Los secretos de la mejor serie del año

Esperábamos este 2017 que la serie del año fuera Juego de Tronos. Sin embargo, la magnífica producción y el potente argumento de «The Handmaid’s Tale» superaron con creces las aventuras de Poniente.  Ahora bien, nadie se esperaba que una producción nacional mejorara a las criadas. Estamos hablando de «El Proceso», una serie coproducida por la Generalitat de Cataluña y el Gobierno de España que se ha convertido en un auténtico fenómeno de masas en el último mes. Su impacto ha llegado a tal punto que, a día de hoy, es imposible hablar de ella sin caer en spoilers puesto que, prácticamente, ha sido vista por todo el mundo.

El argumento de la serie es sencillo: Cataluña, una comunidad autónoma de España, en un principio, desea realizar un referéndum que culmine en la independencia del territorio. Ahora bien, la legislación española lo impide y, por ello, su gobierno tiene que convencer al gobierno estatal de que le dejen votar sobre esa cuestión. Sin embargo, la fortaleza de la serie se encuentra en sus personajes que han alcanzado una complejidad que dependiendo del tipo de espectador de la serie, los mismos pueden ser héroes o villanos. También hay que destacar los personajes secundarios: desde políticos con un elevado poder de influir en la toma de decisiones hasta periodistas que, en ocasiones, se han convertido en el centro de la trama. Nada que envidiar a la alabada House of Cards”

Pero no todos el éxito se encuentra en los personajes pues estos apenas han cambiado con respecto a temporadas pasadas. Gran mérito lo tienen también los guionistas que han sabido construir un argumento sorprendente. Como todo el mundo sabe, la temporada comenzó con un acontecimiento trágico que parece que unirá ambas posturas irreconciliables. Con todo, esa unión no se alcanza y desde el primer capítulo, se observa la voluntad del lado catalán de votar pase lo que pase. Efectivamente, logran votar pero la respuesta del Estado es sangre y porrazos a partes iguales. A pesar de todo, el resultado de la consulta no es lo suficientemente amplio como para llevar a cabo la independencia. Pero ello no es impedimento para que se proclame la independencia y al mismo tiempo la suspenda. El giro argumentativo es brutal.

A partir de ahí, se inicia una serie de capítulos de un ritmo frenético en el que ambas partes intentan abrir un proceso de negociación. El clímax se alcanza en ese penúltimo capítulo en el que, justo cuando estaba todo apalabrado, la negociación salta por los aires. Otra genialidad de los guionistas que nos hacen creer una cosa y en el último momento, la cambian. Ello desemboca en una de las mejores season final” que se recuerdan. A lo largo del último capítulo, se consuma la independencia que es respondida con soledad por parte de los amigos extranjeros. Aun así, lo más aclamado de ese capítulo son esos minutos finales en el que parte del gobierno de Cataluña entra en prisión y otra parte huye. Es la guinda del pastel a esta temporada que ha sorprendido, fascinado, indignado y horrorizado a partes iguales.

Lo mejor de todo es que solo vamos a tener que esperar un mes para la próxima temporada. La serie ha sido todo un éxito de audiencias en los dos canales principales que ha sido televisada: La Sexta, que ha batido su récord de share histórico y TV3, que ha puesto fin a su sangría de audiencias. Por ello, los guionistas no quieren hacer esperar más a sus fieles y se espera que para diciembre, comience la emisión de la nueva temporada.

Nosotros estaremos allí para comentarla.  ¿Te lo vas a perder?

NOTA: La fantástica foto que encabeza este artículo está extraída de la cuenta del gran @_tuan_:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *