La hegemonía rusa

Rusia es la potencia de la gimnasia rítmica, gracias a los métodos de su entrenadora y seleccionadora Irina Viner y al sacrificio de sus gimnastas, pero, ¿todo vale?

A sus setenta años, Irina Viner ha logrado la hegemonía rusa en la gimnasia rítmica. Con campeonas de la talla de Yevguenia Kanáyeba (dos oros olímpicos), Margarita Mamun (actual campeona olímpica) o Yana Kudryavtseva (13 veces campeona del mundo). Ha conseguido que los primeros puestos siempre lleven su nombre.

 

El sacrificio de las gimnastas

No son todo éxitos y oros en el mundo de la rítmica, y mucho menos en Rusia. Un país en el que la gimnasia rítmica tiene una enorme influencia y las gimnastas de élite son tan conocidas como en España los futbolistas. Las gimnastas que llegan a la competición internacional han sacrificado su vida por este deporte. Allí, tienen que cumplir unos cánones y un rendimiento muy específicos, ya que hay una enorme cantera. Y por lo tanto muy pocas posibilidades. Solo las que valen acaban llegando al oro.

Mamun y Yana
fuente: Kudryavtseva_y en instagram

Viner no solo tiene una innegable influencia en el deporte, si no que también es importante en la sociedad rusa. Su marido entra en la lista de las 40 personas más ricas del mundo. Por eso, se codea con los altos cargos soviéticos y es muy respetada en la sociedad. Tanto que llega a casar a algunas de sus gimnastas con otros deportistas de élite. Para asegurarles una buena vida tras su retirada.

Over the limit:“¡No eres un ser humano, eres una atleta!”

Over the limit es un documental que desveló los extremos entrenamientos Rita Mamun, la actual campeona olímpica en su camino hacia el oro. El documental nos plantea la duda de si todo vale para conseguir el éxito.

Soldatova, Mamun, Irina Viner y Yana fuente: ritamamun en instagram

Mamun no cumple el cánon establecido de la escuela rusa, como sí lo hace Yana, su contrincante: fina, rubia, alta, con unas piernas infinitas y una agilidad y delicadeza que distingue a estas gimnastas. Por el contrario, Mamun es morena, de tez oscura, y de movimientos más toscos. Pero tiene algo que la distingue del resto, su perseverancia y una presencia en el tapiz que hace que no puedas dejar de mirarla.

Los métodos que utiliza Irina Viner para lograr que Mamun llegue a ser una flamante gimnasta son bastante cuestionables. «No está preparada. Hay que entrenarla como a un perro» dice en el documental, hablando sobre Rita. Y es que las palabras y el desgaste mental son una de las bazas que usa para asegurar el éxito. El documental logra captar la soledad la frustración que tiene la gimnasta al no terminar sus ejercicios perfectos y cómo se siente tras las duras reprimendas de su entrenadora.

Aunque Mamun no partía como favorita para el oro, (lo hacía su compañera Yana) con su impecable actuación en las finales en los cuatro aparatos, y un fallo de Yana, consiguió hacerse con el título de campeona olímpica. Algo por lo que había luchado y se había sacrificado toda la vida. Aun así, no aclara si todo el sufrimiento mereció la pena.

fuente: ritamamun en Instagram

Tokio 2020

Actualmente las rusas siguen siendo las protagonistas pero hay alguna gimnasta que se está colando en los podiums. Las gemelas Dina y Arina, las Averinas, ocupan los puestos más altos, sustituyendo a las retiradas de río. Pero otra rusa lucha por su plaza en Tokio: Aleksandra Soldatova. Aleksandra es una amante empedernida de España, y así lo hace notar siempre que viene a competir a nuestro país. Vaya quien vaya el encuentro acabará siendo histórico y estará lleno de emoción, como todo lo que protagonizan las gimnastas rusas.