El significado de la bandera del orgullo LGTB

Ver una bandera arcoiris ondear es casi costumbre. Automáticamente, la asociamos al colectivo LGTB (aunque es común que muchas personas hablen de la “bandera gay”). Seis colores: rojo, naranja, amarillo, verde, azul y morado; sin embargo, ¿por qué esa selección de colores? ¿Por qué es así la bandera, y no de otra forma?

La primera vez que se ondeó fue el 25 de junio de 1978, en San Francisco. Aunque Harvey Milk, primer hombre abiertamente homosexual en conseguir un cargo público, lo encargó, es importante tener en cuenta el contexto. La comunidad LGTB en Estados Unidos cada vez iba alcanzando un mayor auge y las reivindicaciones aumentaban, aunque el entorno no era el más favorable. Un contexto de guerras y complicaciones, pero que no impidió que el colectivo LGTB continuase luchando.

¿Siempre fue así la bandera? ¡No! La bandera original tenía ocho colores y la confeccionó Gilbert Baker. Los colores y sus significados eran los siguientes:

  • Rosa: sexualidad
  • Rojo: vida
  • Naranja: salud
  • Amarillo: luz del Sol
  • Verde: naturaleza
  • Turquesa: arte
  • Azul: serenidad
  • Violeta: espíritu

La intención detrás de estos colores, además de los significados individuales de cada uno, era visibilizar la diversidad dentro de la comunidad LGTB. Las dos primeras banderas que se ondearon en San Francisco se cosieron y tintaron a mano, con la ayuda de 30 personas voluntarias.

Entonces, ¿por qué se suprimieron dos franjas de color? Gilbert Baker llamaba a la bandera actual “versión comercial”, ya que el color rosa se suprimió por ser costoso de fabricar. Esto ocurrió cuando se comenzó a comercializar, por parte de Paramount Flag Company. Al año siguiente, debido a que los colores azul y turquesa se confundían en los postes, se fusionaron, dando lugar a la bandera actual, con seis colores.

La popularidad de esta bandera y su reconocimiento como icono LGTB se ha ido asentando cada vez más. En 2003, Gilbert Baker volvió a intentar popularizar el diseño original, aunque no tuvo éxito. La población ya se había acostumbrado al diseño de seis franjas y no parecía querer cambiarlo. En la actualidad, las banderas arcoiris se utilizan como reivindicación en muchos ámbitos.

 

Imagen: El País.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *