Buenos propósitos por tu VIHda

Ayer fue Año Nuevo, tenemos 12 meses por delante para lograr esos buenos propósitos que rondan por nuestras cabezas. Sólo 2 días antes, las uvas y el champán invadían la escena mientras las campanadas sonaban de fondo. Algunos pasamos las horas anteriores a la docena de uvas preparándonos psicológicamente para los nuevos desafíos de 2020. Posiblemente, repitamos algún tópico como dejar de fumar, durar más de un día en el gimnasio o aprender inglés. O no. Por eso os intento dar una idea de última hora: poner atención en nuestra salud sexual a través de controles rutinarios e información fidedigna. Para hacerlo más atractivo, os dejo con la historia de mi amigo Iulen, especialmente enfocada en el VIH y ETS.

Miedo

En 2012 no acabó el mundo, por tanto, el barrio de Iulen siguió celebrando sus fiestas en septiembre de 2013. Durante esas celebraciones, tuvo una cita con otro hombre, algo que permanece borroso en su mente debido a que se encontraba bastante bebido. Un tiempo después del encuentro sexual, comenzó a tener un cuadro de malestar general acompañado de una notable pérdida de peso. No es que Iulen se considere un hipocondriaco, sino que con temas de salud se define como aprensivo. A toda esta situación, se le añade el estrés de segundo de bachiller que muchos padecimos.

El entorno se dio cuenta de la situación de Iulen, él se asustó porque no sabía a qué atenerse. Sorpresivamente, volvió a toparse con aquel hombre que conoció en las fiestas de Delicias, Iulen no dudó en preguntarle por su salud sexual. Este aclaró que no era VIH+ ni tenía ETS, incluso era donante habitual de sangre. A pesar de las palabras de este hombre, Iulen no se creyó nada. En una mezcla entre preocupación y miedo, fue a su centro de salud para solicitar un análisis de sangre. La espera de los resultados transcurrió angustiosamente lenta. En cuanto estuvieron los resultados, Iulen corrió a gran velocidad a por estos mientras trataba de no ser reconocido. Sin embargo, se topó con su padre, el médico hizo pasar a este a consulta. Iulen todavía se asustó más; pensó que, al ser menor, cualquier cosa se la dirían a su padre. Sin embargo, la conversación giró sobre temas administrativos. Finalmente, Iulen recibió sus resultados y todo estaba en orden.

Desconocía que había que pedir la serología aparte, petición que ahora incorpora en cada chequeo. Recibió más información de forma fortuita a través de un reportaje sobre OMSIDA (organización radicada en Aragón), que explicaban todo lo relacionado con el VIH y sus servicios sobre detección de VIH y ETS. Los telespectadores pudieron enterarse sobre el periodo de latencia y de que VIH no es SIDA. Iulen decidió coger cita debido a la confidencialidad de la organización, cita que guardó en secreto. Sabía que su entrono le apoyaría, pero la sociedad podía defraudarle. Dentro de lo malo, había tratamiento.

Allí llegó y encontró a un voluntario al que está profundamente agradecido que le acompañó en todas las fases de la prueba. Esta persona le relató su situación como adulto LGTB VIH+ a la vez que informaba desmontando prejuicios. Esto tranquilizó a Iulen mientras esperaban que la prueba mostrase algún resultado. Finalmente, el resultado fue negativo, aliviando a Iulen.

Lucha

Pasado el tiempo, Iulen iba informándose a través de una amiga estudiante de Medicina y desmontando prejuicios. Prejuicios como la promiscuidad o grupos de riesgo, que todavía copan campañas debido a su arraigada situación social. A todo esto, comenzó una relación tóxica con otro hombre. Durante su relación, le contó su “experiencia” pasada con el VIH.

Este hombre aprovechó cada uno de los miedos pasados, su desinformación aderezada con homofobia interiorizada contra Iulen. Incluso, le confesó haberle engañado con gente que podría estar en tratamiento contra el VIH. Que no lo sabía muy bien, pero recordaba haber visto botes de pastillas.

Tras todo esto, le convenció para hacerse la prueba juntos en OMSIDA. En la sede de dicha organización, volvieron a encontrare con el voluntario que atendió a Iulen por primera vez. Esto disparó los celos de su pareja, algo que le llevó a comportarse como un imbécil. Llegó a dudar de las intenciones del voluntario y de la fiabilidad de la prueba de saliva. El voluntario, estoicamente, corrigió sus errores conforme iban surgiendo. Las pruebas dieron un resultado negativo.

Por supuesto, la relación no duró mucho más allá de la prueba. Sin embargo, fue costoso librarse de esa persona.

Calma

Tras toda tormenta, llega la calma. La calma apareció vía Grindr, detrás de ese perfil se encontraba una persona que también es muy especial para Iulen. Esta persona vivió una relación de pareja con un hombre VIH+.

Un día le contó a Iulen que la convivencia con esa persona era muy normal, pudiendo tener una vida sexual plena. Gracias a él y su vivencia, consiguió entender la relación INDETECTABLE= INTRANSMISIBLE y de tratamientos como las pastillas pre y pos exposición, dependiendo de cuando se haya estado riesgo.

Este encuentro le sirvió a Iulen para saber que hay mucha vida tras el VIH, no acaba todo con el diagnóstico. Este encuentro culminó su proceso de derribar los tópicos.

Fiesta

Los años siguieron transcurriendo, Iulen decide irse de Erasmus a Irlanda. Durante su estancia en la Isla Esmeralda, su actividad sexual se incrementó.

A modo de resumen, Iulen destaca dos situaciones. Usando Grindr, una persona le confesó que estaba en tratamiento por ETS. Podían quedar tras el tratamiento, que era una responsabilidad avisar de su estado. Por último, remarcó que el único riesgo 0 ante VIH y ETS es la castidad. Por supuesto, esta frase fue dicha en un tono jocoso

Conoció a otra persona que dejó otra frase para remarcar: “Se puede permanecer virgen toda la vida, tener una relación sexual y contraer el VIH o una ETS tras esta. Por otra parte, una persona más activa puede desarrollar su vida sexual sin contraer el VIH o ETS debido a su actividad.”

Esto confirma que en un Erasmus se aprende mucho y ese aprendizaje te acompaña toda la vida.

Para concluir, debería implantarse una educación sexual a edades más tempranas y más completas. Sabiendo que no existe un derecho absoluto de libertad de los padres, sino que hay otros muy importantes como la dignidad y la integridad física. A su vez, personas desde puestos de poder político/religioso son responsables de la propagación del VIH y de muertes en países menos desarrollados. Por ello deberían ser recordados así. El conservadurismo absurdo es cómplice de la desinformación.

No te quites hoy tus prendas rojas, que el rojo y su significado te acompañen todo el año. Vigila tu salud sexual durante toda la vida.