La idea de una Superliga vuelve a sonar en Europa

@dsanhernandez

 

Disfrutemos de la Champions y del fútbol tal y como lo conocemos mientras podamos ya que los cambios pueden estar al caer. Los clubes con más potencial europeo han recibido esta semana el primer boceto del plan, que parece cada vez más viable,  2022 podría ser el año.  Para algunos clubes europeos el formato Champions está  desfasado,  ha muerto, no se encuentra al nivel del fútbol europeo y ahora buscan ir a por más, más partidos, más audiencia, más polémica, más “fútbol”. 

Apuestan por lo que llaman, y lleva ya muchos años sonando, Superliga europea.  Sus bases  están aún  por definir pero, la idea es acercarse a la movilización que causa la  NBA. Los equipos europeos líderes ya han recibido esta semana lo que podrían ser las bases. 36 equipos en total que se repartirán en cuatro bombos, según la clasificación en sus respectivas ligas, a partir de ahí se definirían los rivales pero, no siguiendo la estructura de una fase de grupos, sino jugando 10 partidos diferentes. Los 16 mejores pasarían así a  las fases eliminatorias. 

El proyecto busca promover la audiencia entre  países donde las ligas nacionales parecen haber caducado.  Aunque lo cierto es que, en el caso de España, la liga nacional parece seguir funcionando y por tanto los efectos económicos podrían ser contrarios.

Atletico, Barca y Madrid  serían  los candidatos a representar a España entre los mejores de Europa, y la competición ya ha contado con el aprobado de algunos  representantes europeos entre ellos Florentino Pérez. Tebas por su parte, ha querido expresar un rotundo no: “es un sueño de dos o tres administradores europeos a los que les da igual la solidaridad”. Además, ha destacado la inviabilidad de un proyecto que parece aún llevarse a cabo desde la clandestinidad. 

El público, mayormente en contra, apunta a la extinción del fútbol y piden ser protagonistas eclipsados por los intereses económicos. El fútbol debe ser lo que quiera el aficionado que sea. De momento, y esperemos por mucho tiempo,  seguirán uniendo los domingos a desconocidos en la grada que recorren de punta a punta España, a familias enteras frente al televisor o al grupo de amigos que se ven los domingos en el bar para animar al equipo de su ciudad.