Mucho antes del juego de palabras de Lady Gaga con el “Don’t be a Drag, just be a Queen” (no seas rara, solo una reina). Mucho antes de Flor de Otoño, tal y como relata Ramón Martínez con sus #MariconesDeAntaño las drag queens existían.

El drag es la identidad transgénero en el que una persona utiliza vestimenta asignada socialmente  al género opuesto con la intención de ofrecer entretenimiento. Se usa histriónicamente para cuestionar los roles de género.

Surgió como un elemento dramático durante la segunda mitad del siglo XIX, destinado a hacer una proyección cómica de las cuestiones sociales como el comportamiento social, la aristocracia, la organización política, los roles de género, la etiqueta social y los convencionalismos en la sociedad. Se hacía en la presentación de sketches y en obras burlesques de un solo acto, donde se utilizaba a actores disfrazados del género opuesto para tener mayor comicidad.

Retomó su popularidad en el cabaré de estilo americano durante los años 1930, hasta los 60 como un elemento primordialmente histriónico. Durante los años 50, el drag se relacionó con la cultura gay, años antes de la revolución sexual que se inició en Stonewall hace ya 50 años. Pese a todo, el drag es entendido en la actualidad como una expresión de género totalmente enfocada a la identidad transgénero. Las drag queens se dedican a multitud de disciplinas, pero son relacionadas en exclusiva con el público gay, menospreciando su enorme trabajo.

Gracias a las nuevas plataformas de pago, como Netflix, programas como ‘RuPaul´s Drag Race’, lanzan al mundo un mensaje de tolerancia y libertad acercando el drag a personas, que a priori, no tendrían ningún contacto con este. Además, está surgiendo una nueva generación drag en España, que en parte tiene mucho de lo aprendido en el ‘Drag Race’, por ello hablamos con Killer Queen.

Ella lleva cuatro años y medio haciendo drag. Nació en el teatro y posteriormente se empezó a mover por la noche de Chueca, la cual define como maravillosa. Se define como una drag queen versátil y camaleónica, ya que un día te ofrece un “Sofia Vergara fishie queen realness y otro día un caballo de feria de Sevilla extravaganza”. Dice que le encanta darlo todo en el escenario con sus shows de lipsync (playblack) para que la gente disfrute del show, de tal manera que necesita una bombona de onxígeno después de cada actuación.

Podemos disfrutar de Killer Queen en alguna fiesta en Chueca y YouTube con su “hermana” Ariel Rec desde el canal de Errebeene, con la que tiene una canción, ‘No Eres Como Yo’, que es un canto contra el bullying.

¿Cómo es ser drag queen en España?

Ser drag queen en España es algo complicado porque todavía no es tan “mainstream“ como en otros lugares, todavía, a día de hoy resulta complicado moverte en el metro o fuera de ambiente sin que te miren con mala cara, o que volviendo a casa vuelvas con miedo, porque algún insulto cae. Creo que en el ambiente somos súper queridas y mucha gente por redes nos reconoce el trabajo, pero todavía es complicado ir de drag por la calle a la luz del día.

Aún existe una historia negra que pesa sobre nosotras que nos liga para la sociedad a un mundo oscuro de perversión y degeneración que es una gran leyenda urbana, nosotros somos artistas que usamos el arte del transformismo para crear y expresarnos y sobre todo entretener y es algo que poco a poco tenemos que ir demostrando poco a poco por eso mi amigo Errebeene creo el hastag #visibilidrag para poder enseñar nuestro maravilloso mundo de tacón, purpurina y arte.

¿Te has sentido apoyada?

Siempre me he sentido tremendamente apoyada , desde el inicio, cuando actuaba en el teatro, todo mi grupo “Teatreros” me animó desde el principio y potenció mi papel. Posteriormente, cuando llegue a Chueca y me presenté al concurso de ‘Mamá quiero ser travesti’, mis amigos de todos los lugares me vinieron a apoyar y a ayudar a que

ganase la corona. Me ayudaron a cumplir mi sueño y eso es algo precioso que siempre les agradeceré.

También es precioso que tu familia te apoye, al principio como todo les costó, por esa leyenda negra de la que te hablaba, pero a día de hoy mi madre enseña con orgullo mis fotos y me ayuda a hacerme los estilismos y mi padre hasta me habla del drag. ¡Soy muy afortunada de estar rodeado de tanta gente que me quiere! Y no solo eso, el calor que recibo de redes sociales tantos likes y comentarios, agradeciéndote lo que haces sirve para animarme e impulsarme a seguir creciendo. Es increíble y todavía no soy consciente de hasta donde llega mi personaje y las cosas tan bonitas que te escribe la gente por redes, y eso hace que ponerse una peluca merezca la pena.

¿Cómo es la reacción de otros hombres al verte como drag a la hora de ligar?

Generalmente no me gusta y no ligo de Killer, creo que Killer es un personaje creado para el arte, para la expresión. Para el amor está mi otro yo, Iván, que es el que busca el amor y/o tener un momento loco. Tengo muy separados a mis personas porque Killer fue un personaje creado y muy trabajado en teatro y está para eso, para expresarme artísticamente. Es verdad que hay muchos hombres que se sienten atraídos, mucho heterosexual curioso que le gustaría saber que hay mas allá de esa peluca y maquillaje.

Aunque, a la hora de ligar como Iván, me es complicado y a la gente le tira para atrás que sea drag, quizás por toda esa leyenda negra de la que hablamos, por pensar que soy muy femenino o porque les da inseguridad que me travista. Es algo triste, pero quien quiera estar conmigo tiene que saber que Killer es parte de mí y una parte que me hace muy feliz y si no lo aceptas, thank you, next (lo siento, siguiente).

¿’RuPaul´s Drag Race’ ha supuesto algún cambio en vuestra forma de ser reconocidas?

Para mí ‘RuPaul´s Drag Race’ ha supuesto mucho, yo antes tenía una imagen muy poco cuidada cuando solo me dedicaba al teatro. Sin embargo, el fenómeno RuPaul llegó a mi vida justo cuando terminó la temporada 6, me vi todo en una semana, recluida, empapándome de todo lo que veía y mi corazón sabía perfectamente que eso era lo que quería desde pequeño y había tapado por miedo. Cuando vi coronarse a Bianca del Río que decía “Para un hombre de 30 años que lleva peluca se cumplen los sueños, así que seguid soñando” fue algo que me hizo potenciar mi drag! Y creo que como yo mucha gente.

Además, ahora mucha más gente gracias a Rupaul empieza y mucho antes. Hay una generación de drag jóvenes que vienen pisando fuerte gracias a este fenómeno, y estoy segura de que van a revolucionar el drag. Creo que el fenómeno Drag Race nos ha ayudado a no tener miedo y a pisar el tacón fuerte y obviamente también nos está enseñando técnicas de maquillaje, de costura y de playback que están aportando mucho y sumando mucho a nuestro drag. Creo que todo suma y para mí Rupaul multiplica y es algo muy positivo para dar visibilidrag. También es verdad que esto esta haciendo que el público cambie sus gustos y se haga más exigente cada vez piden más playback, mas ‘deathh drops’, más piruetas y looks más potentes, pero eso yo lo veo genial, porque es una motivación para seguir creciendo.

El fenómeno Drag Race ha servido para esparcir la purpurina por el mundo y para llevar el drag a muchas casas. Para promocionar el arte y la creatividad, para romper y destruir esa leyenda negra que nos pesa, está sirviendo para normalizar y que la gente no nos vea como bichos raros si no como artistas que es lo que somos. Antes existían 4 tiendas de pelucas, ahora hay tanta demanda que hay muchísimas tiendas online. También ha revolucionado el mundo de la moda, cada vez mas diseñadores se atreven con ropa para drag y los convierten en sus musas. Lo que antes era ‘underground’ ahora es ‘mainstream’ y está sirviendo para impulsarnos a todas a crecer y a esparcir la maravilla de la purpurina y de la peluca por el mundo.

¿Se puede vivir del drag?

Vivir de drag a tiempo completo en España es tremendamente difícil, de hecho para mí es un complemento. Yo creo que el mayor problema es que todavía no está lo suficientemente reconocido y no se valora el trabajo de un drag. Generalmente, lo que te pagan suelen ser cifras irrisorias, porque parece que ser drag es hacerse una raya en el ojo y chim pum. La gente no se da cuenta del trabajo que hay detrás y el dinero que se invierte. Para un buen show, tienes primero que comprarte un modelito. Si tienes suerte, como en mi caso y sabes coser te gastarás el dinero de la tela y el tiempo de coser, luego prepara el show, y luego, maquíllate. Yo suelo tardar 3 horas. Echa cuentas de las horas y el dinero.

Al final es difícil que económicamente te salga rentable; y muchos empresarios tienen la concepción de: “si se maquilla y sale a bailar un rato” y eso no es así. Detrás de un drag hay mucho trabajo y mucha inversión. También es verdad que hay mucha oferta de drag para poca demanda y que entre nosotras muchas veces nos hacemos la zancadilla. Hay drags que aceptan cachés ínfimos o van a trabajar a cambio de copas. Eso es malo por el empresario que se lo ofrece, por no valorar su trabajo y mal por la drag que lo acepta porque es minusvalorar su trabajo, su talento y hacer competencia desleal a sus compañeras. Debemos de concienciarnos de que nuestro trabajo implica mucho esfuerzo, preparación e inversión y tenemos que hacernos valer, ¡Porque somos reinas!

Creo que todavía está mayoritariamente vinculado al publico LGTBI, y eso hace que la demanda sea poca, quizás por el miedo de que hablamos de que una marca sea rechazada por usar drag queens. Sin embargo, poco a poco, pasito a pasito vamos abriéndonos las puertas a eventos no vinculados a nuestro colectivo. Generalmente es algo que gusta porque el drag es magia y a todo el mundo le gusta la magia, todavía queda camino por andar y me encantaría mandar un mensaje de ánimo y valentía para las empresas para que no tengan miedo en usarnos de imagen porque no quedaran defraudados.

¿El público reconoce vuestro trabajo?

‘Sí! ‘Mil y dos mil veces sí! Yo me siento súper querida y arropada por el público. Generalmente, cuando apareces en una fiesta, siempre hay gestos de cariño y halagos a tu trabajo e imagen. Pero lo que más me sorprende es en redes sociales, él aluvión de likes, de comentarios de cariño y de apoyo. Creo que al público le gusta lo que hacemos y es consciente de lo que hay detrás, sabe el esfuerzo y lo valora.

Al menos te hablo de mi experiencia, yo siempre en mis actuaciones o con mis looks siento la aprobación del público y sé que la gente disfruta y eso me llena. Pero no solo me llena, me ayuda a querer superarme para que el público siga disfrutando. Sinceramente, creo que tenemos un público que es un tesoro y que nos hace grandes y sentirnos súper reinas. Además, muchos, bien en directo o por redes, te dan las gracias por la labor que haces y muchas veces, aunque no lo creas eres ejemplo para muchos y ayudas a que tengan fuerza y ánimos para expresarse libres y eso es un poder maravilloso. Poderles devolver el apoyo que nos dan es nuestra gran labor.

¿Qué queda en España para que las drags estéis reconocidas?

Creo que esto es una carrera de resistencia, no de velocidad. Falta dar tiempo para que la gente vaya evolucionando su pensamiento y adaptándolo y que el drag se vaya normalizando, que vaya dejando atrás esa leyenda negra de oscuridad y que vean toda la luz y brillo que podemos dar con nuestro arte. Es un arduo camino y todavía queda mucho por luchar para dar visilbilidrag, pero está en nuestras manos elevar el drag al cielo y se que se consega eliminar el estigma y seamos completamente reconocidas.

Para acabar, ¿Crees que hay algo que creas que es importante decir que no se haya dicho respecto al tema o que quieras reivindicar?

Desde esta entrevista me gustaría reivindicar también la labor social o activista que tenemos que tener las drag. Somos un gran escaparate porque ya nosotras lucimos como uno, para poder luchar o dar visibilidad al colectivo. Llegamos a través de redes a muchas casas y a muchos móviles. Hay muchos niños que están empezando a conocerse y encontrarse que nos tienen como referentes y tenemos, en la medida de lo posible ayudarles a que encuentren en nosotras esa fuerza para con o sin tacón, pisar fuerte en el mundo.

A veces, no somos conscientes de nuestra fuerza o impacto y creo que tenemos que luchar por esas personas que nos tienen de referentes, enseñarles que tienen que ser auténticos y libres, genuinos, que tienen que ser ellos y vivir como quieran buscando siempre su felicidad y cumplir sus sueños. Igual que nosotras con el drag cumplimos los nuestros podemos ayudar a esos “patitos feos” que sufren bullying que son señalados en el cole por gordo, maricón, bollera a que sonrían y sigan adelante siendo ellos, que pisen fuerte sin importar lo que piensen los demás, que luchen por sus sueños y sean felices tal y como ellos quieren y que pueden llegar a ser cisnes. Tenemos que llenar de purpurina el mundo para que brille mucho mas y eso también es labor nuestra.

 

1 pensamiento sobre “Así es ser Drag Queen en España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *