Real Zaragoza: ¿Las casualidades existen?

Nuevo partido aplazado para el Real Zaragoza. Fuente: Instagram @RealZaragoza (2020)

La Liga ha aplazado tres partidos del Real Zaragoza en lo que llevamos de temporada. ¿Las casualidades existen?

Hay veces que pequeños detalles definen el futuro y el destino de un equipo de fútbol. Evidentemente ganar todos los partidos es muy importante y necesario para seguir adelante. Pero todo influye. Todo influye cuando a un equipo, en estos seis meses que llevamos de temporada, le han aplazado tres partidos. Puede que las causas sean justificadas, puede que no… pero algo está ocurriendo. ¿Te imaginas que aplacen tres partidos al Real Madrid o al Barcelona? y, ¿dos de esos encuentros sean en menos de un mes? Seguro que no. Pues esto es lo que le ha pasado al Real Zaragoza. ¿Existe algún otro precedente?

El 18 de septiembre, un mes después de comenzar la Liga, el Fuenlabrada pidió que aplazaran el partido contra el Real Zaragoza porque la mayor parte de la plantilla tenía gastroenteritis. Esta excusa fue muy comentada y debatida por todos los aficionados al fútbol, especialmente entre los blanquillos, ya que justo unos días de que se disputara el encuentro, los jugadores del Fuenla disfrutaron de unas fiestas patronales. Hay que recordar que el club maño se encontraba en sus mejores momentos durante esta jornada; a partir de entonces, lesiones impredecibles de jugadores importantes hicieron que cambiara el rumbo del equipo. Y, hablando de fiestas, unos dias antes de Reyes, el Zaragoza se debería haber enfrentado al Sporting de Gijón. Diez jugadores del equipo asturiano alegaron que tenían gripe y fiebre, por lo que no estaban capacitados para jugar.

Pero todavía hay más. La última jornada, cuando el Zaragoza estaba pisando los talones a la segunda plaza de la clasificación, el árbitro decidió que no se debía jugar el encuentro contra el Mirandés por el mal estado del campo a causa de la lluvia. Fue una suspensión muy criticada, porque, además, todavía no han fijado una nueva fecha. Sin embargo, también es cierto que no es la primera vez que se pospone un partido por problemas metereológicos. ¿Quién no recuerda el aplazamiento del Celta-Real Madrid porque se estaba cayendo el techo de Balaidos por las lluvias? El problema del que estamos hablando aquí es que es, cuanto menos curioso, que hayan aplazados tres partidos del Zaragoza, dos de ellos en dos semanas cuando, con un partido menos, está a seis puntos del líder de la Segunda División.

A pesar de todo, quizás podemos afirmar que este ha sido el año de los «aplazamientos» o, quizás de los más importantes y, en un futuro, recordados. Claro ejemplo de ello, fue el Clásico, ese enfrentamiento entre el Barcelona y el Real Madrid que tuvo que disputarse en diciembre por la situación que se estaba viviendo en Cataluña. 

Es evidente que, si hay causas justificadas, un partido se tiene que aplazar. Pero aquí está el problema, en qué se entiende como causas justificadas. Puede que las casualidades existan y todas hayan querido ir contra el Real Zaragoza… pero también puede que no. ¿Deberían ser más exigentes para establecer qué causas pueden aplazar un partido de fútbol? ¿Hubiera ocurrido algo semejante con un equipo de Europa de la Primera División? Pase lo que pase, cada vez queda menos para que termine la Liga y para que cada equipo tenga la plaza que se merece.