La gimnasia rítmica, el deporte olvidado

via: real federación de gimnasia en Facebook

La gimnasia rítmica son las quemaduras en el tapiz, son los moratones de las caídas o de los golpes del aparato en el cuerpo, son las repeticiones infinitas de ese elemento que no sale, a pesar de los interminables entrenamientos, son los cálculos imposibles para cuadrar un ejercicio impecable que lleve al podium… y sobretodo la gimnasia rítmica son los meses de entrenamiento para demostrar el trabajo en un minuto y medio, en los que las gimnastas se juegan todo. Pero esto poca gente lo sabe, la rítmica es uno de los deportes más infravalorados en España, y aunque cada vez se va posicionando mejor, queda mucho por conocer de este deporte. 

Este fin de semana se realizó el “euskalgym”, un encuentro anual de gimnastas de todo el mundo, muy reconocido internacionalmente. Sin embargo, no ha tenido la repercusión en los medios españoles que merece. ¿hubiera sido así en cualquier otro deporte?

La rítmica española en el mundo 

Nuestro país tiene su propia forma de hacer rítmica, muy marcada por la expresión y el baile. A diferencia de las escuelas búlgara y rusa, ambas regidas por la perfección corporal 

y la elegancia, la escuela española destaca por sus montajes llenos de emoción. 

Carolina Rodríguez es la viva imagen de la rítmica española, así es como ven a España. Esta es una de las gimnastas españolas más especiales. Sus padres son sordomudos, y ha tenido que aprender a expresarse sin usar los sonidos, desde muy pequeña. Por eso, el público de todos los países siempre espera expectante la actuación de Carolina. La leonesa ha dicho en varias entrevistas que sus padres no pueden oír la música, por eso intenta expresar lo que siente al escucharla, para que ellos lo puedan sentir también. 

2016, este fue uno de los años de mayor esplendor en la rítmica española. Carolina Rodríguez, en los que serían sus últimos juegos, consiguió meterse en la final, algo prácticamente imposible, ya que competía contra gimnastas más jóvenes y mejor preparadas.Pero sobre todo, lo que nos puso en el mapa y trajo un poco de atención del mundo exterior, fue la medalla de plata que se colgó el conjunto español. Hicieron verdadera historia. Desde las llamadas “las niñas de oro” España no se había vuelto a subir a un podio olímpico. 

Las niñas de oro, este es el apodo por el que se conoce al conjunto español que fue campeón olímpico en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 ( Marta Baldó , Nuria Cabanillas , Estela Giménez , Lorena Guréndez , Tania Lamarca y Estíbaliz Martínez ). Este apodo se hizo popular por los medios tras su regreso de los juegos. 

Hasta 20 años después, el conjunto formado por Alejandra Quereda, Lourdes Mohedano, Elena López, Sandra Aguilar, y Artemi Gavezou volvió a brillar. Hicieron historia y así se lo reconoció el mundo. España se hizo 

eco de este logro de sus deportistas y salió en todos los medios. Por una vez se reconoció el mérito de una medalla de gimnasia rítmica. 

En la modalidad individual, España ha tenido una única medalla olímpica, la de Carolina Pascual, en los juegos de Barcelona del 92. 

La actualidad 

Almudena Cid es otra de las gimnastas más importantes de España, no por sus medallas o sus logros, si no por su constancia, es la única gimnasta de todo el mundo que ha participado cuatro Juegos Olímpicos. Además, tras su retirada ha seguido en contacto con la rítmica, como muchas gimnastas retiradas hacen, pero ella, de una manera más mediática. Ha publicado varias sagas de libros para jóvenes gimnastas «Olympia» , que ha llamado la atención de mucha gente ajena a este deporte y lo ha popularizado entre las niñas más pequeñas. 

Como cuenta en uno de sus libros, almudena es la reinvención en persona, entre otras cosas, es la responsable de que muchas niñas ahora prefieran la rítmica. Gracias a darle una imagen y ponerla en los libros, ahora se empieza a ver qué es este deporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *