Cuando la derrota también es un triunfo

Todavía queda mucho por hacer. El deporte femenino lleva muchos años luchando por avanzar en una carrera machista y retrógrada para conseguir un claro objetivo: que sea igual de reconocido que el deporte masculino.

La Selección femenina vuelve a España. (Instagram @sefutbolfem)

Todavía queda mucho por hacer. El deporte femenino lleva muchos años luchando por avanzar en una carrera machista y retrógrada para conseguir un claro objetivo: que sea igual de reconocido que el deporte masculino. Y poco a poco lo está consiguiendo. Y lo está consiguiendo porque, aparte del talento de las jugadoras, está la ilusión, el dar la cara y el enfrentarse al rival de la manera más digna posible. Porque, hay veces que, las derrotas también son triunfos.

La Selección Española femenina lo tenía difícil en el Mundial de Francia. Puedes creer en los milagros, o no; pero frente a estos milagros o a los “rezos divinos” está el trabajo. España venció a Sudáfrica, perdió contra Alemania y no consiguió encontrar portería contra China. Pero contra Estados Unidos todo parecía diferente. A pesar de que el conjunto estadounidense es una de las mejores combinaciones de jugadoras que ha dado el fútbol en los últimos años, la selección española logró plantarle cara y empatar el partido en el minuto 9.

En el minuto 70, se pitó un nuevo penalti a favor de las de Estados Unidos, un penalti polémico donde no se aprecia contacto, pero que el VAR no dudó el decantarse a favor de las americanas. Esto hace que haya una nueva polémica. ¿Es útil el VAR? Han sido unas penas máximas muy polémicas y muy comentadas. Habrá que confiar en la justicia del fútbol, ¿no?

Y, sin duda, un paso fundamental en el reconocimiento del deporte femenino es que los grandes equipos de fútbol apuesten en ellas. FC Barcelona, Atlético de Madrid o Real Sociedad, entre otros, ya tienen un equipo femenino, y han llegado a disputar partidos en los campos habituales del deporte masculino. El Atlético-Barcelona femenino se jugó en el Wanda Metropolitano ante 60.739 espectadores, consiguiendo el récord de mayor público de fútbol femenino de la historia.

El Real Madrid, un equipo Champions, que ha batido todos los récord habidos y por haber no tenía equipo femenino. Ok Diario y El Mundo confirmaron que esto va a cambiar a partir de la próxima temporada. El equipo de Florentino Pérez ha llegado a un acuerdo con el CD Tacón, que ha ascendido este año a la Liga Iberdrola, y les va a comprar su plaza en la Primera División por algo más de 300.000 euros.

Al final el deporte debería ser esto: trabajo, ilusión y juego. Cuando se empiezan a distinguir los géneros comienzan los problemas, y el deporte deja de existir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *