El pasado viernes un terremoto sacudía la ciudad de Zaragoza. Lo que empezaba siendo un rumor que pocos nos creíamos, acabó haciéndose realidad. Y es que a la hora de comer se confirmaba la llegada de Shinji Kagawa al Real Zaragoza, ese “fichaje impactante e ilusionante” con el que nos regalaba los oídos Víctor Fernández días atrás. Maños y mañas, futboleras o no, nos vimos sacudidos por la noticia. Pero, ¿qué tiene de especial esta nueva incorporación?

Kagawa: un jugador TOP…

En primer lugar, desde el punto de vista deportivo es –o al menos, puede ser–, todo un golpe de efecto para el Real Zaragoza. Quizás, de hecho, sea el bombazo del mercado de verano en toda la categoría. El bueno de Kagawa es un viejo conocido de los amantes del fútbol en el viejo continente. A sus 30 años, llega a Zaragoza un habilidoso mediapunta, con capacidad goleadora y buen asistente, que viviría sus mejores momentos en el mítico Borussia Dortmund de Jürgen Klopp. El japonés cayó de pie en el conjunto bávaro e hizo dos grandes temporadas, en las que conquistó dos Bundesligas y una Copa, que le valdrían un billete para el Manchester United. Allí levantaría una Premier League y una Community Shield, pero desde su llegada a Inglaterra no alcanzaría ya el pico de rendimiento de temporadas anteriores.

Fuente: @BlackYellow

Ello no implica que no mantenga unas condiciones futbolísticas impresionantes. No en vano, disputó tres temporadas en los Red Devils, volvió a Dortmund, donde ha permanecido otras 5 temporadas (la segunda mitad de la última cedido en el Besiktas turco) y entre tanto ha sido internacional con Japón 97 veces. Un jugador referente en la historia del fútbol japonés e instalado permanentemente en la élite europea desde que saliera jovencísimo del Cerezo Osaka nipón. La crème de la crème.

… de impacto mundial

Podríamos hacer aquí un monográfico de las características de Shinki Kagawa y analizar las circunstancias que han permitido que un jugador de este nivel haya aceptado recalar en un club que, por mucho que nos pese, hoy en día no tiene apenas nombre en Europa. Pero eso ya lo han hecho muchos otros medios. Kagawa ha de ser un referente, sí, el buque insignia del séptimo proyecto consecutivo de ascenso del Real Zaragoza y cabeza visible de la ilusión de toda la afición. Pero lo que yo quiero destacar hoy es el impacto que ha tenido el fichaje más allá del ámbito puramente deportivo.

Al comenzar el artículo hablaba de un terremoto que sacudió toda la ciudad. Si echamos la mirada atrás, recordaremos jugadores de la calidad de Kagawa, o incluso superior, en nómina del Real Zaragoza. A bote pronto me vienen a la cabeza David Villa, los hermanos Milito o Pablito Aimar. Pero hay dos circunstancias diferentes respecto a todos esos nombres.

La primera de ellas, obviamente, es el papel que ocupa mi querido Real Zaragoza en el panorama español y europeo. Ahora, relevados a un presupuesto modesto de la Segunda División española, nuestra capacidad de aspirar a jugadores de talla mundial es prácticamente nula. Pero hay algo más que ha cambiado respecto a los tiempos de Villa y compañía. Es la terna de las redes sociales, el marketing y el conocido como fútbol moderno. Las reglas del juego han cambiado.

  • Empecemos con las redes sociales. Decía al comienzo que fueras o no futbolero, si resides en la capital del Ebro, el viernes te enteraste del fichaje de Kagawa. ¿Por qué? Pues porque Kagawa tiene en Twitter casi seis veces más seguidores que todo el Real Zaragoza. En un tiempo en el que las redes sociales marcan las pautas de la información, las ciudades de Madrid o Barcelona quizás estén acostumbradas a estos impactos mediáticos, pero no Zaragoza. Un jugador de otro nivel, que llega a Zaragoza con su propio séquito formado por un fisio, un traductor y hasta un cocinero. El Real Zaragoza fue noticia en todo el mundo, desde Alemania (Dortmund) hasta la región de Kobe, ciudad natal de Shinji, pasando por Inglaterra (Manchester United) y París, donde actualmente juega el ilustre zaragocista Ander Herrera y que nos dejó un hilo de tuits para el recuerdo. Ya descendiendo a nivel nacional, #Kagawa llegó a ser el viernes Trending Topic en España… Pues con todos estos ejemplos, imagínense su repercusión en Zaragoza. De hecho, el propio Real Zaragoza, lanzó una noticia la mañana del domingo en su página web en la que detallaba el impacto en redes de su llegada. De locos.
Fuente: @S_Kagawa0317
  • Para continuar, podemos hablar del marketing. No me cabe duda de que la dirección deportiva ha contratado a Kagawa basada en criterios objetivos, futbolísticos. Porque es un jugadorazo. Ahora bien, seguro que al Real Zaragoza no se le ha pasado por alto la capacidad de hacer billetes en forma de la venta de camisetas de Kagawa. Es el Beckham que llegó al Real Madrid, lo que viene siendo un galáctico en toda regla.  Si el Departamento de Marketing del Real Zaragoza evoluciona y demuestra estar a la altura, a buen seguro se le sacará rendimiento fuera del terreno de juego. De momento, no hemos empezado con mal pie. No hay más que ver que el propio Real Zaragoza anunció el fichaje en español, en inglés y ¡en japonés! Si no me falla la memoria, al bueno de Giorgi Papunashvili no se le presentó en georgiano… Ah, y la presentación tendrá que ser en el Auditorio de Zaragoza, ya que la sala de prensa de la Romareda no dará a basto para albergar a todos los medios que se prevé que acudirán el próximo martes al acto oficial. Busquen las diferencias.
  • Y ligado al marketing, llegamos a la tercera pata de influencia, el fútbol moderno. En un fútbol gobernado por los intereses económicos, uno de los temas estrellas es la pelea de Tebas con los horarios. Jugar viernes y lunes, mover las jornadas a las 12:00h y a las 16:00h… todas ellas son herramientas para explotar los derechos televisivos y están especialmente orientadas a alcanzar otros mercados, en especial, el mercado asiático. ¿Qué mejor que fichar a uno de los mejores jugadores japoneses de la historia para alcanzar al público nipón? Si su rendimiento se corresponde con lo esperado, con toda seguridad las gradas de la Romareda recibirán visitas japonesas y las banderas del imperio del sol naciente teñirán el clásico color blanquiazul de nuestro estadio. También el share televisivo subirá para gobernar, más si cabe, las audiencias televisivas en Segunda. Hasta en algunos medios se ha hablado ya de que el Real Zaragoza y la Liga van a ir de la mano para explotar el tirón mediático de Kagawa en el mercado asiático.

En definitiva, tal y como prometió Víctor Fernández, este fichaje ha devuelto la ilusión a toda la afición zaragocista. Si el jugador se acerca ligeramente a sus máximas cotas de rendimiento, el Real Zaragoza va a ganar un jugadorazo de talla mundial en el césped. En su mano estará un salto de calidad tremendo del equipo en tres cuartos de campo. Y, por otro lado, también la tesorería del club y la de la propia Liga engordarán con su llegada. El primer bombazo mediático del Real Zaragoza en la nueva era del fútbol moderno tiene nombre: Shinji Kagawa. Comienza la conquista zaragocista de Japón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *