Kansas City gana la Super Bowl en una noche épica

Instagram Kansas City Chiefs (@chiefs)

Kansas City gana la Super Bowl en una noche épica para el deporte y la música. 50 años después, vuelven a conseguir el triunfo.

El fútbol americano está de enhorabuena. El domingo 2 de febrero fue el día elegido: era el momento de recibir a una de las noches más importantes para el deporte internacional. Y no solo para el deporte; un espectáculo que une fútbol, emoción y actuaciones musicales exclusivas y únicas. Febrero comenzó de la mejor manera que lo podía hacer: el domingo se disputó la Super Bowl, el partido más importante de la NFL (National Football League). Un partido que enfrentó a Kansas City y a San Francisco, a jugadores promesa y a veteranos; a dos grandes equipos que iban a luchar por volver a ocupar un lugar en la historia. Los Chiefs aguantaron la presión del partido y ganaron a los de San Francisco.

Hay quien dice que son los jugadores los que delimitan las etapas y las “eras” de los deportes. Todo parece indicar que Patrick Mahomes no se ha adaptado al fútbol americano, sino que este deporte se ha adaptado al mariscal de 24 años. Fue uno de las grandes protagonistas de la noche. Cuando todo parecía que estaba perdido por el dominio y control de San Francisco, Mahomes y sus Chiefs reaccionaron, sorprendieron y poco a poco fueron ganando ventaja. Sin embargo, el partido no estuvo decidido hasta los momentos finales. Nadie quiso darse por vencido: Jimmy Garoppolo logró burlar a la defensa de los Chiefs y consiguió un estupendo empate (10-10).

Como bien nos han demostrado los deportistas (que se lo digan al Real Madrid), hasta que no acaba el partido hay oportunidades para ganar. Los de San Francisco se volvieron a adelantar (20-10), pero en el último cuarto, Mahomes (la joven estrella), consiguió que su equipo anotara nada menos que 21 puntos. El partido ya estaba hecho; los de San Francisco no lograron reinventarse y superar a Kansas City.

Sin duda fue un partido muy importante para ambos equipos, pero, en especial para Kansas City. El 2 de febrero consiguieron su segundo título de la Super Bowl. Pero, a pesar del triunfo, este club ya tiene varios huecos en la historia de esta competición. Este equipo fue el primero que resultó eliminado (en 1967, contra Green Bay). Tan solo tres años más tarde se alzaron con el triunfo frente al Minnesota.

Es evidente que la Super Bowl es una noche épica; no solo para el mundo del deporte, sino también para el espectáculo. Esta competición cuenta con actuaciones musicales de un nivel muy alto y arriesgado. Shakira y Jennifer López fueron otras de las grandes reinas y estrellas de la noche. Las dos cantantes aprovecharon al máximo los minutos del descanso con un repaso a sus mejores canciones (mención especial a la querida –por todos y todas- canción del Mundial 2010); esta performance ya está catalogada como una de las mejores actuaciones de la historia de la Super Bowl. Hubo más sorpresas musicales, ya que invitaron al escenario a Bad Bunny, J.Balvin y a la joven hija de Jennifer López, Emme Maribel (de tan solo 11 años).

Hasta aquí una de los noches deportivas y musicales más especiales e importantes del año. Ahora toca que Kansas City y todos los aficionados al fútbol americano disfruten; lo próximo, coger fuerzas para la próxima gran competición (o mejor dicho, espectáculo).