Salir de tu hogar a estudiar y otras formas de crecer como persona

Banderas, nacionalidades e idiomas. Fuente: UdeA

Vivir esta experiencia dentro o fuera de tu país se convertirá en una de las mejores de tu vida, crecerás y serás protagonista de miles de aventuras.

 

Salir de tu zona de confort, ya sea en tu país de origen o en el extranjero para estudiar no suena nada mal. Pero si a esto le añades conocer a gente nueva, un idioma y lugares a los que viajar, suena todavía mejor, ¿no?

Lo cierto es que la mayoría de los que tienen la oportunidad de vivir esta experiencia, la califican como inolvidable. Y aunque pueda presentar ciertos inconvenientes en un primer momento, como pueden ser los documentos, solicitudes y todo el proceso de acuerdos; y por supuesto la financiación, los «pros» siguen ganando a los «contras». Y eso, es una realidad.

Erasmus+, que cumple treinta años, Séneca o el Programa por las Américas y Oceanía son algunos de los más conocidos programas de intercambio que se promueven durante el periodo universitario. Cada año, cientos de estudiantes solicitan su plaza en alguno, pero solo unos pocos pueden disfrutar de esta experiencia ya que los convenios son en cierto modo limitados. De hecho ya son más de 3 millones de universitarios los que han participado del más concurrido de los programas, el de Erasmus.

Aquellos estudiantes que decidan formar parte de cualquiera de estos programas tendrá derecho a una beca que le ayudará a cubrir las necesidades básicas. Gracias a este incentivo, se pretendía favorecer la movilidad de los alumnos y claro que funcionó. En el curso de 1987 participaron 3.244 alumnos; en 2104 fueron 291.383 los que realizaron un intercambio. De ellos, 42.537 decidieron emprender la experiencia en España, que es el primer destino elegido por los europeos para estudiar con estas becas. Seguido de Alemania (32.871), Reino Unido (30.183), Francia (29.558) e Italia (21.564).

Parece un tópico, pero una frase que se ha convertido en eslogan de los programas de intercambio es:

“Cambiando vidas, abriendo mentes”

Y veamos por qué.

1. Conocerás a nuevos amigos que se quedarán para siempre:

España es el país que más estudiantes envía con becas Erasmus a países europeos y lo más probable es que convivas con gente española desde el primer momento si es una de tus preocupaciones. Sin embargo y con el paso de los días, conocerás a gente maravillosa de todos los lugares del mundo con los que compartirás experiencias de lo más enriquecedoras de intercambio de cultura y a los que, en un futuro tendrás que visitar. Sin duda, es lo más valioso de todo, las personas con las que vas a compartir esta experiencia.

 

2. Tendrás una vida social más activa que nunca:

Durante tu estancia fuera, queda terminantemente prohibido quedarse encerrado en tu habitación. Aunque esto no te va a ser nada fácil. Cientos de planes surgirán con tus nuevos amigos y no los podrás rechazar. Desde compartir una cena y ver una película hasta descubrir los rincones más bonitos de la ciudad. La diversión está asegurada y tus días serán mucho más intensos que antes. Además, viajarás a distintos lugares gracias a las oportunidades que las diferentes Asociaciones y Agencias ofrecen a precios muy asequibles y con una gran cantidad de actividades muy diversas.

3. Aprenderás nuevas culturas:

Un dato muy curioso que nos aporta la Agencia EF es que el programa Erasmus fue nombrado así en honor a Erasmo de Rotterdam (1465-1563). Este era un académico holandés que vivió en varios países experimentando diferentes vivencias y conociendo otras culturas. Tiene todo el sentido del mundo, ya que es una de las claves de este tipo de programas. El intercambio de culturas, las tradiciones históricas, culinarias y de vida que se experimentan durante el viaje. Un aprendizaje continuo, de persona a persona.

4. Y también, en el caso de que viajes al extranjero un nuevo idioma:

Es uno de los principales objetivos y lo conseguirás por más españoles que se pongan en tu camino. Tendrás que utilizar el idioma para todo: para quedar con otros estudiantes después de clase o incluso para hacer la compra. El resultado: llegarás a casa hablándolo mejor de lo que pensabas.

5. Da un nuevo enfoque a tus estudios:

Estudiar en otro lugar del mundo dará un nuevo enfoque a tu carrera profesional porque aunque vayas a estudiar el mismo grado, las asignaturas, el contenido y el método del destino nunca será igual al ya conocido.

6. Añade puntos positivos a tu CV:

Cualquiera de estos programas de intercambio universitario ayudará a mejorar tu expediente académico y afianzar competencias muy válidas en el mundo profesional. Además, según el momento de tu carrera en el que decidas irte, puedes aprovechar para hacer prácticas profesionales, por lo que podrás añadir a tu CV una experiencia que resulta muy atractiva y positiva a la hora de la selección de candidatos.  Según Adecco Professional, el 31% de las empresas requieren a sus candidatos hablar una lengua extranjera. El conocimiento de un idioma extranjero junto con tu experiencia internacional, te hará un candidato más fuerte en un proceso de selección laboral.

7. Autosuficiencia: 

Si para algo sirve una experiencia como esta en la que vives solo y sabes que tienes un sustento económico mínimo es para aprender a vivir con lo imprescindible. Aquí puede comprobarse la realidad de esa mítica frase «Valorarás lo que tienes cuando no lo tengas». Pues sí, porque si vivías con tus padres: ni comida hecha, ni lavadoras puestas ni ropa limpia, planchada y doblada lista para salir. Según la Oapee, en 2011/12 la ayuda media mensual de un estudiante era de 261€. Esto no da para mucho, pero los estudiantes aprovechan al máximo los descuentos que ofrecen varios establecimientos al mostrar el carnet de estudiante y compartiendo habitación en residencias, es una de las opciones más económicas.

8. Como resultado, te servirá para madurar y crecer como persona:

Ya no se te pondrá nada por delante, ya que sabrás desenvolverte en otro lugar que no es tu ciudad a la que estás acostumbrado. Superarás todos los inconvenientes que vayan surgiendo y te convertirás en una persona segura de sí misma. Algo muy importante es llegar como si fueses una esponja, abierta a absorber todo tipo de conocimientos, experiencias personales de otros compañeros y vivencias porque eso, es lo que más te hará crecer.

Es muy complicado encontrar algún estudiante que se haya ido de su ciudad o pueblo durante su carrera y que te diga que la experiencia no mereció la pena. Ahora solo te queda elegir destino, un poco de suerte y lanzarte a disfrutar de una de las mayores aventuras de tu vida.