España se clasifica para la ‘Main Round’ del Mundial de Balonmano Femenino

La Selección Española celebra su victoria ante China / Fuente: @RFEBalonmano

Tras ganar el sábado a China (18-33), las ‘Guerreras’, con dos victorias en dos jornadas, cumplen el objetivo básico y sellan su billete a la segunda fase del campeonato.

El sábado se vivió en el Palacio de los Deportes de Torrevieja un auténtico recital de balonmano por parte de la Selección Española, quien no dio opción a China en su segundo partido de la ‘Preliminary Round’ del Mundial de Balonmano. Las ‘Guerreras’, que venían de ganar a Argentina en su debut (29-13), arrasaron y se impusieron con un contundente 18-33, dejando muy buenas sensaciones para lo que resta de campeonato.

La selección rival se presentaba como la gran desconocida de este Mundial de Balonmano. Han pasado 12 años desde que España y China se enfrentaran por última vez. Así pues, la anfitriona no tenía ninguna referencia más allá del primer partido que las asiáticas disputaron contra Austria. Aun así, a priori el rival podía parecer asequible. China venía de perder con Austria por 11 goles. Además, se trata de una selección que cuenta con tan solo 16 jugadoras, de las cuales tres son porteras. Y no solo eso, sino que es un equipo muy joven en construcción con nueve debutantes y pocas jugadoras experimentadas.

Primera mitad: una España férrea en defensa y letal al contragolpe

Desde el inicio del partido, China demostró tener un juego muy distinto al europeo con características muy particulares. Un juego muy elaborado que podía dar sensación de lentitud y mucha desorganización en la línea de defensa.

España empezó con las ideas muy claras, con la intensidad al 200% para evitar sorpresas de la desconocida China. Desde el pitido inicial, las ‘Guerreras’ se mostraron férreas en defensa, provocando las pérdidas constantes de China y sacando rédito con contraataques impecables. Un muy buen arranque de partido que obligó al seleccionador chino a pedir tiempo muerto a los cinco minutos, tras ir ya por debajo en el marcador por 1-5.

Shandy Barbosa durante el partido / Fuente: @RFEBalonmano

La primera parte no dio lugar a sorpresas. España, muy superior en todas las facetas del juego, tenía el partido bajo control. La concentración, su gran actitud en defensa y un ataque muy coral hizo que se fueran al descanso con nueve de ventaja (7-16). Una brecha que podía haber sido aún mayor de no ser por los cinco balones que se fueron al poste y de los dos penaltis de cuatro que no lograron convertir. China con un 25% de acierto y un total de 11 pérdidas no pudo mostrar resistencia.

Segunda mitad: el partido se mantuvo en la misma tónica

Tras el descanso, el guion fue más o menos el mismo. Es por ello que José Ignacio Prades aprovechó para probar diferentes tácticas y nuevas combinaciones en ataque y defensa. Hay que recordar que España contaba con bajas importantes como Lara González (lesión), Alicia Fernández (recuperación) y Silvia Arderíus (descanso), y con la reciente incorporación al equipo de Mireya González. Por lo que era un buen momento, tal y como se estaba dando el partido, para rotar y repartir así minutos de juego entre todas las jugadoras.

Entrada de Lei Gong a Kaba Gassama / Fuente: @RFEBalonmano

China sufría mucho en el uno contra uno y en el dos contra dos, lo que le llevó a generar un juego más duro que se tradujo en cinco expulsiones. Las asiáticas seguían sin conseguir superar la defensa española. Un ataque muy mermado y 20 pérdidas en total, con el añadido de Merche Castellanos. La portera manchega estuvo inconmensurable bajo palos, atajando un total de 13 balones durante el encuentro.

Las anfitrionas pasaron entonces por su peor momento. Cierta relajación por su parte hizo que estuvieran ocho minutos sin marcar con un parcial en contra de 4-0. Pero, un gol desde los siete metros de Carmen Martín rompió la sequía y España se la devolvió al combinado chino con un parcial de 6-0.

Paula Arcos es elegida como MVP / Fuente: @RFEBalonmano

Finalmente, las ‘Guerreras’ se impusieron por 18-33 en un encuentro en el que los goles estuvieron muy repartidos, siendo Shandy Barbosa la máxima goleadora con cinco, por delante de Carmen Martín con cuatro. Además, la alicantina Paula Arcos fue elegida como MVP. La joven promesa de esta selección asumió responsabilidades y demostró su polivalencia en cualquier posición de la primera línea.

España lidera el Grupo H y consigue así clasificarse para la ronda principal del Mundial de Balonmano, a la espera de ese último partido que jugará ante Austria este lunes a las 20:30 horas. Y es que el objetivo es claro: pasar a la ‘Main Round’ con pleno de puntos. “Todavía no está todo hecho. Tenemos que ganar a Austria. Nuestro objetivo es pasar con todos los partidos ganados, con buenas sensaciones, y de momento vamos con buen pie”, declaraba Carmen Campos al final del encuentro.

Celebración de la Selección Española al final del partido / Fuente: @RFEBalonmano