Voluntariado; conjunto de acciones desinteresadas, altruistas y solidarias donde se aporta tiempo, recursos o conocimientos para contribuir a una o varias causas.

Pequeñas contribuciones pueden hacer grandes cambios, aunque también es necesario ver la otra cara de la moneda. Analizamos junto con Andrea, María, Marina y Yaiza, cuatro voluntarias con amplia experiencia, esta acción social y su futuro.

El voluntariado como forma de vida

Yaiza nos decía durante el debate que el voluntariado es una actitud, una forma de vida. Una filosofía de ver que hay mucho mundo fuera y que se puede ayudar a mejorar las cosas. El voluntariado se puede ejercer día a día con pequeñas acciones, sin necesidad de irte a otros países.

Marina nos decía que el voluntariado no es ‘ir a salvar el mundo’, sino una forma de involucrarse. Formar parte de situación y mostrar que hay otras formas de actuación.

Tras debatir sobre la ayuda humanitaria de emergencia, María considera que no se encuentra para nada a favor de enviar voluntarios, ya que no reciben la formación necesaria.

Y Andrea planteaba el interrogante de si el voluntariado, entendido como forma de vida, es una vuelta a la humanidad.

La figura del voluntario occidental

Marina nos decía que el voluntariado es algo para ricos. “La gente que no tiene recursos intentan salvarse ellos y como mucho al de al lado”. El voluntariado es algo forzado por nuestra parte, ya que disponemos de tiempo y recursos. Yaiza defiende su visión del voluntariado como una actitud, más que una acción puntual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *