Duelo en la cumbre entre Hamilton y Verstappen

Fórmula 1: Hamilton en el GP de Hungría
Máxima tensión en la cumbre. El duelo Verstappen - Hamilton y Red Bull - Mercedes alcanza su punto álgido antes del parón veraniego. Con todo por decidir, restan doce carreras para coronar nuevo campeón en una temporada tensa e igualada.

Ocho puntos. Esa es la diferencia que separa el Mercedes de Hamilton del Red Bull de Max Verstappen. Hace unos meses hablábamos de lo entretenida que está resultando esta temporada de Fórmula 1 tras la victoria de Verstappen en el circuito Paul Ricard. Desde entonces, cuatro grandes premios han pasado y el orden se ha visto alterado de nuevo. En el ecuador de la temporada, vuelve al liderato Hamilton, pero con un margen más estrecho que en ocasiones anteriores. 

Tras llegar al parón de verano, los pilotos y escuderías han podido disfrutar de un tiempo libre para despejar las mentes después de una serie de carreras que han caldeado el ambiente. El primer destino después de Francia fue, por partida doble, el circuito austriaco, propiedad de Red Bull donde se impuso a los Mercedes con autoridad. La ventaja aumentaba sobre las flechas plateadas. 

Silverstone y la “prueba” de la carrera al sprint

No podía ser otro lugar el elegido más que Silverstone para practicar con el formato de dos carreras. Una innovación que generó muchas críticas entre los seguidores del deporte y que despejó muy pocas de ellas. La “pole” en clasificación fue para Hamilton, que le sirvió para salir desde la primera posición durante la carrera al sprint. En esta prueba del formato de la FIA quedó demostrado su potencial, siempre y cuando estén dispuestos a introducir cambios.

La supuesta pole obtenida por el británico no le sirvió de nada de cara a la carrera, ya que Verstappen le ganó la partida y se hizo con la victoria en el nuevo formato. El triunfo le sirvió para liderar la salida en la carrera del domingo. El experimento dejó imágenes como el adelantamiento de Verstappen a Hamilton o la eléctrica salida de Fernando Alonso que le llevó a ganar varias posiciones para la carrera. No obstante, premiar a los tres primeros no es suficiente, como quedó demostrado. Los equipos no están dispuestos a correr riesgos en una clasificación al sprint que compromete las posibilidades de carrera y que tan solo premia a los más importantes, es decir, Mercedes y Red Bull.

Este formato ganaría relevancia si la parrilla fuese invertida y dotase de un mayor botín de puntos, lo que animaría a tomar riesgos en un recorrido reducido y aumentando el espectáculo, pensando, sobre todo, de cara al espectador. Algo similar a lo que ya sucede en Fórmula 2 y que deja emocionantes imágenes de las estrellas del futuro. Las posibilidades están ahí, solo queda que la FIA se decida al respecto y por supuesto, si los equipos están dispuestos a arriesgar de esa manera, más ahora que sus presupuestos se ven ajustados con los nuevos reglamentos.

Pero, regresando al orden normal de la Fórmula 1, la carrera de Silverstone dejó una clara imagen de lo igualada y reñida que está la temporada. Esta no es otra que el duelo en la primera vuelta entre los dos gallos de la Fórmula 1, que terminó en un desafortunado incidente donde Verstappen se llevó la peor parte. Un enfrentamiento que, no solo marcó la victoria de Hamilton en Silverstone, sino que incrementó, todavía más, las tensiones entre Mercedes y Red Bull. Un golpe sobre la mesa del británico para recuperar su disputado trono. 

Hungría, tierra de milagros y pesadillas

La siguiente parada en el calendario fue Hungría. Verstappen debía rehacerse de lo sucedido en Reino Unido y afianzar su ventaja, que había quedado recortada. Sin embargo, la suerte volvió a ser esquiva para el holandés, que perdía la mitad de su coche en un accidente múltiple iniciado por Bottas debido a la lluvia y que acabó con la carrera de varios pilotos. A pesar de ello, la bandera roja permitió al equipo austriaco de reponer, como pudiesen, los daños del monoplaza de Verstappen. La carrera se convertía en limitar los daños. Otra imagen significativa fue la parrilla de salida con tan solo el Mercedes de Hamilton en primera posición. Un error de estrategia al no valorar la rapidez de secado de la pista y que obligaría al británico a entrar con la carrera en marcha.

Daba inicio así una nueva carrera con protagonistas inesperados. Esteban Ocon y Sebastian Vettel pelearon por la victoria que acabó llevándose el francés. Todo ello gracias a la defensa que realizó Alonso frente a Hamilton durante diez vueltas. Esto permitió retrasar su avance lo suficiente para que Ocon se alzara con su primera victoria en la Fórmula 1. Desafortunadamente, Vettel no pudo mantener su puesto, al cometer una infracción con la carga de combustible restante en su monoplaza. Debido a esta situación, Hamilton adquiría la segunda plaza y Carlos Sainz subía al podio. Con el décimo puesto de Verstappen tras el incidente de la primera vuelta, Mercedes llegaba al parón por delante de Red Bull, su máximo rival.

La segunda parte de la temporada

Con este resultado, la Fórmula 1 se encaminó a unas semanas de descanso. Esperemos que durante este tiempo los equipos hayan reflexionado y se rebaje la tensión de cara a la segunda parte del campeonato. Tras once carreras completadas, restan otras doce que prometen una feroz competencia por alzarse con ambos títulos, algo que durante varios años ha estado monopolizado con autoridad por la escudería Mercedes. La próxima cita tendrá lugar en Bélgica, en el circuito de Spa-Francorchamps durante el último fin de semana de agosto.