Antes de comenzar esta entrada quiero dejar patente que no quiero criminalizar a nadie por su orientación sexual y/o lugar de nacimiento. Me gustaría tratar este tema tan sensible con la mejor precisión que pueda transmitir. Si alguien ve algún error o se siente insultado, no dude en comentar esta entrada. Se ha procurado que las fuentes sean lo más fiables.

En los años 80, oficialmente el 5 de junio de 1981, comienza a hablarse de la aparición de la enfermedad debido a una rueda de prensa por parte de Centros de Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos (CDC). Habían transmitido casos de neumonía, una enfermedad oportunista. Más tarde, aparecieron varios casos de un cáncer de piel denominado sarcoma de Kaposi. Los pacientes murieron y, debido a que eran en su mayoría hombres homosexuales activos, la prensa lo bautizó como “peste rosa”.  A su vez, apareció lo que se denominó el grupo de las 4 haches: Homosexuales, Haitianos, Hemofílicos y Heroinómanos. Por tanto, se descontroló en lo que respecta a relaciones heterosexuales.

Esta enfermedad sesgó la vida de millones de personas mientras la comunidad médica trataba de controlar lo que estaba ocurriendo. En 1984, se aisló y se purificó el virus por parte de 2 científicos del Instituto Pasteur. Años después, se denominó VIH. Esta enfermedad demostró la cantidad de mitos existentes conforme a la aparición de esta y el uso del preservativo. A todo esto se le sumó la histeria colectiva, provocando incluso inadmisiones en colegios.

Ahora se sabe mucho más, existen dos tipos de VIH, VIH-1 y VIH-2, siendo el primero muy agresivo mientras que el segundo es predominante en regiones de África. Se conoce su comportamiento en el cuerpo, la forma en la que provoca el deterioro del cuerpo. No es lo mismo VIH que SIDA, siendo este último una situación de grave inmunodeficiencia. Por supuesto, convivir con una persona seropositiva NO te pone en riesgo de contraerlo, en un contacto cotidiano no es transmisible. Se contagia en el caso de transmisión sexual o por vía fetal. También se ha avanzado en su tratamiento, los retrovirales consiguen que se tenga una vida normal. Depende del país de nuestra residencia, están más cerca o lejos de las personas. A esto se le añaden nuevos descubrimientos, como el PrEP , entre muchos otros.

Me gustaría hacer énfasis en que debemos terminar como sociedad con la serofobia. Sí, así se llama el rechazo a estas personas. Este rechazo ni protege ni ayuda en la lucha contra esta enfermedad. Es hora de que como sociedad avanzada acabemos con ella, la que se puede atajar con información fiable, por ejemplo, la web de Apoyo Positivo.

Esta enfermedad ha calado en la cultura popular, incluso representantes de esta nos han hecho cambiar nuestra percepción. Es inolvidable la figura de Freddy Mercury, homosexual declarado, que luchó hasta el final por su vida. Incluso trasladó su lucha a la música con himnos como “Show must go on” o “We are the Champions”. Como canciones, añado, “Fallo Positivo” de mecano. El cine no se pudo mostrar ajeno ante la realidad social, nos brindó películas como “Philadelphia” o “Dallas Buyers Club”. La segunda es quizá menos conocida. Como serie, recomiendo INDETECTABLES,  es bastante instructiva y esta producida por Apoyo Positivo en colaboración con el medio “Estoy Bailando”.

El Estado debería aprobar pronto el Pacto de Estado contra el VIH y proporcionar una mejora en la Sanidad Pública. También debe declarar ilegales las cláusulas discriminatorias en contratos laborales y oposiciones públicas.

Para acabar, hago una llamada a la prevención. Hay que usar preservativo, no hay más, previene esta y otras muchas ETS. No solamente los embarazos. Hay lugares donde se pueden realizar pruebas rápidas como las farmacias o donde se te puede apoyar como en asociaciones LGTB+. Ve al médico si notas algo extraño.  Ayúdanos a acabar con el VIH y la serofobia, a esto le venceremos juntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *