Cuando uno piensa en las despedidas que ha podido experimentar a lo largo de su vida se da cuenta de que todas albergan un halo de incertidumbre. El reencuentro es en ocasiones dudoso o improbable. Por eso las despedidas dejan un resquicio a la esperanza.

Ninguna despedida es igual a las otras. Hay despedidas sumidas en llanto por la lejanía del reencuentro, despedidas felices que guardan un hasta pronto, despedidas irrevocables y despedidas que nunca llegan a producirse, pero que con el tiempo te descubren que el último instante vivido fue el adiós definitivo.

La despedida de la novela que nos ocupa, sin embargo, esconde detrás una promesa: no volver a verse nunca más. Pero hay promesas que nunca llegan a cumplirse porque el destino, o el azar, es caprichoso.

Las despedidas (Libros del Asteroide, 2023) empieza con un reencuentro inesperado en Menorca. Diego, el protagonista de este relato de Jacobo Bergareche, veranea en la isla junto a su mujer y sus tres hijos cuando de pronto atisba a una mujer a la que llevaba diecisiete años sin ver. Los años han pasado por ella, pero sus ojos son inconfundibles. Se conocieron cuando eran jóvenes en el festival Burning Man, en Estados Unidos. Fueron siete días de sexo salvaje, drogas, confesiones y pasión desmedida. Ella le hizo una petición: no se dirían sus nombres, ni de dónde viven, ni en qué trabajan.

Esta mujer se encarnó en la locura y la diversión que le faltaba a Diego, pero también fue el abrazo que le ayudó a super su mayor trauma. Y es que, ¿quién mide cuánto tiempo ha de permanecer una persona en tu vida para cambiártela?

Ya lo adelanta Jacobo Bergareche en las primeras páginas: “cuando sabes que probablemente nunca más vas a ver a otra persona ni tienes manera de contactarla, uno se relaciona desde otro lugar, se abre más, sin miedo”.

Ahora, casi dos décadas después, sus caminos se cruzan de nuevo. A partir de este momento empieza todo un entramado por parte del protagonista para reencontrarse con esta mujer a escondidas de su familia. Contar quién es y cómo se conocieron conllevaría afrontar conversaciones incómodas y desvelar demasiados secretos.

El autor te lleva con su escritura a experimentar en primera persona las mismas sensaciones que Diego: de pronto tu vida te ahoga y lo único que se te ocurre para salir a flote es volver al recuerdo de esos días felices. El protagonista tiene todo lo que muchos probablemente desearían: una familia, un trabajo muy bien remunerado, varias propiedades, un buen coche y hasta un llaüt. Pero jamás ha vuelto a experimentar la intensidad de ese amor fugaz. Por eso navega entre las páginas de este libro huyendo desesperadamente de la monotonía y los convencionalismos.

Jacobo Bergareche crea así un personaje complejo y con muchos matices. Y es que al escritor le gusta lidiar con personajes así. Ya lo demostró con su exitosa novela Los días perfectos (Libros del Asteroide, 2022) en la que el protagonista, Luis, cansado de su trabajo y su matrimonio, planea asistir a un congreso en Texas. Pero el viaje resulta ser una mera coartada para encontrarse con Camila, el único aliciente de su vida.

Y ahora vuelve con Las despedidas, una novela breve, con olor a mar y salitre, invitándonos a reflexionar sobre el paso del tiempo, el tedio de la rutina y el desgaste del amor. Aunque algo previsible en ocasiones, trata con naturalidad y sin dramatismo el dolor de una pérdida y describe apasionadamente la fuerza de los recuerdos. Porque los recuerdos son todo lo que nos queda cuando nos despedimos de alguien para siempre.

Es una historia de esas que logra conmoverte y con la que es sencillo identificarse, pues seguramente todos hemos tenido que soltar a alguien que queremos. No es fácil hacerlo, pero a veces es la única salida. Por eso Bergareche nos recuerda en este relato que las despedidas tienen que ser cortas y las bienvenidas largas.

 

critica las despedidas jacobo bergareche
Las despedidas, de Jacobo Bergareche. Libros del asteroide. 

 

Imagen de portada realizada por Oskar Pérez Lozano.

About The Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.