La crítica situación del Levante UD

La interminable racha sin ganar del Levante UD

Jugadores del RCD Espanyol celebran un gol ante el disgusto de los jugadores del Levante UD / Fuente: as.com

Con la derrota del sábado ante el Espanyol el Levante UD ha superado el récord de partidos consecutivos sin ganar en 1ª división.

Es difícil que la temporada del Levante UD pueda ser peor. El conjunto de Orriols suma solo 8 puntos tras 17 jornadas disputadas.

Es el único equipo de LaLiga que no ha ganado aún. Incluso el Getafe CF, que arrancó la temporada con 7 derrotas consecutivas, ya ha conseguido ganar en esta temporada hasta en dos ocasiones.

La racha del Levante es aún más preocupante si le añadimos los registros de la recta final de la pasada temporada. No en vano, con la derrota del sábado ante el Espanyol ha superado el récord de partidos consecutivos sin ganar en 1ª división (25) que ostentaba el Sporting de Gijón en la temporada 97-98 y que inevitablemente supuso el descenso del equipo asturiano a 2ª división.

Sin variaciones en la plantilla a pesar de la tendencia

Lo del Levante es de este modo la prolongación de aquella mala racha del final de la pasada temporada. Y es que el conjunto de Orriols no ha sufrido muchas variaciones en su plantilla de cara a la presente temporada.

En el capítulo de bajas solo se marchó Toño García, que acabaría fichando por la SD Eibar, y Rubén Rochina, que al acabar contrato con el club granota decidió retornar al Granada CF. El primero contó la pasada temporada menos que en otras temporadas pero seguía siendo un activo de garantías para el equipo, y el segundo, a pesar de que no fascinó tanto como se esperaba por el gran talento que atesora, también fue una pieza muy importante e imprescindible la pasada temporada.

No se cubrieron estas salidas de manera total en forma de altas. Solo se fichó en un principio a Roberto Soldado, de 35 años y cuya incorporación dos años antes curiosamente desechó el propio Levante por su elevada edad, y Franquesa, lateral que hizo una fantástica temporada en el Girona pero que no está contando con muchos minutos en esta temporada. No obstante, sobre el cierre del mercado se cerró la contratación de Shkodran Mustafi. El teutón venía a reforzar la zaga defensiva levantinista que lleva flaqueando desde hace mucho tiempo. Sin embargo, las las lesiones le están lastrando.

Por otro lado, la mejor noticia ha sido la vuelta a la regularidad de un estandarte como José Gómez Campaña tras una lesión que le mantuvo alejado de los terrenos de juego casi toda la temporada pasada. Sin embargo, ni siquiera el talentoso mediocampista sevillano, a pesar de sus buenas actuaciones, ha podido hacer milagros.

La defensa, el mal endémico

Los problemas defensivos del Levante vienen de lejos. Ya con Paco López, a pesar de realizar temporadas bastante buenas, esto era un clamor. El equipo acostumbra a encajar muchísimos goles y esa tendencia no ha cambiado. Ello no sería un problema tan grave, si como en previas temporadas, la zona ofensiva estuviese acertada. Lo que fallaba la zaga lo compensaban los fantásticos registros en ataque de José Luis Morales y Roger Martí. Además, a su gran labor se sumaba la fantástica aportación tanto en goles como asistencias de hombres de posición en principio más retrasada como Melero y De Frutos.

A pesar de ello, no se puede decir que los registros goleadores de esta temporada sean en absoluto negativos. De hecho, el Levante está lejos de ser el equipo menos goleador a pesar de ser colista, ya que ha anotado 16 goles, más que algunos equipos que están en una posición cómoda en LaLiga. Sin embargo, el problema parece venir de la defensa. El Levante ha encajado 32 goles y es con diferencia el conjunto más goleado de la categoría.

Cambios en el banquillo sin resultados

Se echó a Paco López pensando que un nuevo técnico traería aire fresco. La primera decisión fue reemplazarlo por Javier Pereira, un técnico con poco bagaje como primer entrenador pero que era conocido en la casa por su pasado como asistente de Jim en aquella mágica temporada 2011-2012. No obstante, hubo dudas en torno a su contratación. Apenas ha durado 7 partidos en el banquillo. Lo más destacado quizá haya sido el empate contra el Atlético de Madrid y un par de empates en los que el conjunto granota mereció la victoria, pero pecó de falta de acierto en los metros finales.

Finalmente se le destituyó y se ascendió a Alessio Lisci, técnico del filial, al primer equipo, en principio, de manera interina. Se pensó que se iba a buscar algún entrenador contrastado como José Luis Mendilibar. Sin embargo, al final se ha optado por mantener a Lisci. El italiano conoce perfectamente el club al haber trabajado en las distintas categorías inferiores del club, pero quizá sea un experimento muy arriesgado en la coyuntura actual. Sus resultados hasta el momento son un empate y una derrota en liga. Al menos logró la victoria en Copa del Rey 8-0 al Huracán Melilla, al menos ahí pudo llevarse una pequeña alegría el club valenciano.

La irregularidad de los últimos años

Si hay algo que acompaña al club valenciano, es la irregularidad. El Levante ha conseguido meritorios y trabajados empates contra Real Madrid y Atlético de Madrid en partidos en los que incluso mereció más. Sin embargo, este gran trabajo está empañado por los resultados que cosecha contra equipos de en principio menor nivel. Perdió 3-0 ante el Granada y ha encajado 4 goles ante el RCD Espanyol. Son bagajes defensivos muy preocupantes que pueden acabar por condenar al Levante al descenso.

Una situación aún reversible

Ahora mismo la salvación se sitúa a 7 puntos, aunque, a pesar de los resultados, solo estaba a 5 puntos hasta antes de esta jornada. Queda aún mucha campeonato pero si no empieza a lograr alguna victoria, el Levante podría verse abocado al desdichado descenso.

A principio de temporada nadie hubiera esperado esto, a pesar de la racha negativa del final de la pasada temporada, debido a que se veía que el equipo ya estaba listo para luchar por cotas más altas que la mera permanencia en la categoría. No empezó bien la temporada, pero se podía pensar que al igual que la temporada pasada se le daría la vuelta a la situación con paciencia y buen juego. Sin embargo, esa reacción no ha llegado, ni siquiera con los cambios de entrenador. Aún queda tiempo para revertir la situación, pero la situación es cuanto menos crítica.