Derechos LGTBIQA+ por el día del orgullo

 

Los derechos LGTBIQA+ todavía hoy en día siguen siendo un motivo de disputa en muchos países. Hoy, 28 de junio, es el día del orgullo, y no podemos hacer menos que un recorrido histórico sobre los derechos y una breve mirada al estado de los derechos LGTBIQA+ actuales.


Historia de la lucha de los derechos LGTBIQA+

Por Andrea Bautista

Qué se conoce del colectivo antes de la IIGM

Sorprende saber que en antiguas civilizaciones como la romana, la griega o la babilónica la homosexualidad entre hombres estaba aceptada. De Grecia proceden ciertas historias como la famosa homosexualidad de Alejandro Magno o, en el ámbito lésbico, la de Safo que vivía rodeada de mujeres con las que mantenía relaciones.

En el Asia Occidental ocurrió lo mismo durante años anteriores a Cristo. Un ejemplo de ello es el relato de Gilgamesh en el que se cuenta una relación erótica entre dos hombres. Y en la cultura China, también existen textos antiguos en los que se enuncian a varios emperadores de la dinastía Han que mantuvieron relaciones con amantes hombre, así como también aparecen menciones a lesbianas en los relatos históricos.

De la misma forma lo vemos referenciado en la lectura mitológica entre los dioses Seth y Horus, del antiguo Egipto, en la que se hacen varias menciones homosexuales entre ambas figuras masculinas. 

Sin embargo, según iban avanzando los tiempos, la mayoría de civilizaciones y países se alejaron de la tolerancia y del respeto a la homosexualidad. En Europa más concretamente, el Renacimiento vino acompañado de multitud de cambios culturales, entre los que se encontraba la persecución a homosexuales. Un ejemplo de esto es la conocida masacre de 1730 en Ámsterdam, una campaña homofóbica que comenzó con la persecución y asesinato de personas homosexuales de la ciudad, y que despues se extendió por el resto del país. En otros países como Portugal o España, la inquisición fue quien condenaba a muerte a aquellas personas que llevaban a cabo la sodomía, o les implantaban otros castigos como la castración. Y en países con iglesias reformadas, como Inglaterra, se implantó la primera ley contra la sodomía, llamada Buggery Act, convirtiendose en la primera legislación gubernamental contra la homosexualidad. 

La situación continuó siendo crítica para los homosexuales, y hablamos de homosexuales porque por aquel entonces no se concebía otros conceptos como el cambio de sexo. Se trata de una persecución que hemos visto hasta años recientes. Tanto es así, que en la Segunda Guerra Mundial, ocurrida hace menos de 90 años, los homosexuales eran perseguidos por los nazis y señalizados con un triángulo rosa en la ropa. También en la Unión Soviética sucedía así, los homosexuales eran internados en gulags por su condición, de los que en ocasiones nunca salían. 

 

Los derechos LGTBIQA+ después de la IIGM

No fue hasta los años setenta que la situación comenzó a cambiar. El movimiento fue comenzando a contagiarse por todo el mundo, teniendo como impulsores la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos y las protestas que ocurrieron en mayo del 68 en Francia. Tanto es así, que el 29 de junio de 1969, se vivió en Nueva York la conocida Rebelión de Stonewall, en la que la policía, que intentaba acosar una vez más al colectivo, entró al pub Stonewall Inn, desencadenando una cadena de protestas contra la represión. Así, el activismo ciudadano a favor de los derechos LGTBIQA+ comenzó a generalizarse.

Los años 80 también fueron importantes. Algunos países como Escocia o Belice despenalizaron la homosexualidad y Dinamarca se convirtió en el primer país del mundo que aprobó una ley permitiendo el matrimonio entre personas del mismo sexo. Con la década de los 90 llegó la eliminación de la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales por parte de la Organización Mundial de la Salud. También otros países, como Chile, Albania o Sudáfrica despenalizaron la homosexualidad, y en España concretamente se crea Federación Estatal de Gais y Lesbianas, después conocida como la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales.

La despenalización de la homosexualidad ya estaba conseguida en la mayor parte de Europa y América cuando comenzó el siglo XXI. Sin embargo, comenzó otra lucha, conseguir el reconocimiento legal del matrimonio entre personas del mismo sexo. El primero en aprobarlo fue Holanda, y luego siguieron otros países como Bélgica, España (en 2005), Canadá, Noruega, Portugal, Argentina, ciertos estados de EEUU… una lista a la que se han ido uniendo países de todo el mundo. 

 

 

Los derechos LGTBIQA+: Dónde estamos actualmente 

Por Yolanda Carmona

¿Lo hemos conseguido todo?

A pesar de que el movimiento de liberación ha logrado darnos todos los derechos LGTBIQA+ de los que disfrutamos hoy en día, aún queda un largo camino que recorrer.

No son pocos los países en los que homosexualidad aún está castigada: Sri Lanka, Argelia, Catar, Senegal, Malasia, Nepal, Marruecos, Maldivas, Uganda… Y no podemos olvidarnos de que todavía hay países en los que ser del colectivo significa castigar con pena de muerte, como sucede en Pakistán, Afganistán o Irán, entre otros.

No hay que irse excesivamente lejos para ver que el estigma del colectivo sigue presente hoy en día incluso en aquellos países que más disfrutan de ser LGTBIQA+friendly. Así, hace no demasiados días se hizo viral el gráfico en el que se muestra el estado actual de la donación de sangre de los hombres que se acuestan con hombres:

Por otra parte, es innegable que sigue existiendo muchísimo desconocimiento con respecto al colectivo de personas trans. En nuestro propio país, todavía se está negociando con los derechos humanos fundamentales de las personas trans en el trámite de la Ley Trans Estatal, en la que se está dejando de lado a les menores, a les inmigrantes y a las personas trans no binarias.

Por otra parte, se está viendo cómo van en aumento las agresiones contra las personas que forman parte del colectivo. Algunas asociaciones e instituciones realizan anualmente estudios para analizar este efecto. Entre los más recientes, puedes encontrar comparaciones en la siguiente publicación.

 

La situación de Polonia y Hungría

Especial mención merecen dos países que actualmente están atentando sin ningún tipo de miramiento contra la salud y visibilidad de las personas LGTBIQA+. Se trata, por supuesto, de Polonia y Hungría.

En Polonia se ha creado recientemente las “zonas libres de LGTB”. Parece mentira, pero no son una parte minoritaria y escasa en Polonia, sino que estas zonas alcanzan casi un tercio del país. Aon alrededor de 100 ciudades y regiones. En estas zonas no es ilegal ser del colectivo LGTBIQA+, pero las personas que se hacen visibles deben atender a las consecuencias de ello. Allí no tendrán una vida en absoluto fácil: se enfrentan a palizas, estigma, exclusión… 

El caso de Hungría

Al respecto de Hungría, es absolutamente necesario comenzar hablando sobre la situación que está viviendo el colectivo trans desde el año pasado. 

En plena pandemia, en mayo de 2020, el gobierno de Hungría coartó los derechos de las personas trans. Se tomó la libertad prohibirles que puedan modificar la casilla del sexo en los documentos oficiales. Establecen que lo único que se puede mostrar en los documentos oficiales, únicamente puede mostrar el “sexo biológico, lo que determinan los cromosomas”.  Por ejemplo en el DNI o el pasaporte. Eso que nos identifica día a día para acceder a aviones, discotecas, mostrarlo ante la policía, y un largo etc. Y esto es un auténtico ataque contra el colectivo trans. Es una auténtica pesadilla.

La nueva historia en Hungría es la censura a las personas homosexuales. ¿De qué trata esta medida? De impedir que llegue información LGTBIQA+ a los colegios y en los medios. ¿Adivinas bajo qué idea promueven esto? Por supuesto, “la protección de los jóvenes”. Lo cual es aberrante, absurdo, estigmatizador, agresivo, promueve la exclusión y la discriminación… Además, ha cesado el reconocimiento del matrimonio y la paternidad LGTBIQA+.

Por suerte, los países europeos están moviéndose con respecto a la creación de esta ley. Sin embargo, salta a la vista la poca importancia que todavía hoy en día tiene el colectivo trans. Esta noticia no se ha viralizado. Tampoco se ha realizado ningún movimiento en contra de Hungría cuando se atacó tan libremente a los derechos de las personas trans en el 2020. Qué curioso, ¿no?

Feliz y reivindicativo #OrgulloLGTBI

#Orgullo2021