Amor de Madre, editorial LGTBI y feminista

La cisheteronorma masculina abunda en la cultura. Sin embargo, cada vez más, aparecen iniciativas que buscan romper con esa norma y visibilizar a colectivos oprimidos históricamente; Amor de Madre es una editorial con ese fin.

La cultura está plagada de la perspectiva masculina y cisheteronormativa, reflejando la sociedad. Sin embargo, cada vez más, nos encontramos con iniciativas que buscan romper con esas barreras y mostrar al mundo la diversidad del mismo. Dentro del mundo de la literatura, una de estas apuestas por la visibilización es la editorial Amor de Madre. Detrás de Amor de Madre están Inmaculada y Victoria, madre e hija que han decidido unir sus fuerzas para llevar adelante este proyecto. Entre algunos de sus libros publicados se encuentran Cuadernos de Medusa (vol. 1 y 2), formados por relatos de autoras comprometidas con el movimiento feminista y LGTBI.

Inmaculada y Victoria acudieron a la Freakcon, convención internacional de manga, TV, series de TV y videojuegos y aprovechamos la ocasión para entrevistar a Victoria y que nos hablase sobre esta apuesta por la diversidad.

1.¿Por qué decidisteis crear una editorial feminista y LGTB?

Pues porque sentíamos que era una necesidad propia y una necesidad general, que había hambre de este tipo de representación. La herramienta que teníamos era la de una editorial y decidimos utilizarla para hacer el bien.

2. ¿Qué reacción suele tener la gente cuando conoce vuestra editorial?

Normalmente, como nosotras nos movemos ya en ámbitos bastantes amables en cuanto a feminismo y sección LGTB, pues lo que recibimos es como agradecimiento, porque es cierto que hay hambre de este tipo de literatura, de este tipo de iniciativa. Y cuando aparecen propuestas como la nuestra o como bastantes más editoriales independientes que están empezando también a publicar este tipo de literatura, lo que hay es agradecimiento, la verdad.

3. ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de tener una editorial así?

La desventaja es que cuesta bastante encontrar literatura que visibilice de forma sana, que no sea en plan: “la persona LGTB empieza muerta y acaba muerta” o cualquier cosa así, y también que al ser un tema que en el fondo no se visibiliza tanto, cuesta encontrarlo y a veces incluso difundirlo en librerías y tal. La cosa buena es que precisamente, como te comentaba antes, el hecho de que haya ese hambre, esa necesidad de este tipo de iniciativas hace también que se reciba con muchas ganas. Entonces, lo que quitamos por un lado lo recibimos por el otro.

4. ¿Os planteáis ampliar la perspectiva de la editorial: por ejemplo, tratando temas de salud mental y otros estigmas sociales?

La idea un poco es, como la idea de feminista y LGTB no es tanto que vaya sobre ser feminista o ser LGTB, sino más bien visibilizar a personajes LGTB en contextos en los que rara vez los vemos representados, que no sean solo “el personaje LGTB” o que no trate, a lo mejor, el libro sobre feminismo pero sí que la perspectiva en la que esté escrito  haya un respaldo feminista muy fuerte. Entonces, efectivamente, si el relato va a tratar temas sobre enfermedades mentales, por el ejemplo que me has puesto, será perfectamente válido siempre y cuando esté escrito con estas perspectivas. La idea no es tanto que solo vaya de esto, sino como ampliar el tipo de relatos en los que encontramos esa visibilización.

Vamos, que es interseccional.

Efectivamente.

5. ¿Qué les dirías a quienes rechazan este tipo de contenido?

Les diría que es una pena que intenten limitar una realidad que es mucho más diversa de lo que de primeras parece. La cultura debería representar la realidad tal cual es, en el sentido de esa diversidad y al final siempre se reproduce el mismo discurso, que es el dominante. Eso no hace más que empobrecer la perspectiva. Entonces, darnos cuenta de que la sociedad es múltiple, es diversa y eso es lo más rico que hay es la perspectiva buena. Animo a que se abra esa perspectiva.

 

Cada vez más, la sociedad va comprendiendo que la diversidad es parte del mundo y que, como parte del mismo, tiene que visibilizarse. La historia ha ocultado a las mujeres y personas LGTBI de sus páginas durante demasiado tiempo y tenemos que recuperar todos esos folios en los que no se nos ha visibilizado. Que cada vez haya más personas que aboguen por esta visibilidad es todo un avance, ahora falta que la sociedad abrace este tipo de iniciativas.

 

Fotografía: elaboración propia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *