Mallorca es mucho más que playa, fiesta y veraneo. La isla goza de una riqueza natural y cultural envidiable que te invitamos a descubrir con esta propuesta.

En agosto de 2019 nuestro colaborador Gabriel Cabañas realizó un viaje de seis días a la isla. El itinerario que ofrecemos recoge todos los movimientos de su estancia para que te animes a disfrutarla a mesa puesta.

Día 1: Salida en ferry desde Valencia

Recorrer Mallorca con tu propio vehículo ahorra problemas con el confort al conducir, el equipaje y el presupuesto. El viaje comienza con el desplazamiento a la tierra de las flores, la luz y el amor para disfrutar de un día en la ciudad hasta coger el ferry de la compañía Baleària que zarpa a las 21:45 h.

Una opción es visitar la Ciudad de las Artes y las Ciencias, ya que se encuentra muy cerca del lugar del que sale el barco. Habrá tiempo de sobra para reponer fuerzas tras las visitas, pues el trayecto dura toda la noche.

Día 2: Alojamiento, Portocristo, Cuevas del Drach y baño en Cala Mondragó

La jornada comienza llegando a Palma de Mallorca a las 7: 30 h. Tras desayunar se emprende el camino al alojamiento Agroturismo Son Joseph de Baix, ubicado en el Km 8, 5 de la carretera de Portocolom a Portocristo.

Esta finca resulta ideal para disfrutar del silencio y desconectar del ritmo ajetreado de otros puntos de la isla. Sus habitaciones no tienen ni radio ni televisión, pero desde allí se puede acceder fácilmente a calas casi desiertas. Además sus dueños brindan un trato cercano y detallista que remata la experiencia.

Una vez recuperadas las fuerzas, se continúa el itinerario hasta Portocristo para comer junto al mar. En las horas de más calor se busca refugio visitando las Cuevas del Drach, cuya entrada incluye un concierto de música clásica en el que se genera un ambiente mágico. Es preferible comprarla por internet, ya que hay descuentos.

Un baño al atardecer en Cala Mondragó y la admiración de su belleza cuando anochece cierran el día. Si se quiere estar más rato es posible cenar en alguno de sus restaurantes.

Detalle del interior de las Cuevas del Drach (Elaborada por Gabriel Cabañas)

Día 3: Baño matutino, Capdepera y Manacor

Mallorca no sería Mallorca sin sus calas. El día arranca con un baño en las accesibles a pie desde el alojamiento: Cala Magraner (20 minutos), Cala Sequer (25 minutos) o Caló d’es Serral (15 minutos). Posteriormente, se emprende la marcha al municipio de Capdepera para visitar su castillo. Desde allí y por solo 3 € disfrutamos de unas vistas panorámicas de los ecosistemas de la isla, así como de un museo de artesanía cestera.

Se plantea un baño en Cala Mesquida con un paseo por las dunas cercanas pasada la media tarde. El día de excursiones acaba por el centro de Manacor (ciudad donde nació Rafa Nadal) con una cena admirando su catedral. Cabe mencionar como propuestas Factoría, Entrevins o los crepes de Mig I Mig.

Día 4: Serra de Tramuntana y Cabo Formentor

Toca visitar el Parque Natural de la Serra de Tramuntana. Es uno de los orgullos de Mallorca, ya que en 2011 fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sobre las 13:00 h se emprende la marcha: el objetivo es llegar a Andratx (ubicado a 92 km) a la hora de comer. Allí se degusta el Frito Mallorquín en El Dimoni Dins Jo (7 € ración para 2 personas).

Por la tarde se visita el paraje recorriendo la carretera MA-10, vía a la vieja usanza no apta para aquellos que se marean fácilmente. La primera parada es la Torre del Verger en el camino de Estellencs a Banyalbufar, de acceso gratuito y con unas magníficas vistas de los acantilados. Es preferible visitar alguno de sus pequeños municipios si se viaja con mayores o personas de movilidad reducida, ya que el acceso resulta complicado.

La marcha continúa hasta Sóller, donde merece la pena detenerse unas horas. Se sugieren la visitas a la Parroquia de Sant Bartomeu y a la mítica estación desde la que parte el tren hacia Palma, con museo modernista incluido. También se puede bajar al puerto en tranvía.

Merienda en Sa Fàbrica de Gelats y reanudación del viaje hasta Cabo Formentor, pues habrá que llegar pronto para coger sitio y disfrutar de la puesta de sol desde el faro.

Vistas de acantilados desde Cabo Formentor (Elaborada por Gabriel Cabañas)

 

Puesta de Sol en Cabo Formentor (Elaborada por Gabriel Cabañas)

Día 5: turismo en Palma de Mallorca

Tras 1 h de viaje comienza la jornada de visita a la capital. Entrada a su catedral para admirar el rosetón más grande del mundo y la capilla modernista de Miquel Barceló. El precio es de 8 € y 6 € para estudiantes y mayores de 65 años, aunque se puede entrar gratis en horario de misas. La entrada incluye la visita al claustro y al museo.

El otro plan del día es recorrer la ciudad con una visita guiada de la compañía Free Tour. Se trata de un tour de formato peculiar, pues el pago se realiza entregando la voluntad al finalizar. Los recorridos parten del Parc de la Mar (al lado de la catedral) y se realizan a las 11:00 h y a las 17:00 h con previa reserva. Durante los mismos se pasa por la Iglesia de Santa Eulàlia, el barrio de la judería, el ayuntamiento y el Palacio de la Almudaina entre otros.

Callejear por el centro es siempre buena opción, sobre todo si se juega a encontrar las esculturas que recrean las cabezas de los comerciantes de la zona.

Catedral de Palma de Mallorca y alrededores (Elaborada por Gabriel Cabañas)

 

Escultura de la cara de un comerciante de Palma (elaborada por Gabriel Cabañas)

Día 6: Despedida en Cala Barques

No hay mejor forma de cerrar la estancia en Mallorca que un baño rodeado de naturaleza. Se proponen el desplazamiento a Cala Barques (67 km) y la comida en Ca’l Patró, lugar ideal para probar algunos platos típicos de la gastronomía mallorquina.

El recorrido llega a su fin con una mochila llena de anécdotas y aventuras. Se toma el ferry de vuelta a la península, o en su defecto, uno a otro destino del archipiélago balear.

Paisaje apreciable durante el baño en Cala Barques (elaborada por Gabriel Cabañas Moyano)

Algunas webs de interés

Siempre pueden apetecer otros planes y alargar la estancia. Será útil consultar el apartado Cultura y Patrimonio de la web del Consell de Mallorca, la Agenda cultural del Consell de Mallorca o el apartado de información turística de la web del Govern des Illes Balears.

1 pensamiento sobre “Mallorca express: turismo en Palma, naturaleza y gastronomía

  1. Es gratificante imaginarse un baño en esas calas, un paseo por el interior de la isla o la búsqueda de la cara de los comerciantes en la ciudad de Palma, después de estos meses difíciles. Y ese tour donde se paga «la voluntad»… Qué bueno. Estupendo artículo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *