Cuando el fútbol deja de ser un juego limpio

Sergio Ramos se ha convertido en el jugador más expulsado de la historia de la Liga española. Pero la lista de jugadores es muy larga, y parece que cada jornada lo va a ser más.

Sergio Ramos en el partido de Champions League. Instagram @sergioramos (febrero, 2019)

El deporte es espectáculo, es diversión, pero también es sufrimiento. Sin embargo, en algunas ocasiones, se superan unos límites que nunca deberían alcanzarse. El VAR llegó a la Liga Española (a la Primera División, que no a la Segunda), para hacer del fútbol un deporte más justo. Pero, ¿realmente lo está consiguiendo? El videoarbitraje tiene sus defensores y sus detractores, sus ventajas y desventajas. Lo que realmente define la agresividad de los jugadores son las tarjetas, es un hecho. Si, puede que no todas sean justas, pero un deporte siempre debería ser un juego limpio.

Quizás el jugador que todos tenemos en mente en Sergio Ramos. El capitán del Real Madrid y de la Selección Española lidera ambos equipos, siempre da la cara ante los buenos o malos momentos y apoya a todos sus compañeros, independientemente de la posición que tengan en el campo. Sin embargo, la historia de las tarjetas amarillas (y rojas) y Sergio Ramos quedará para el recuerdo del fútbol español.

Después de recibir una doble amarilla en el partido del Real Madrid contra el Girona, el sevillano se ha convertido en el jugador que más veces ha sido expulsado en toda la historia de la Liga. Es su primera expulsión esta temporada, pero también la número 25 como jugador del Real Madrid.  Que los merengues estén tranquilos: aunque se pierde el próximo partido de la Liga frente al Levante, sí podrá jugar el Clásico el 27 de febrero.

Otro jugador que también fue expulsado en la última jornada de la Liga fue Javi López, el capitán del Espanyol. Recibió doble amarilla por “golpear a un adversario con la mano en la cara de forma temeraria” y “derribar a un contrario de forma temeraria en la disputa del balón”.

En lo que llevamos de temporada, la palma se la lleva el Celta. Ha recibido 6 tarjetas rojas, seguido por el Athletic y el Getafe con 5.

La historia de las tarjetas amarillas y rojas es muy larga. Aunque Sergio Ramos tiene el “honor” de encabezar la lista, hay otros muchos jugadores que son dignos de mencionar.

El siguiente al crack andaluz es un jugador que nos pilla de cerca. Xabi Aguado, que completó toda su trayectoria en el Real Zaragoza cuando aún estaba en Primera División, fue expulsado hasta en 18 ocasiones. Las mismas tarjetas tiene Pablo Alfaro, jugador del Real Zaragoza, Barcelona FC, Racing, Atlético, Mérida y el Sevilla. Parece que el club maño tiene una maldición con las expulsiones. Nuestro próximo jugador también estuvo en las filas blanquillas. Juanito Rodríguez se enfrentó a 17 expulsiones.

El siguiente jugador más expulsado, hasta en 15 ocasiones, es Patxi Salinas. Le siguen con 14 Fernando Hierro (sí, el entrenador de la Selección Española en el Mundial de Rusia), Lopo y Santi Denia. Marchena y Pochettino cierran el top 10 con 13 expulsiones.

La realidad es esta. Probablemente esta situación cambie con la próxima jornada de la Liga. Porque sí, es triste, pero la mayoría de las veces se nos olvida la filosofía del deporte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *