Cinco rutas de «road trip» para disfrutar del verano

Los abaratamientos de los costes de transporte en el sector de la aviación han motivado una gran expansión en el número de rutas. Los desplazamientos entre grandes ciudades son más fáciles que nunca. Por menos de treinta euros, te puedes plantar en Roma, Berlín, Londres o Ámsterdam. Por tanto, actualmente, solo nos planteamos ir por carretera a lugares muy concretos situados no más de 400 kilómetros.  Asimismo, con tanta precariedad, comprarse un coche y sacarse el carnet de conducir se han convertido en una quimera para los jóvenes. Apenas podemos alquilar una habitación, ¿cómo vamos a comprar un coche? Todo ello, ha provocado que los “»road trip»” sean cosa del pasado. Sin embargo, en este artículo, se van a reivindicar. No existe mayor sensación de libertad que la de moverse sin depender de horarios y la de diseñar y dirigir tu propia ruta. Querido lector, si desea sentir dichas emociones, le proponemos cuatro rutas. Por supuesto, dichas rutas pueden ser modificadas tanto como usted quiera. Porque en este viaje: el director es usted. Y no tiene ninguna limitación.

1. RUTA POR EL CANTÁBRICO

Fuente: Google Maps

La última semana de junio y el mes de julio han sido duros desde el punto de vista meteorológico. Calor casi todas las semanas con máximas que superaban los 45ºC y mínimos que apenas bajaban de los 23ºC. Descansar ha sido toda una odisea. Sin embargo, ha habido una parte del país que se ha librado: la parte noroeste de la Península. Mientras que nos achicharrábamos en el resto del país, en ciudades como A Coruña o Gijón, la media de las temperaturas máximas en el último mes ha sido inferior a 25ºC. Por ello, este viaje es altamente recomendable para todas aquellas personas que quieran huir del calor.

La ruta

Junto con temperaturas más suaves,  esta ruta permite disfrutar de fantásticas ciudades como San Sebastián, Bilbao, Santander, Gijón, A Coruña y de fantásticos pueblos como Zumaya, Castro Urdiales, Suances, Llanes, Ribadeo y su Playa de las Catedrales o Villagarcía de Arousa.  Pero el gran aliciente de este viaje es disfrutar de los maravillosos paisajes pintorescos que caracterizan a la costa cantábrica y atlántica. La fusión de montaña y mar unido al verdor de la zona crean estampas preciosas.

Por otro lado, este viaje se puede complementar con alta montaña dada la cercanía de la Cordillera Cantábrica que, si bien, no tiene las cotas más altas del país, destaca su gran verticalidad pues se pasa de 0 a 2000 metros en cortas distancias. No es casualidad que los grandes colosos de la Vuelta Ciclista a España se encuentren en Asturias.

Aunque la parada final del viaje sea Sanxenxo, el Benidorm gallego y un magnifico lugar para pasar unos días sin hacer nada después de tan largo viaje, a pocos kilómetros se encuentra Pontevedra, una ciudad con un casco antiguo maravilloso y totalmente limitado al tráfico rodado.

2. LOS PIRINEOS

Los Pirineos son también un destino maravilloso para pasar unas semanas. Estamos hablando de la cordillera más importante que existe en nuestro país dado su longitud y sus altitudes. En este caso, el viaje se centra en disfrutar de los angostos valles, de la gran cantidad de senderos y de los pequeños pero encantadores pueblos medievales situados en las faldas de las montañas. Además, el origen del Reino de Navarra y de la Corona de Aragón se encuentra en estas montañas por lo que visitar los Pirineos es una oportunidad única para entender cómo se formó nuestro país y como se ha llegado a la actualidad. Es una oportunidad única para aprender idiomas y olvidarse del mantra de “háblame en español”, pues la ruta comprende lugares en los que se habla vasco, aragonés, aranés y catalán. Todo ello sin descartar el francés, pues Francia está al lado y los Pirineos franceses son también muy interesantes, especialmente, si amas el ciclismo.

La ruta

Fuente: Google Maps

Además de pueblos como Elizondo, Ansó, Hecho, Torla, Aínsa Benasque, Vielha o la Seu de Urgell y paisajes que quitan respiración como el Batzán, el Valle de Hecho y Ansó, los parques nacionales de Ordesa y Monte Perdido y Aigüestortes, no se puede descartar la posibilidad de parar un día en Andorra y comprender el funcionamiento de un microestado ni de comprar lotería en Sort, situado en el Pirineo leridano.

Para acabar de enamorar al lector, la última parada del viaje es Cadaqués y el Cabo de Creus. Cadaqués es, sin duda, uno de los pueblos más bonitos de España cuya visita ha de ser obligatoria. Y la guinda final, la subida al Cabo de Creus, el punto más oriental de la Península. La inversa de Finisterre. Tanto Cadaqués como el Cabo de Creus albergan numerosas calas en las que descansar después de más de 850 kilométros. Si desea algo más turístico y menos salvaje, cerca de Cadaqués está Roses, capital del Alto Ampurdán y un destino perfecto para el turismo de sol y playa.

3. » ROAD TRIP» POR CASTILLA Y LEÓN

El Pirineo vasco, navarro y catalán le pueden incomodar si usted es muy español. Además, el pirineo oscense es uno de los feudos socialistas con pueblos pequeños poblados por jóvenes que anteponen el cuidado al medio ambiente y el respeto al medio ambiente al crecimiento económico. Para compensar estas circunstancias, Castilla y León, la comunidad o región (término que allí gusta más) más de derechas de España, con respeto a la provincia de Almería y Murcia.

La ruta

Como yo vivo en Zaragoza, voy a diseñar un «road trip» practicamente circular que comienza y finaliza en la provincia de Soria. El punto de partida es Soria y el punto final es Medinaceli, situado en plena A-2. Catedrales góticas, pueblos románicos y la gastronomía tradicional son motivos más que suficientes para realizar este «road trip». Los paisajes sorianos que inspiraron a Machado, las imponentes catedrales de Burgos y de León, el Palacio Episcopal de Astorga, el casco histórico de Salamanca y Segovia y la muralla de Ávila le enamorarán. Asimismo, Castilla y León está repleta de pueblos pequeños con encanto como Pedraza, Sepulveda (ambos dos localizados en Segovia), Puebla de Sanabria (Zamora) o Ledesma (al oeste de Salamanca) o el mencionado Medinaceli (Soria) en los que perderse durante unas horas. Cuidado si deciden ir a Peñalba de Santiago, en León, pues está incluido en el listado de “Pueblos más bonitos de España” pero no hay carretera; solo un camino en el que se ha quedado atascado más de una persona (noticia el Pais).

Fuente: Google Maps

Además, la libertad de un «road trip» puede ser aprovechada para lugares situados cerca. Destacamos el nacimiento del río Ebro en Cantabria o los cañones del Río Sil y la Ribeira Sacra en la provincia de Ourense. También merece la pena resaltar la olvidada comarca de las Hurdes, uno de esos lugares por los que el tiempo no transcurre y situada entre la provincia de Cáceres y de Salamanca. Todas estas propuestas más destinadas a disfrutar del medio natural son perfectas para complementar el viaje descrito en el mapa anterior.

4. EL LITORAL MEDITERRÁNEO

La última propuesta que presentamos es una ruta por todo el litoral del Mediterráneo. La masificación que sufren estas poblaciones en verano explica que agosto no sea el mejor mes para plantearse hacer esta ruta. Pero el litoral mediterráneo alberga pequeñas joyas que valen la pena recalcar. Ya saben: la felicidad está en las cosas pequeñas.

La ruta

El punto de partido de este «road trip» es Portbou-Port de La Selva en plena frontera francesa. A partir de ahí, se sigue el litoral mediterráneo. La cantidad de pueblos que se suceden es interminable. Por ello, nosotros hemos hecho una pequeña selección, pero la idea es parar en todos aquellos que pueda resultar interesante al lector. En mi caso, el criterio elegido ha sido pueblos con encanto o lugares pintorescos. Por ello, en la siguiente imagen, vienen seleccionados aquellos lugares más llamativos:

Fuente: Google Maps

A pesar de su masificación y la falta de lugares vírgenes, el litoral mediterráneo sigue siendo un lugar inspirador. Para ello, hay que disfrutar de los pocos pueblos medievales o incluso pesqueros que, en muchos casos, han sido engullidos por líneas y líneas de apartamentos y hoteles, muchos de ellos, construidos de forma ilegal y otros construidos antes de que existiera la protección ambiental.

Si bien el resto de propuestas han sido pensadas en lugares con las que irte con la pareja, este viaje es también perfecto para hacer con amigos pues podemos encontrar numerosos pueblos en los que, en vez de disfrutar de la naturaleza o de su arquitectura, se disfruta de la fiesta. En primero de Bachillerato, tuve un profesor de filosofía que argumentaba que solo existe el turismo sexual. Así que, si no tienes con quién ir y tienes unos días libres, recorre la costa del Mediterráneo pues puede alegrarte la existencia.

Finalmente, como hemos comentado anteriormente, no solo debemos limitarnos a la costa. El interior de Cataluña, Valencia y Andalucía engloba pueblos y ciudades en los que merece la pena detenerse, aunque solo sea unas horas como Girona o Ronda o los pueblos blancos de la Sierra de Grazalema. La última parada propuesta es Cádiz porque es una ciudad maravillosa que respira historia por sus esquinas. Además, se puede aprovechar un par de días para descansar en los arenales situados cerca de esa ciudad. No obstante, el «road trip» se puede alargar hasta Ayamonte o incluso hasta el Algarve.

5. «ROAD TRIP» POR LAS ISLAS

Finalmente, para terminar nuestro listado, recomendamos realizar un «road trip» en cualquiera de las islas de España. Tanto por sus dimensiones como por su relieve, las más interesantes son Mallorca, Gran Canaria y Tenerife sin descartar la posibilidad de visitar cualquiera de las islas occidentales de Canarias. El relieve abrupto de las islas mencionadas es el principal motivante de realizar este viaje. Ello te permitirá abandonar las zonas más masificadas y conocer el estilo de vida de los habitantes de la isla.

Coll dels Reis (Mallorca, IB). Fuente: Google Imágenes

Si hablamos de Mallorca, tenemos que hablar de Sa Calobra, situado al noroeste de la isla cuyo Coll dels Reis y sus curvas en forma de herradura es especialmente llamativo para los moteros. Sobre las Canarias, simplemente el hecho de abandonar los típicos dominios mediterráneos y atlánticos de la Peninsula y adentrarse en un clima subtropical, con sus temperaturas suaves y humedad, con una vegetación autóctona.

EPÍLOGO

Independientemente del plan que elijas, lo importante es que descanses y recargues las pilas este agosto. Es la temporada perfecta para olvidar los problemas, pasar página e iniciar la recta final del 2019 con múltiples ilusiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *