“La solución más viable es que el gobierno se forme con Ciudadanos, ya que estos actuarían como cortafuegos de las distopías en las que vive Sanchez. De modo que conformarían un gobierno con la única función de convocar elecciones, lo cual parece la mejor solución.”

La sentencia del caso ‘Gürtel’ (Correa en Alemán) ha sido recibida con gran pasión entre los partidos de izquierda. Como si de una dosis de Dopamina se tratara, el fallo  del Juez hacía que Sanchez se apresurara a anunciar una moción de censura para derribar a Rajoy.

Todo esto, y a pesar que el juez no haya condenado a ningún miembro del ejecutivo, ha hecho que el líder del PSOE se imagine en la Moncloa con sus perros paseando por el jardín. Lo que parece que se convertirá en realidad sea cual sea el precio que hay que pagar.

La última vez que los Socialistas habitaron la Moncloa, sumieron a la economía española en el hollo más hondo de su historia. Y es que cabe recordar que a pesar de que muchos dijeran que era por la inercia europea, o por los diferenciales macroeconómicos, la verdad es que Zapatero aplicó las políticas económicas que podía controlar, justamente al contrario del sentido correcto.

Lo más preocupante de la presente solución es que el PSOE ya ha dicho que les vale cualquier voto a favor. Sin filtros, desean una legislatura junto a independentistas, nacionalistas y constitucionalistas. Lo que podríamos llamar ”El Cocktail del verano”.

No le importa si sus socios de gobierno ponen como condición obligatoria la retirada del 155, la proclamación de la nación de naciones o la liberación de los políticos presos.

España se encuentra ante un abismo absoluto, y por el cual caeremos si llega ”El Gigante rojo”.

Muchos economistas ya han demostrado que la economía española no se puede permitir una política socialdemócrata – aún mayor que la de Montero me refiero-. Si llega la izquierda al gobierno con sus ‘cheques bebé’, ayudas a la inmigración y todas esas medidas que les gustan tanto, la economía española retrocedería en el objetivo de crecimiento que tanto nos ha costado alcanzar, lo cual nos traería serios problemas con Europa.

La solución más viable es que el gobierno se forme con Ciudadanos, ya que estos actuarían como cortafuegos de las distopías en las que vive Sanchez. De modo que conformarían un gobierno con la única función de convocar elecciones, lo cual parece la mejor solución.

Esto parece no gustarle a las fuerzas como U. Podemos o el PSOE por la larga trayectoria de caída en intención de voto que viene sufriendo durante cada vez más tiempo. Quizás es por eso por lo que intenta llegar a la Moncloa por la vía de la moción, ya que puede ser la única manera de que Sanchez pise ese terreno.

En cualquier caso, esperemos que Sanchez no entregue el gobierno de la nación a esos que un día decidieron dar un golpe de estado y crear una fuerte confrontación entre catalanes, y que se forme un gobierno de transición que nos lleven a unas elecciones que nos permitan elegir un gobierno decente y lícito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *