Cambio climático; ¿está el mundo todavía a tiempo?

Hoy en día, uno de los mayores desafíos que pone en riesgo el planeta y la humanidad es el cambio climático. Desde alteraciones meteorológicas hasta el aumento de temperaturas y del nivel del mar, el cambio climático pone en peligro a toda la sociedad y medio ambiente. En los últimos años, la comunidad internacional, consciente de la gravedad del asunto, ha comenzado la búsqueda de soluciones mediante la firma de tratados y acuerdos para implementar medidas.

Estocolmo 72’ fue el primer encuentro mundial (113 países) en el que se discutieron cuestiones relativas al medio ambiente, a diferencia de las anteriores, cuyo objetivo era promover la paz y evitar conflictos. Convocada por la Asamblea General de la ONU en 1968, se organizó porque el ambientalismo empezó a ser un tema de relevancia en el mundo entero.

En 1992 se celebró la Conferencia de Río de Janeiro, en la que se pretendía examinar la situación ambiental mundial desde 1972, y establecer varias medidas para proteger el planeta y el medio ambiente. Más tarde, el Protocolo de Kioto (1997), fue el principal tratado ambiental firmado por un número significativo de países. 18 años después, en 2015, se firmó el histórico Acuerdo de París. El objetivo principal de éste era combatir el cambio climático y acelerar e intensificar las medidas necesarias para un futuro sostenible, como la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. A diferencia del Protocolo de Kioto, el Acuerdo de París no es vinculante y los países son libres de firmarlo e incluso cumplirlo, lo que está poniendo en peligro el propio acuerdo y su efectividad. Nicaragua y Siria fueron los únicos países que no lo firmaron, y en junio de este año, el presidente estadounidense Donald Trump confirmó que lo abandonarían.

A pesar de la presión de Naciones Unidas, Unión Europea, multinacionales y la comunidad científica, en junio de este mismo año Donald Trump tachó el Acuerdo de París de “debilitante, desventajoso e injusto” y confirmó que se retiraban del mismo. “Fui elegido para representar a los ciudadanos de Pittsburgh, no de París. No se puede poner a los trabajadores ante el riesgo de perder sus empleos. No podemos estar en permanente desventaja”, afirmó. La retirada del país, que es el segundo emisor global de gases de efecto invernadero, supondrá un gran retraso en los logros que el tratado busca cumplir, ya que es una gran fuente de financiación y tecnología. De hecho, el presidente ya ha eliminado la aportación al grupo de científicos que radiografían el cambio climático en el planeta, el IPCC. Sin embargo, la comunidad internacional ya está buscando maneras de reemplazar la potencia mundial, como la propuesta del presidente francés Macron, quien ha sugerido que la Unión Europea supla esa financiación en la Cumbre del Clima de este año, que se está celebrando estos días en Bonn.

Los protagonistas de esta Cumbre están siendo los presidentes de Francia y Alemania, Macron y Merkel. Ambos han propuesto los estados, las ciudades y las empresas de EEUU como contrapeso a la decisión de Trump. “El sector privado norteamericano y las ciudades”, ha añadido Macron, “compensarán” la retirada de Estados Unidos. En la Conferencia, que finaliza mañana viernes, el Secretario General de la ONU Antonio Guterres también se ha pronunciado, afirmando hay buenas noticias respecto a la acción climática: los mercados de carbono están creciendo y fusionándose, y el mercado de bonos verdes se está expandiendo.

Sede de la Cumbre del Clima 2017, Bonn (Alemania).

Aún así, informes de la Comisión Europea indican que siete Estados europeos “no están en el camino para cumplir con los recortes de las emisiones a los que se habían comprometido para 2020”.  Por otro lado, otro informe, éste de ONU Medio Ambiente, muestra que con los compromisos actuales solo se llegará a cumplir con un tercio de lo que se necesita para permanecer en las zonas de seguridad del Acuerdo de París, y los científicos pronosticaban que este año se vería el primer aumento de las emisiones de CO2 de los últimos tres años.

Estudiante de Relaciones Internacionales interesada en política, conflictos, terrorismo y seguridad internacional.

Deja un comentario