El combinado nacional de rugby femenino se prepara para el Mundial de 2021

El pasado sábado 3 de marzo se disputó la final del Campeonato de Europa de rugby femenino. El enfrentamiento resultaba ser una reedición de la pasada final del campeonato, entre las escuadras española y holandesa. En los tiempos que corren, donde el fútbol monopoliza todo, es importante reflejar los logros de una federación que trabaja incansablemente por seguir cosechando éxitos.

La escuadra española se impuso con autoridad a las holandesas en un contundente 40-7 en la final disputada en Bruselas. Con este título, Las Leonas suman su sexto campeonato europeo, el cuarto desde el año 2010. Para llegar hasta la final, la selección se impuso a Alemania en un encuentro que finalizó 44-7. Otra vez el mismo rival que en 2016, cuando se celebró en Madrid. En aquella ocasión, Las Leonas vencieron a las holandesas por un 36-7.

Sin embargo, a pesar de todos los logros de estos últimos años, España continúa fuera de un Seis Naciones femenino. Parece ser que esta institución continúa mirando más por una serie de interés que por otros. Así es como deja de lado los logros y el esfuerzo llevado a cabo Las Leonas.

Un equipo con este palmarés y rendimiento debería jugar contra las mejores de Europa, asegurando el aumento de la competitividad. Pero, lamentablemente, esto no es así, y las jugadoras tienen que seguir disputando competiciones de un nivel de segunda línea. Esta es una de las reclamaciones que desde el seno de la selección se realizan.

Ahora solo queda demostrar sobre la hierba que este equipo no puede parar de crecer. Las propias jugadoras reconocen que las nuevas generaciones vienen mejor preparadas y con muchas ganas de demostrar su valía. Todavía queda un largo camino por recorrer, pero es importante ir marcándose objetivos, como el Mundial de 2021 de Australia. Para entonces, desde la Federación española de Rugby esperan formar un equipo que siga en esta línea competitiva y que demuestre el verdadero nivel que hay en nuestro país.

En la Copa del Mundo de 2017, España fue encajada en el grupo B, junto a Inglaterra, Estados Unidos e Italia. Todas ellas son un de un nivel superior, aunque Italia es la selección más pareja a España. La fase de grupos dejó a la escuadra española en 9º lugar. El puesto permitió a Las Leonas disputar la fase de clasificación del 9º al 12º puesto. En esta serie de partidos, las españolas se impusieron 31 a 7 al combinado de Hong Kong. El partido por el 9º puesto fue un enfrentamiento entre España e Italia, donde las segundas se hicieron con la victoria por 15 a 20.

Es importante señalar la ausencia de Escocia, una de las selecciones pertenecientes al Seis Naciones y que demuestra un nivel inferior al resto. Es importante de cara a entender por qué desde España se reclama su puesto en el campeonato. Además, para añadir aún más aliciente, las españolas fueron expulsadas de ese mismo torneo en 2007.

Temas burocráticos aparte, la federación española de rugby debería congratularse del creciente interés y popularidad de este deporte entre las jóvenes, ya que cada vez es más frecuente la práctica de este deporte. Por tanto, el futuro es esperanzador y, quién sabe, igual algún día vemos a Las Leonas levantando un Seis Naciones. Lo que sí que es seguro es que van a luchar por presentar un proyecto competitivo de cara al próximo mundial. ¡Mucha suerte Leonas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *