¿Existe la maldad?

¿Existe la maldad? ¿El ser humano es malo por naturaleza? ¿Es el ambiente y la sociedad quien vuelve maligno al ser humano?

Últimamente son muchas las noticias que abundan los telediarios o periódicos con titulares “Joven asesina” “hombre golpea”  “Se encuentra cadáver en … ”, “Bombardeos” “Atentados”.

Titulares demasiados impactantes que uniéndose a situaciones de la vida cotidiana hace que salga una cuestión a relucir  ¿la maldad existe?

Hay abierto un debate extenso acerca de este tema, por un lado se culpa a la genética, por otro lado se culpa al ambiente. En relación con la genética son múltiples los estudios que menciona el llamado gen de la maldad cuyo gen  está asociado con la composición genética de los/las psicópatas por otro lado dentro del ámbito científico se habla del cromosoma X, el cuál fabrica MAO – A, dicho componente relacionado con la crueldad según un estudio realizado por Hans Brunner, sin embargo el doctor Nigel Blackwood afirmaba que el MAO – A debe ir unido a una infancia traumática para dar lugar a la maldad dentro del ser humano, por tanto nos habla de una combinación entre ambiente y genética.

Dentro de este debate nos encontramos con el psicólogo Zimbardo quien asocia el entorno con el desarrollo de la maldad como quiso demostrar en “El experimento de la prisión de Stanford” dicho experimento no pudo alargarse más de lo que se tenía previsto debido a la falta de moral; el psicólogo simuló una cárcel donde dividió a los sujetos en guardianes y presos; al segundo día de realizarse el experimento, los sujetos que disponían del rol de guardianes trataban a los presos de la manera más humillante, llegando a agredirlos físicamente incluso, muchos guardianes, al verse en esa situación habían sacado a relucir su maldad, el entorno lo había hecho.

Son muchos los casos, en donde, hijo de un maltratador se convierte en maltratador, donde hijos de psicópata se convierte en psicópata, pero también son muchos  los casos, en donde hijo de psicópata o maltratador o incluso alcohólico consigue tomar esa conducta de sus progenitores como ejemplo para NO ser como ellos.

Creo que la maldad nace como fruto de una combinación entre ambos, genética y ambiente, sin embargo dando más peso al ambiente en donde englobo a algo más que a sus progenitores; pues si un niño nace en el seno de una familia disfuncional con padre o madre psicópata, pero sin embargo ese niño no tiene esa predisposición genética a la maldad, podrá salir de esa situación, al igual que si un niño nace con predisposición genética a ser malo si se cría en un seno y en un ambiente que respeta las leyes morales ese niño podrá disminuir su maldad.

Termino con una frase que el Psicólogo Zimbardo reflexionó tras su experimento fallido “Cada uno de nosotros tiene tres posibilidades: ser pasivo y no hacer nada, ser malvado o convertirse en un héroe”

¿Qué posibilidad eliges tú?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *