La gran noticia deportiva del pasado viernes era la retirada de Fernando Torres. Desde Tokio, el Niño anunciaba que ponía fin a su exitosa carrera, a los 35 años. Y apenas hace unas semanas Xavi hacía lo propio a la edad de 39 años. Hoy en día no sorprende que los jugadores de fútbol se retiren a estas edades, pero no hace tanto esto era impensable. Las carreras profesionales se están alargando y es frecuente encontrar deportistas de élite de 40 años. Repasamos algunos de estos casos en diferentes disciplinas deportivas.

FÚTBOL

Podemos añadir muchos ejemplos a los ya indicados de Xavi y Torres. Me vienen a la cabeza Iniesta (35) y Villa (cumple 38 en diciembre), que siguen rindiendo a alto nivel en el Vissel Kobe japonés. O en la división de plata, podemos destacar la renovación del delantero del Elche, Nino, que cumplirá los 40 años vistiendo la franjiverde. Goleador de profesión, si anota en la próxima temporada, que lo hará, cumplirá 23 años consecutivos marcando. Una locura. Y si miramos hacia la cúspide, Cristiano Ronaldo (35 años) y Messi (en junio cumplirá 32) siguen siendo los grandes dominadores del fútbol mundial y, además, parece que les queda cuerda para rato.

Fuente: Twitter @LaLiga

Pero, ¿qué ha hecho que los jugadores prolonguen tanto su ciclo profesional? Hace unas semanas escuchaba al bueno de Kiko Narváez –ex-delantero gaditano mítico del Atlético de Madrid– diciendo que en su época a los 30 y pocos estabas colgando ya las botas. Y lo argumentaba diciendo que ellos tenían uno o dos fisioterapeutas por equipo, mientras que ahora cada jugador tiene el suyo propio. Estoy muy de acuerdo con ese argumento. En primer lugar, este seguimiento permite evitar lesiones y, en segundo lugar, de producirse, los nuevos tratamientos auguran mejores recuperaciones. Y es que hace unas décadas una lesión grave te podía obligar a decir adiós al fútbol, mientras que hoy contemplamos cómo Sergio Asenjo, tras romperse cuatro veces el ligamento cruzado, sigue siendo uno de los grandes porteros de nuestro país.

Pero no creo que sea el único factor que explique la dilatación del ciclo profesional de los futbolistas. Más allá del seguimiento médico, el juego es menos duro que antaño, cuando se podían ver entradas criminales en cada jornada. Todavía tiemblo viendo, por ejemplo, la entrada de Goikoetxea a Maradona… El hecho de dar a los árbitros herramientas para cortar este juego duro –antes hacía falta mucho más que ahora para sacar una tarjeta roja– ha ayudado a corregir esta agresividad excesiva, como también el mejor estado de los campos. Pero también hay que tener en cuenta otros aspectos como la tecnología, que permite hacer un seguimiento personalizado y exhaustivo de las cargas de los jugadores, el cuidado de la alimentación, evitar los excesos y no salir cada fin de semana, etc. Todo ello permite ver sobre el verde no solo futbolistas sino más bien auténticos atletas.

TENIS

Probablemente, éste es el deporte donde más queda patente que las “viejas glorias” siguen marcando las diferencias. Hoy encontramos en el TOP 10 de la ATP jugadores jóvenes muy prometedores –pensemos en Dominic Thiem, Alexander Zverev o Stefanos Tsitsipas, números 4, 5 y 6 del mundo respectivamente–. Todos ellos tienen un talento increíble, están en continua progresión y ganan torneos. Hasta que llega la hora de la verdad. Porque los Grand Slam sigue siendo cosa de tres elegidos. Llegar a una final de Roland Garros no sirve para nada si el que está enfrente es Nadal, que se erige en un muro imbatible, tal y como atestiguan sus 12 títulos en la tierra batida parisina. Algo parecido ocurre en Wimbledon con Federer (8 títulos) y en Australia con Djokovic (7 títulos).

Fuente: Twitter @ATP_Tour

En la historia del tenis lo habitual siempre ha sido que los jóvenes impusieran su ritmo y fueran sucediendo en la cumbre a los jugadores más mayores. Sin embargo, estos tres caballeros (Federer cumple 38 en agosto, Nadal tiene 33 años recién cumplidos y Djokovic acaba de cumplir 32) están perpetuando su dominio mucho más de lo que cabría esperar. Pensemos en otros grandes mitos del tenis: Pete Sampras, con 14 Grand Slam en su mochila, se retiró a los 32 años; el genio sueco Björn Borg, habiendo conquistado 11 Grand Slam, colgó la raqueta a los 26 años; y André Agassi, con 8 Grand Slam, alargó su retirada hasta los 36 años, aunque levantó su último grande en Australia a los 33. El ciclo se está alargando.

El siguiente gráfico muestra la edad de los ganadores de Grand Slam en los últimos 15 años (el periodo analizado es 2004-2018 y no se cuenta 2019 porque aún no se han disputado Wimbledon ni US Open). Del gráfico se desprende la clara hegemonía de Federer, Nadal y Djokovic, que han ocasionado que la edad media de vencedores de Grand Slam se dispare en los últimos años.

Fuente: Elaboración propia.

MOTOR

En términos similares podemos hablar del mundo del motor. Carlos Sainz, el padre, ganó su segundo rally Dakar en 2018 con 55 años, Fernando Alonso, a sus 37 años, sigue siendo un referente en numerosas disciplinas, Valentino Rossi sigue cabalgando su Yamaha en MotoGP con 40 años y el campeón mundial Kimi Räikkönen cumplirá, al menos, 40 años a los mandos de un monoplaza en el Gran Circo. Todos ellos no solamente tienen buenas manos, llevan una preparación física brutal y no extraña que sigan dominando.

OTROS DEPORTES

La lista es infinita, pero destaco aquí otros grandes ejemplos de deportistas de élite veteranos:

  • Jesús Ángel García Bragado, marchista que cumplirá 50 años este octubre, no descarta participar en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Serían sus octavos Juegos. Impresionante.
  • A sus 47, la leyenda del balonmano español, José Javier Hombrados, ha renovado con el BM Guadalajara y seguirá defendiendo con maestría su portería en la Liga Asobal.
  • Teresa Perales, con 43 años, sigue siendo un mito activo del deporte paralímpico.
  • Pau Gasol, que cumplirá 39 años este verano, es un icono del baloncesto español y sigue siendo un activo imprescindible en la NBA.

Como vemos, la tendencia de envejecimiento de la élite es generalizada en todas las disciplinas. Y es que el deporte en sí mismo y la propia ciencia del deporte están evolucionando, lo que permite que el pico de forma se alcance más tarde y se mantenga más tiempo. Cumplir años ya no es óbice para ser deportista de élite. Al contrario, como el buen vino, mejoran con los años. Treintañeros y cuarentones marcan el ritmo.

Y al margen del deporte profesional, pero no por ello menos importante, me gustaría destacar al ajedrecista más longevo de Aragón. Nacido en 1923, es un infalible cada fin de semana, en cada torneo de nuestro circuito y todos le tenemos un gran cariño: Don Juan Codina Escudero. Con él tuve el privilegio de protagonizar un artículo de El Jueves, gracias a una fotografía tomada en el Torneo Internacional de Ajedrez de Alcubierre de 2017. Todo un ejemplo. El deporte no conoce edad.

Fuente: El Jueves, 23/02/2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *