Hoy, 8 de marzo, se celebra un año más el Día Internacional de la mujer. Un buen momento para mirar atrás, reflexionar y preguntarse en qué medida nuestra sociedad ha avanzado. Un golpe de realidad en el que nos percatamos de que es necesario exigir más cambios pero también una fecha para celebrar la fuerza y valentía de aquellas mujeres que destacaron en la historia de su región y/o país.

Son todavía innumerables las lacras que cada día, sufren las mujeres. El acoso sexual, la violencia, los actos machistas y la discriminación hacia su persona son algunos de los muchos motivos que ocupan continuamente los titulares o las portadas de los medios de comunicación. Sin embargo, y a pesar de las no pocas reivindicaciones porque esto se erradique de una vez por todas, siguen existiendo motivos por los que luchar.

El Día Internacional de la Mujer nos brinda la oportunidad de transformar el impulso en acción, de empoderar a las mujeres en todos los contextos, y rendir homenaje a las activistas que trabajan sin descanso defendiendo los derechos de las mujeres y animando a las mujeres a que se desarrollen plenamente.

Una celebración que llama a prestar atención al cumplimiento o no de los derechos de los que son poseedores todos los seres humanos. Esto es, tanto hombres como mujeres. Sin embargo, en casi todos los aspectos del desarrollo, debido a las arraigadas desigualdades y discriminación por razones de género, las mujeres viven en peores condiciones que los hombres rurales o las mujeres urbanas.

¿Por qué el 8 de Marzo es el día Internacional de la mujer?

El papel de la mujer antes de la revolución industrial era el cuidado de los hijos y las tareas doméstica. Sin embargo durante esta revolución, en el año 1820, se introdujeron al sector laboral bajo unas condiciones mínimas en comparación con los hombres. Solo podían ser empleadas, no habían altos cargos para las mujeres, su sueldo era notablemente inferior que el de los hombres llegando a trabajar entre 13 y 14 horas añadiendo la realización de las tareas del hogar.

Por ello un 8 de marzo en 1857 las obreras textiles de Nueva York recorrieron los barrios ricos de la ciudad protestando por las míseras condiciones en las que se veían obligadas a trabajar.  A partir de esa fecha surgen distintos movimientos. Uno de ellos ocurrido el 5 de marzo de 1908 donde alrededor de 130 mujeres, obreras en la fábrica de Cotton de Nueva York, se manifestaron reclamando igualdad salarial, disminución de la jornada laboral, mejores condiciones higiénicas y un tiempo para amamantar a sus hijos. Lo trágico de este suceso fue ese mismo día en la fábrica mencionada anteriormente pues ocurrió un incendio que acabó con la vida de más de 100 mujeres, se comenta que fue ocasionado por el dueño de esta fábrica quien ordenó cerrar las puertas y provocar el incendio para que las mujeres se rindieran  en sus reivindicaciones.

Dos años más tarde, en 1910, se convocó en Copenhague, la Internacional Socialista, una reunión de mujeres socialistas, en donde la política alemana, Clara Zetkin conocida por su lucha por los derechos de la mujer, propuso celebrar, el 8 de marzo, en recuerdo de la muerte de estas trabajadoras denominado, el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. En esta reunión participó más de 100 mujeres de 17 países.

Además el 8 de Marzo de 1910 el Gobierno de España autorizó el acceso de las mujeres a la Universidad en igualdad de condiciones con los hombres. Anteriormente se conoce la historia de dos españolas que ya habían accedido a la Universidad, Elena Maseras, primera mujer matriculada en la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona en el año 1872  y Concepción Arenal, quien tuvo que disfrazarse de hombre para ingresar en la Facultad de Derecho en la Universidad Central de Madrid, tras descubrir su identidad realizó un examen de acceso satisfactorio por lo que le permitieron continuar sus estudios.

El 19 de marzo de 1911 se celebró por primera vez el Día de la Mujer solo en Alemania, Austria, Suiza y Dinamarca con reuniones a los que asistieron más de 1 millón de mujeres y hombres, donde se exigió el derecho al trabajo y la no discriminación laboral. No obstante el 25 de Marzo de ese mismo año ocurrió una catástrofe. Alrededor de 140 mujeres fallecieron en el incendio de la  la fábrica Triangle de Nueva York. Este suceso tuvo repercusión en la legislación laboral de Estados Unidos lo que hizo que se cuestionaran las bajas condiciones laborales que las mujeres debían asumir para realizar sus oficios.

Entre 1913 y 1914, en vísperas de la primera guerra mundial las mujeres, rusas celebraron su primer Día Internacional de la Mujer en febrero de 1913. En el resto de Europa, fue celebrado al año siguiente en torno al 8 de marzo sororidandose con las demás mujeres.

En 1975 las Naciones Unidas celebraron, por primera vez, el Día Internacional de la Mujer el 8 de Marzo. Finalmente en 1977 la ONU reconoció de manera oficial el 8 de Marzo como el día Internacional de la Mujer.

Hoy 8 de marzo, seas o no mujer, únete a la lucha por la igualdad, por el respeto y por la libertad. Aprovecha el momento y actúa para cambiar la vida de muchas mujeres minadas, hundidas y rechazadas. Es nuestro momento.

El 8 de marzo, únete a las activistas de todo el mundo, aprovecha el momento, y pon de tu parte para transformar las vidas de las mujeres allí donde se encuentren. ¡Ahora es el momento!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *