Extremadura: el México de Europa

De primer vistazo el titular puede llevarnos a preguntarnos, ¿Qué es todo esto? O incluso para lo más despistados, ¿Qué es Extremadura y por qué tiene relación con México? Esperemos que no haya nadie que se pregunte lo segundo.

En 2016 la Junta de Extremadura confirmó la existencia de un gran yacimiento de litio en tierras españolas, más concretamente en la comunidad mencionada. Y no sólo se trata de un yacimiento de pequeño tamaño, sino que hablamos del segundo más grande existente en todo el continente europeo. La primera, en Portugal.

El litio se ha convertido en uno de los minerales más demandados en el mundo. Hasta el 29% de lo que se extrae se usa para fabricar baterías de automóviles. También para algo que usamos día a día y que nos rodea por todas partes: tecnología. Móviles, ordenadores, placas solares… Sin el litio no sería posible.

La empresa Tecnología Extremeña, quienes sus propietarios son en su mayoría la compañía Infinity Lithium, fue quien aceptó el llevar a cabo las prospecciones en el terreno de Valdeflores (Cáceres) con el fin de extraer el material. Sin embargo, la oposición de partidos como PSOE, vecinos de la zona y ecologistas frenaron todo proyecto con demandas.

A partir de este momento la eterna guerra silenciosa entre el pueblo y las grandes empresas se ha instalado en este territorio que hace frontera con Portugal. Las explicaciones de cuánto beneficiará la mina a la comunidad no han parado de sucederse durante años; más trabajo, más riqueza… ¿Pero es cierto?

Se habla de unos 1000 puestos de trabajo, con una duración del proyecto de 30 años. Trascurridos estos, según la empresa, rehabilitarán la zona para evitar daños a la naturaleza.

Tras toda esa información que nos lanzan, de que si nos dará riqueza, que no afectará a la salud pública o al propio espacio natural… Tengo mis dudas. Sobre todo, teniendo de referencia otros países o zonas donde se ha explotado este mineral. México es uno de los países con el yacimiento más grande del mundo y creo que estamos todos de acuerdo con que no es ni de lejos una potencia mundial.

 Un poco más cerca. Portugal. Con el yacimiento más grande de Europa tampoco resulta ser tan próspero como los países nórdicos. Y no es necesario comparar minas de litio para descubrir la realidad de lo que esto conlleva: África. Explotada durante siglos, cuyos materiales han sido trasladados a los países más ricos para su refinación y posterior venta.

Entonces, ¿Realmente va a dar riqueza a nuestra tierra o nos van a empobrecer más? Extremadura es la comunidad más pobre de España y de la Unión Europea. Y no es precisamente por no haber explotado esa mina antes.

Los extremeños tienen opiniones distintas, pero muchos coinciden en que esto no solo traerá más pobreza, sino también un destrozo medioambiental que será difícil de revertir. Tenemos el caso de Sonora, en México. El agua del rio mas cercano afectada por la cantidad necesaria para la extracción en las minas. Las especies perdidas al instalar las plantas pertinentes. El carbonato de litio afectará a la salud mental y por supuesto si ese litio llega a las personas puede ser mortal.

Por lo que, no sólo va a traer mayor pobreza, sino que además se destruirá todo el paisaje. En Extremadura se cuenta con cuatro nombrados por la UNESCO. Se cuenta además con el acuífero próximo a la localización de la mina que nutre a la ciudad capital de la provincia y pueblos cercanos.

La presión de Europa, del Gobierno español, de la propia empresa no da respiro a un pueblo empobrecido que sólo quiere prosperar sin ser usado como máquina expendedora. Sin el respaldo en redes sociales y medios de comunicación esto no ha llegado a todas las partes. Un gran porcentaje de la población española desconoce el abuso que se quiere imponer. El mundo desconoce de esto.

Empeñados con los discursos ecologistas, con los ojos fijos en niñas como Greta Thunberg y que se sigue por puro postureo se olvidan de la realidad de aquellos lugares con poca voz. Se olvidan de que el sur de Europa está convirtiéndose en un tercer mundo del cual sacar máximo provecho hasta destruirlo. Y dentro de la propia España se exprimen aquellas comunidades más pobres para dar todos los beneficios a las ricas, sin que haya una igualdad de condiciones para todos.

Protestantes se manifestaron por todo el país durante días por la entrada en prisión del rapero Pablo Hassel, pero nadie ha alzado la voz por Extremadura. Por este daño medioambiental que quieren imponernos. Es hora de dar voz a esos temas invisibilizados por los grandes medios. Hora de luchar por el medioambiente no para recibir el like. Es hora de actuar por tu propio país, por esas comunidades hermanas. Y es hora de dar a conocer al mundo esta situación.

Extremadura no es la comunidad cateta que no tiene trenes (cosa que demuestra el abandono por parte de España. Mientras que en otras comunidades ya hablan de viajes a 1000 km/h, aquí ni si quiere se tiene un tren con vía eléctrica). Extremadura es mi comunidad y la de otros cientos de miles. Y nos hemos cansado de callar y aguantar.