El principio del fin de Roger Federer

Roger Federer

Fuente: libertaddigital.com

El suizo anunció el pasado jueves que se mantendrá al margen de las competiciones hasta mediados de junio debido a una artroscopia en la rodilla derecha. ¿Podemos estar ante un más que cercano ‘adiós’ de la leyenda del tenis?

Roger cumple en agosto 39 años, y se puede decir que ha tenido una carrera bastante longeva (además de grandiosa) debido a las pocas lesiones de gravedad que le han acompañado. Precisamente, las dos de esas pocas veces que Federer ha tenido que pasar por quirófano fueron por la rodilla.

En 2016 necesitó intervención quirúrgica al notar un chasquido en su rodilla izquierda cuando le estaba preparando el baño a sus hijas. Poco más tarde, volvió a recaer del problema en su rodilla el día después de la semifinal en el Abierto de Australia ante Novak Djokovic. «Sabía que mi rodilla nunca sería la misma», confesó Federer un año después de su lesión.

Roger Federer Wimbledon 2019 / Fuente: mundodeportivo.com

Una difícil presencia en el Masters

No lo tendrá fácil porque dejará de sumar en muchos torneos y tendrá que hacerlo muy bien en sus pocas participaciones. La Laver Cup y Tokio 2020 no puntúan. Por lo tanto, le quedan seis torneos para terminar entre los ocho mejores del año a la conclusión del TMS.

Por la cantidad de puntos perdidos durante su ausencia, el suizo perderá la tercera plaza de la ATP en beneficio de Dominic Thiem, que podría adelantarle este mismo lunes. Podría hasta quedar fuera del ‘Top 10’ dependiendo los emparejamientos de la organización.

Fuente: lanacion.com

El mayor generador de ingresos, fuera de las cámaras

Pase lo que pase, el campeón de 20 Grand Slams sabe que no le faltarán ingresos. Es el que más genera en publicidad, con 77 millones de euros anuales, y sus partidos tienen un fijo que no baja del millón de euros. La firma japonesa Uniqlo le paga 30 millones de dólares por temporada, los relojes Rolex le aportan otros ocho millones… y demás empresas como Moet o chocolates Lindt hacen que su fortuna ascienda a tal cifra.

Probablemente esta lesión signifique el principio del fin de Roger Federer. No cabe duda de que algún día el maestro suizo dejará de deleitarnos, cosa que no ha dejado de hacer en sus 22 años de carrera como profesional. Será duro despedir a uno de los mejores de todos los tiempos. Y, ojalá, sea lo más tarde posible.