Comerse la manzana entera

«Si hubiese querido leer un artículo sobre comer manzana, habría buscado un artículo sobre comer manzana». Bueno, no van por ahí los tiros, ya que tiene incluso un cariz bíblico. Sin embargo, hoy sigue sin tocar hablar de dogmas religiosos; hoy toca hablar de libros. Más concretamente del libro de Leticia Dolera Morder la manzana. 

Antes de empezar a dar mi opinión, quiero contaros algo que enlaza muy bien con este nuevo artículo. Hace unos años coincidí con Leticia Dolera en un evento sobre cine de terror y ciencia ficción que se celebró en un Centro cívico de mi barrio. Tenía un marcado carácter humilde, aun así eso no fue un impedimento para traer a la protagonista de REC 3: Génesis. Creo recordar que le otorgaron un premio y luego concedió entrevistas a medios locales.

Bueno, ya entrando en materia, me llamó la atención su apariencia quebradiza. Temía que su cuerpo no fuera lo suficientemente fuerte como para subir la escalera. Achaqué esa fragilidad corporal a exigencias del guión, el incomprendido mundo de la farándula. » Si no puede rejuvenecer, siempre puede adelgazar» pensé. Otra típica actriz «tontita y subidita» que parece que nos hace un valor viniendo aquí. Su única aspiración es satisfacer las órdenes de productores y mánagers hambrientos (como ella) pero de dinero. Estos otros pensamientos servían para afianzar la tesis de lo tonta que fui, juzgué a alguien desconocido duramente.

El tiempo y la propia Leticia me han demostrado que estaba equivocadísima y que tenía (tengo) mucho que aprender. Las diversas críticas, tanto positivas como negativas, me llevaron a leer su primer trabajo escrito.

Volviendo al libro, he de decir que para tratar temas tan complicados, se hace sencillo para quien lo lee. Además en él encontraréis una gran lista de recomendaciones para seguir profundizando en el feminismo, por si os interesa. Morder la manzana contiene todo, bocado a bocado, es un alimento saludable para todos. Tiene regusto a la expresión de género, la orientación sexual, la identidad de género o el uso del femenino y el masculino en el lenguaje, entre otros muchos sabores. Se puede decir que es una obra genial para iniciar la deconstrucción del pensamiento machista.

Tampoco se corta en añadir a la semilla situaciones de su vida tanto profesional como personal. La corteza profesional esta formada por momentos de contradicción, lucha interna y situaciones desagradables de las que no sabes cómo reaccionar. El núcleo de la semilla lo forma su vida personal, las vivencias que comparte con sus amigas que pueden ser amargas o dulces. Aunque más profundamente protegida está la protesta ante los hechos que nos deja la actualidad, donde el machismo se camufla estupendamente.

El zumo de este fruto saca los colores al mundo del cine al criticar las situaciones de acoso y abusos sexuales que se han producido sin interrupción. Tanto lo ocurrido en Hollywood como en otros lugares emergentes en el cine, desde detrás de las cámaras hasta las escenas más míticas del séptimo arte. Enseña más, enseña menos, ponte relleno porque te faltan tetas y no llamas a la audiencia… Al llegar al corazón sostenido por un triste rabo con algo de carne alrededor, empieza el turno de la reflexión.

Tras estas palabras subyace que este libro me ha parecido excelente, está escrito con sumo cuidado. Es como ver a  una amiga de toda la  defendiendo su argumentario fundamental. Te darás cuenta de los puntos en los que estás más de acuerdo y de los que no.  Nos habla, seas hombre o mujer, tal y como ha hecho conmigo. Os comeréis hasta la piel de la manzana, no querréis desaprovechar nada.

A partir de ahora miraré a Leticia de otra forma. Nunca más pensaré lo que pensé de ti, sigue llenándonos con tu mensaje. Sigue trabajando delante y detrás de las cámaras para una sociedad mejor. Si lees esto, espero que puedas llegar a perdonarme.