La Selección Española celebra su triunfo en la Eurocopa de 2008. Fuente: @sefutbol (2020)

Un mes marcado en el calendario. Lo que pudo ser, y lo que no ha sido. El 12 de junio debería haber comenzado un mes que los aficionados al fútbol llevaban cuatro años esperando. Hoy se debería jugar la segunda semifinal. El domingo 12 de julio conoceríamos a la selección campeona de Europa. El coronavirus ha frenado el mundo, y como no podía ser de otra manera, también las competiciones europeas. 2020 iba a ser el año de los Juegos Olímpicos de Tokio (aquellos que estuvieron muy cerca de celebrarse en España). También de la Eurocopa de fútbol. La semana en la que se cumplen nada menos que diez años desde que Iker Casillas levantara la primera estrella del Mundial para nuestra selección deberíamos estar celebrando (y también sufriendo) victorias y derrotas en la Copa de Europa. Ambas competiciones se celebrarán, si la suerte se pone de nuestra parte, en 2021. Pero ¿qué hubiera pasado si se hubiera jugado este año? ¿España tenía posibilidades?

Aunque ganar las Eurocopas de 2008 y 2012 y el Mundial de 2010 convirtió a España en una de las selecciones más temidas, los resultados en las últimas competiciones pusieron en duda que el equipo de Luis Enrique pudiera alzarse con la Eurocopa de 2020. En un año pueden pasar muchas cosas. La Selección española continúa teniendo jugadores, muchos de ellos en el once titular, que ya estaban en ese primer triunfo europeo de Luis Aragonés. Eso sí, la veteranía y la experiencia, en muchas ocasiones, tienen un valor muy alto. Pero también, frente a esto, están los jugadores más jóvenes que tienen un año más para mostrarse ante el entrenador y, como no, otros futbolistas que han estado todo el año lesionados y que su presencia en la Eurocopa 2020 estaba prácticamente descartada, como es el caso de Marco Asensio.

Desde la salida de Iker Casillas, la figura del guardameta ha sido una incógnita. Parte de la afición parece no estar de acuerdo en la confianza depositada en De Gea, aunque los entrenadores parecen contar con él. Eso sí, Robert Martínez, el que fuera el entrenador de la Selección durante la ausencia de Luis Enrique, permitió que fuera Kepa quien defendiera la portería.

A pesar de todo, a la Selección española todavía le falta un líder. Alguien en quién apoyarse, ya sea en forma de asistencias, de goles, o incluso de autoestima. Luis Enrique tiene un año para reflexionar, para saber si ha llegado el momento de poner el punto final en algunos aspectos del equipo o el punto y seguido. Esta noche España podría estar jugando la semifinal: ya que nos han privado de disfrutar de la Eurocopa, seamos ambiciosos… Imagina cuál sería tu final soñada. ¿Te atreves? Este año tú decides quién es el nuevo campeón de la Copa de Europa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *