un año. En sentido contrario destaca el inconveniente de que la eliminación del partido de vuelta evita que jugadores y aficionados de los clubes más humildes visiten campos de ensueño para ellos, como pueden ser el Bernabéu, el Metropolitano o el Camp Nou. Estadio, césped, vestuarios… Un recuerdo imborrable.
  • El segundo, el de los aspirantes reales a levantar el trofeo que, aun así, al enfrentarse en los cruces con los equipos de categorías más inferiores, pueden permitirse el lujo de rotar mucho su plantilla. Por no hablar de que, si se trata de Barça o Real Madrid, parece tratarse de un trofeo menor, pues solo existen Liga y Champions.

De Birmingham a Qatar, el caso del Liverpool en la Copa de la Liga

También fuera de España se nota esta tendencia. Si antes hablábamos de Inglaterra, llama la atención los pocos recursos que dedican los grandes clubes ingleses a sus copas. Este año, por motivos de calendario, ha sido especialmente flagrante el caso del Liverpool, que tenía que disputar dos partidos en 24 horas y a miles de kilómetros de distancia. El 17 de diciembre se tenía que medir al Aston Villa en la Copa de la Liga, mientras que el 18 se jugaba en Qatar, frente a Monterrey, su pase a la final del Mundial de Clubes. ¿El resultado? El Liverpool sub 23, con el dorsal 51 como el más bajo de los alineados, defendió los intereses reds en Copa –una copa menor, de prestigio inferior a la FA Cup, todo sea dicho– y cayó por un sonado 5-0 en Birmingham.

Fuente: lfcglobe.co.uk

Nueva dimensión y más emoción, pero mi quiniela sigue igual

El experimento de esta Copa del Rey 2019-2020 es, de momento, positivo. Se dinamiza la competición y hasta desde los medios se le está dando un nuevo enfoque, ya que la plataforma de retransmisiones en streaming DAZN ha comprado los derechos a Mediaset y emite en exclusiva parte de las primeras rondas del torneo, lo que le da mucha más publicidad. Eso sí, a costa de la cartera del espectador.

Fuente: marca.com

En todo caso, en este punto de la competición y, aunque ya habido sorpresas, sigo siendo escéptico. Luces y sombras que hacen que en mi quiniela para los cuartos de final sigan estando Barça, Real Madrid, Atlético y Valencia. Ojalá me equivoque.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *