Música, maestro

La pandemia, como sabemos, ha provocado cierres y cancelaciones de eventos. La cultura, y más concretamente la música, vio caer el telón en el escenario y todavía no se sabe si volverá de este largo intermedio. Aunque hay instantes fugaces de artes escénicas, se siente nostalgia por los eventos multitudinarios que hacían soñar a las masas. Sin embargo, con la ayuda de la Fundación Lucha contra el Sida y las enfermedades infecciosas, el poeta Halley aterrizó en el Palau Sant Jordi. Como con los años 1999 y 2009, la banda barcelonesa Love Of Lesbian volvió a señalar en la historia otra fecha: 27-3-2021.

El mes de marzo del año pasado España se encerraba en casa y conectaba con el mundo a través de diversos sistemas de video llamada. Los artistas seguían intentando que la cuarentena se nos hiciera más llevadera a través de directos de instagram. En estos, algunos incardinados en #YoMeQuedoEnCasa, nos regalaban su música a su actual público y a los demás curiosos que se acercaran. Sin embargo, el final de la cuarentena colectiva no se tradujo en una apertura de puertas a asistentes a recitales sonoros. Si bien hubo alguna pequeña muestra, todos los festivales importantes cancelaron mientras miraban hacia la edición de 2021. Unos ya han cesado sus planes para este año y algunos se han podido adaptar a las medidas que ha dictado cada Comunidad Autónoma.

Los que hemos sido asiduos a la música en vivo tenemos un recuerdo nítido de lo que allí se vivía. Emoción y nervios en la fila antes de entrar, dejarse la voz cantando y la energía saltando. Todo ello sin preocuparse de haber contraído una enfermedad que podría afectarnos a nosotros y a nuestra familia. Algo que el covid nos ha robado, ya que ahora y con suerte, son aforos reducidos; obligación de mantenerse sentado. Un gran contraste que impacta de lleno en nuestra propia idea de espectáculo.

No todo esta perdido o eso intentan demostrarnos desde experimentos pioneros realizados en España. Más allá de meterse en una cápsula, en la ciudad condal no se resignan a perder antiguos formatos. La organización científica Fundación Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas capitanea estos proyectos en colaboración de promotores como Primavera Sound y Cruïlla BCN con la idea de volver a la situación anterior sumando las medidas pertinentes. Por supuesto tienen sede en catedrales sonoras como la Sala Apolo y más recientemente el Palau Sant Jordi.

La primera de estas pruebas fue llevada a cabo en la Sala Apolo, con un cartel envidiable. El maestro de ceremonias fue Carlos Sadness con un aforo de 1000 personas. Este millar afortunado tuvo que someterse a test de antígenos tras haber respondido a un cuestionario buscando evitar que personas con síntomas entrasen y que las que entrasen no se relacionen con individuos de riesgo. Además, la mitad se sometió a prueba PCR, cosa que permite estudiar la eficacia de las pruebas. Una vez realizadas las comprobaciones, los asistentes llevaron puesta la mascarilla en todo momento, pudiendo quitársela para consumir en puntos concretos. Después de 8 días del concierto del intérprete de Tropical Jesus se comprobó que ninguno de los asistentes  contrajo  el virus.

Ahora, coincidiendo con el aniversario del confinamiento, llegaba la mayor prueba. Un aforo de 5000 personas para atender a la banda encabezada por Santi Balmes en el Palau Sant Jordi. Este ha resultado más polémico debido a la publicidad que se le ha dado pero se ha realizado con las medidas del anterior incrementadas. Es pronto para hablar de resultados, pero puede servir de ejemplo para las posibilidades de organizar eventos de masas en un contexto pandémico.

Un detalle que resalto como conocedora del universo del frontman polifacético Santi Balmes no es de extrañar que se interpretaran los temas nadie por las calles (como estaban hace un año) y si salimos de esta (cosa que esta en un condicional de desconocida resolución).  Los artistas y los aficionados no podemos esperar los resultados. Son una de las mayores muestras de esperanza en este periodo; es momento de que el mago vuelva a realizar sus trucos.

Fotografía cortesía de indie_cool_ en instagram, su web es https://indiecool.es/