No hay espacio para series en la televisión en abierto

Rear View Of Family Sitting On Sofa In Lounge Watching Television

El pasado 22 de septiembre se celebró la gala Emmy que confirmó que las mejores series están en HBO, Netflix y Amazon. De todos los canales generalistas estadounidenses, solo NBC ganó dos galardones. La consecuencia es que la audiencia está dando la espalda a la televisión en abierto. Ha pasado en Estados Unidos y está pasando en España.

El primer síntoma fue el fracaso de las series estadounidenses en el prime time español. Pero hubo un tiempo en el que las franquicias de CSI arrasaban en audiencias los lunes en Telecinco. O la revelación que supuso “House” y “El Mentalista” en Cuatro y laSexta respectivamente. Destacan los fracasos en las emisiones de series tan consolidadas como “Juego de Tronos” o “Big Little Lies”. De hecho, en los últimos años, solo “The Good Doctor”, una serie normalita, ha obtenido audiencias interesantes.

La novedad es que esta crisis de audiencias en la ficción en abierto se ha reproducido en las series españolas. Repasemos los datos de los estrenos de la semana pasada:

  • Malaka: 1.150.000 y 8% (Lunes 23, La 1).
  • Toy Boy: 1.849.000 y 13,6% (Miercoles 25, Antena 3).
  • Señoras del (h)AMPA: 907.000 y 8,4% (Miercoles 25, Telecinco).
  • Estoy vivo: 1.595.000 y 11,1% (Jueves 26, La 1).

A pesar de estar viviendo “el mejor momento de las series españoles”, ninguna llega a los dos millones de espectadores. Además, no son series quemadas, pues salvo «Estoy vivo», las otras tres series están en su primera temporada. Detrás de este fenómeno no solo se esconde la fragmentación de la audiencia en numerosos canales, pues los datos de los programas y realities show son considerablemente mejores. Aquí va la prueba:

  • Got Talent España: 2.622.000 y 22,4% (Lunes 23, Telecinco)
  • La Voz Kids: Audiciones: 2.070.000 y 15% (Lunes 23, Antena 3)
  • La Voz Kids: Audiciones: y 2.196.000 y 15,6% (Martes 24, Antena 3)
  • GH VIP: Límite 48 horas: 2.317.000 y 23% (Martes 24, Cuatro)
  • MasterChef Celebrity: 2.327.000 y 19,5% (Miércoles 25, La 1)
  • GH VIP: 2.769.000 y 29,6% (Jueves 26, Telecinco)

Al listado anterior, podríamos añadir las ediciones diarias de “El Hormiguero” que suelen superar los dos millones de espectadores. Los datos son claros: los españoles ya no consumimos series en abierto sino que acudimos a estas televisiones a seguir reality y talent shows así como programas en directo. En este sentido, tanto Telecinco como LaSexta son las cadenas mejor situadas pues la mayor parte de la oferta de ambas televisiones es en abierto.

La comodidad de las plataformas, los horarios absurdos de la programación, las molestas faltas de publicidad en medio de diálogos, y la absoluta falta de respecto al espectador con continuos cambios de programación en el último momento han colmado la paciencia de los españoles. La versatilidad, la comodidad y la gran oferta que ofrecen las plataformas son motivo suficientes como para compensar el pago de alguna de estas plataformas. Es más, la audiencia del último capítulo de “La Casa de papel”, el gran éxito de Netflix España y de la que habló el gran y talentoso Adrián Aguilar, el Charles Leclerc de las letras, obtuvo menos audiencia que los programas enumerados anteriormente ya que no llegó a los dos millones de espectadores.