La agenda setting… ¡ME ESTÁ VOLVIENDO LOCO! (Edición diciembre)

La agenda setting sigue revolucionada. ¿Qué será lo que le ocurre este mes?


Buenos días/tardes/noches. Aquí estamos una mes más. Y como ya es costumbre en la agenda setting de estos tiempos en los que vivimos, estamos inundados de noticias que no dejan que profundicemos en las historias reales que hay detrás de la información. Tom Wolfe y el “Nuevo Periodismo” se revuelven en sus entrañas, hemos dejado el CÓMO y el PORQUÉ para saber solo el QUÉ de lo que sucede a nuestro alrededor. Entre riadas, volcanes, derogación de leyes, el tema de la salud mental en la palestra, y un sinfín de discusiones y críticas, diciembre ha pasado de largo sin darnos cuenta, y volviendo loco de nuevo a todo el personal. Sí, exactamente eso, aquí está la Christmas Edition de: LA AGENDA SETTING ME ESTÁ VOLVIENDO LOCO.

Abstenerse, esa es la cuestión

¿Abstenerse, o no abstenerse? Esa es la cuestión. La lucha por el fin de la homofobia se ha visto truncada con un partido verde, que como sociedad nos ha sacado los colores. Decir NO a la igualdad, al matrimonio, al amor, y a los derechos de las personas del colectivo LGTBIQ+ es el cometido de VOX en la Comunidad de Madrid. Y la abstención del PP, tras un prepacto inicial por la derogación de las leyes que protegen a este colectivo en la capital, el cometido del partido del Gobierno autonómico. Ayuso recula por miedo, miedo a la homofobia, pero también miedo al progreso, y a la defensa de los derechos. Parece que sí, abstenerse es la mejor opción. Ni a favor, ni en contra, así funcionan los azules.

Salud mental siempre

13 de diciembre de 2021. Verónica Forqué se suicida en su domicilio tras un claro alegato a su propia salud mental en MasterChef: “Mi cuerpo y el universo me estaban diciendo, necesitas parar”, dijo la actriz en su último programa con el delantal colgado. Ese fatídico día, y tras la muerte de la actriz, la boca se nos empezó a llenar de salud mental, psicología, prevención del suicidio, etc. Ante la muerte de “La Forqué”, yo solo puedo decir una cosa, la salud mental debe primar siempre, sobre todo cuando casi 11 personas se quitan la vida en nuestro país a diario, sumando un total de 3.941 muertes a final de año. ¿No es triste pensar que tiene que morir un personaje público que pedía ayuda a gritos para que tengamos que empezar a valorar la importancia del bienestar de nuestra mente? No es triste, es tristísimo. Ante la tentativa de suicidio llama al 024, parece que la pesadilla se vuelve un poco menos oscura.

Valentía de necios

“En los centros de salud hay tensión, se cuelgan pancartas y no todos quieren trabajar y arrimar el hombro”. A palabras de doña Díaz Ayuso me remito cuando la presi quiere dirigir el quid de la problemática a otro foco de la Atención Primaria. Tiene valor señoría, mucho, sobre todo para decir eso cuando las listas de espera en Madrid se han disparado un 3.500% desde el inicio de la pandemia. Valiente no es siempre un adjetivo bonito, y mucho menos si me refiero a sus declaraciones, pues hablaría yo de necios ante las mismas. Tiene más cara que espalda si se atreve a señalar al personal como culpable del colapso, mientras despides el refuerzo que sostiene lo poco que queda de esa atención a la que me refiero.

Salvar el río: por ecologismo de despacho

Riadas, campos afectados, cultivos perdidos, localidades hasta el cuello, y rescates, muchos rescates. Estamos hablando de las riadas del Valle del Ebro, de la cuenca de Pamplona, de Euskadi y la prevención de desbordamientos. Parece que salvar el río es más importante para el ecologismo que salvar a las personas, su economía, y su vida. Parece que limpiar el río para los “salvaverdes” a la hora de hacer más fácil la vida de los que son hijos del Ebro, del Arga o del Bidasoa. ¿Salvar un cauce es crucial?, mucho más que el modo de vida de los que viven a orillas de los mismos. Ecologismo de despacho, ante medidas de conocimiento.